Trade Lane Megacities. Para comprender el Yemen pre-árabe: tres artículos.

Aprovechamos la publicación de la entrada para expresar nuestra solidaridad con Alemania. 

Comenzamos con unas aclaraciones terminológicas y de periodificación. El pre-árabe del título no es equivalente a pre-islámico.  La zona geográfica que hoy llamamos Arabia, tuvo un momento histórico, momento que en lo tecnológico podríamos calificar como la Era del Burro o del Asno (domesticado entre 6000 y 5000 a.C. uno o varios puntos de la costa occidental del Mar rojo y de amplio uso en las zonas áridas de África y Oriente Medio), en el que en determinadas zonas, si no en todas, tenía una población que podemos calificar de (étnicamente) pre-árabe. La Era del Burro o del Asno  durará hasta la domesticación del camello (hasta los primeros siglos del Hierro). Es decir que las poblaciones que habitaban Arabia en ese momento no eran necesariamente árabes desde el punto de vista etnológico. A estas poblaciones pre-árabes las llamaremos arábigas siguiendo la convención entre los especialistas.  Por otra parte, en el título hemos utilizado de modo extemporáneo el nombre Yemen para entendernos.   

Tras esta era, comienza la Era del Camello, que empieza más o menos en el año 1000 a.C., y supone un momento árabe pre-islámico que cubre casi todo el Hierro y la Antigüedad. A finales de la Antigüedad principios de la Edad Media emerge el Islam que supone una ruptura cultural total en la zona y por lo tanto, podemos decir que comienza la Era Islámica (ya no nos basamos en aspectos tecnológicos). Pero ya 1500 años antes del Islam, coincidiendo, como decimos, con la domesticación del camello y su uso para transporte de mercancías y de humanos, empiezan a aparecer en Arabia, según nos indican fuentes de diverso tipo (la primera mención, en fuentes asirias es de 853 a.C, y ya se asocia lo “árabe” con el camello), las etnias árabes, identificables por diversos rasgos etnológicos, entre ellos la lengua. En este momento comienza ya el proceso étnico de arabización de Arabia. Ojo, como veremos, a día de hoy no se puede descartar que las poblaciones árabes ya estuviesen presentes en alguna parte de Arabia durante la Era del Burro.

La historia sobre la Arabia pre-islámica está  ahora en plena ebullición (arqueología, epigrafía etc…), y entre la corriente incesante de nuevas publicaciones es complicado encontrar buenos resúmenes. Por ejemplo de momento no he encontrado  ninguno accesible sobre un período que para mi es clave en esta región, la Edad del Bronce, período muy diferente en esta zona al del Hierro, tras la introducción del camello. Dos grandes dudas al respecto todavía no  aclaradas tienen que ver, primero,  con el clima en Arabia en este período, y segundo con la tecnología de transporte: ¿ hasta que punto era el burro un medio suficiente para transitar por todas las rutas de Arabia o al menos por las más importantes, como las que unían Yemen con Levante ?. Tampoco he encontrado ningún buen resumen del período pre-árabe y/o pre-islámico de la zona de Omán-EAU. Cuando tengamos claro este último tema seguramente haremos una entrada parecida a esta sobre la zona.

Los tres artículos que vamos a presentar (dos de ellos en francés), son muy clarificadores sobre lo que estaba pasando en lo que hoy es Yemen durante la Edad del Hierro tardía y en la Antigüedad. A mi al menos me han aclarado varias dudas ue otros artículos no me habían aclarado.

Uno de los autores no es propiamente un historiador sino más bien de un científico social. Los historiadores en general bajan demasiado al detalle, y en su narrativa hay mucha prueba circunstancial que al final nada prueba. Y sobre todo, con tanto detalle, no son buenos sintetizadores. Al contrario los científicos sociales, como elefante en cacharrería en tienda de jarrones chinos de porcelana fina, van al grano, y utilizando fuentes secundarias y conceptos de ciencias sociales, sistematizan y sintetizan, y a veces esto es bueno, pues nos trasmiten una visión más clara. Y esto pese a que a veces aplican conceptos de modo extemporáneo, ya que son completamente ajenos a las sociedades que estudian y por lo tanto no aplicables. Pero este científico social es además “historiador” y domina las fuentes epigráficas locales con lo cual su artículo ofrece cierta confianza.

Los temas que vamos a tratar, en lo que sigue de entrada, cada uno vinculado a un artículo, son los siguientes:

1.Etnias árabes vs. etnias sudarábigas. (Con una nota al margen sobre Clima y Civilización y otra nota al margen sobre las primeras oleadas árabes en Levante norte y sur y Mesopotamia, todas a.C). 

2. Marineros vs. caravaneros.

3. Jeques vs. Reyes, una historia social. (Con una nota al margen sobre ciudadanía romana vs. genealogía árabe, dos formas alternativas de integración imperial).  

Nota al margen. Clima y civilización.

La región sobre la que estamos hablando en las últimas entradas ha estado sujeta a importantes cambios climáticos. Hoy hay una tendencia a explicar  dinámicas antroposféricas (aka colapsos de civilizaciones) por dinámicas de sistemas meteoclimáticos (aka cambios climáticos). Se pueden aportar múltiples ejemplos, pero nos limitamos a algunos:

–el primero, un autor determinista geográfico de tiempos de la primera globalización triunfante, principios del siglo XX;

–otro actual, un libro reciente escrito por un historiador; sin leerlo se puede afirmar que es altamente especulativo, tal y como afirman en esta reseña crítica).

–y un artículo científico en la misma línea (aunque estudian un ámbito geográfico y temporal mucho más reducido), del que extraemos la siguiente imagen. Nótese como afinan en su análisis: ajustan casi al segundo :-).

clima-y-civilizacion-2

Por una parte, que esto haya ocurrido en ocasiones (que el clima haya sido la principal causa de un colapso) es una posibilidad muy real, sobre todo en Sociedades Agrícolas mucho más dependientes de esta variable. Pero por otra parte, como es bien conocido, el ser humano no necesita cambios climáticos de ningún tipo para que sus civilizaciones colapsen, o más en general para meterse en problemas graves. Para esto podemos prescindir del clima perfectamente.

Pensemos por ejemplo en el colapso del Antiguo Régimen en Europa, que comienza con la Revolución Francesa y culmina con la Primera Guerra Mundial, dónde colapsan los últimos Imperios agrícolas multi-étnicos (nada menos que cuatro de ellos:  Germánico, Austro-Húngaro, Ruso y Otomano). Ahora tenemos mucha información sobre estos eventos ¿ Alguien argumentaría que la causa en este caso fue un cambio climático ?. Pero  si tuviésemos mucha menos información, ¿ no podría pensarse que a lo mejor el clima tuvo mucho que ver e incluso encontrar alguna correlación espuria entre estas dos variables ?. O pensemos en todas las ocasiones en las que similares cambios climáticos a los que se asocian determinados colapsos de unas civilizaciones, no los causaron en otras.

Las sociedades se desarrollan en un entorno, cuya variación en sus parámetros (temperatura, humedad etc…) puede afectarles, sobre todo cuando estas variaciones son extremas. Pero también las sociedades tienen sus propios procesos de desarrollo interno que pueden hacerlas colapsar en condiciones climáticas óptimas. Y lo complicado es distinguir unos casos de otros (este problema ocurre también en biología, con respecto a los organismos), más complicado cuanto más nos alejamos en el tiempo y menos información tenemos. No estamos afirmando que relacionar clima con colapsos no tenga sentido (es más, es un tema que nos interesa), sino que es un tema muy complejo y se deben de evitar simplificaciones.

Mediterráneo y Mar de Arabia (también el Mar de China Meridional y el Caribe+Golfo de México) han sido muy dinámicos desde el punto de vista histórico. Por ejemplo las dos primeras civilizaciones (Mesopotamia y Egipto) conocidas han nacido precisamente en el interfaz entre estos dos mares. Entendemos Mar de Arabia en sentido amplio, incluyendo Mar Rojo, Golfo de Adén, Golfor Pérsico y Golfo de Omán. Y sería complicado decidir si Egipto fue más Mediterráneo que Arábigo.

Con todas las cautelas y matices a los que los comentarios anteriores nos obligan, diría que una gran diferencia entre los dos mares ha sido la frecuencia y magnitud de los cambios climáticos que han sufrido. ¿ Igualan todas las puntuales sequías mediterráneas a los efectos de los desplazamientos del ITCZ, que (aunque esto de momento es sólo una hipótesis) han podido sido definitivos para algunas civilizaciones de los países ribereños del Mar de Arabia: Cuerno de África, la propia Arabia (que ha tenido periodos húmedos), Mesopotamia, Irán (recordemos todas las civilizaciones del interior de Irán, sobre las que hemos hablado en otras entradas,  como Jiroft, desaparecidas tras o durante el Bronce), India (colapso de la Civilización del Indo) ?. No lo sabemos. También hubo colapsos masivos en la zona del Mediterráneo (por ejemplo el colapso del Bronce Final) que se intentan explicar por cambios climáticos.

geografia-yemens

las-fuerzas-en-juego

ictz

ictz2

El comportamiento del ITCZ y sobre todo sus cambios extremos, fenómenos que me tiene completamente abducido, todavía no se comprenden bien por las ciencias meteoclimatológicas (se puede mencionar por ejemplo el problema del doble ITCZ en las simulaciones).

Mucho más sobre sistemas meteoclimatológicos en una posterior entrada.

Fin de nota al margen.

1.Primera duda: árabes y sudarábigos: La primera duda que tenía era sobre la arabización de Yemen. Hoy pensamos en Yemen como un país árabe más. Sin embargo no lo fue en el pasado. ¿ En que momento llegan los árabes a Yemen ?. ¿ Como pasa Yemen a ser un país árabe ?. Esta duda nos la  aclara el siguiente artículo, del 91, pero cuyas conclusiones seguramente no habrán cambiado desde entonces. ¡¡ Muy interesante !!.

La pénétration des Arabes nomades au YémenChristian Robin

Aclara que hasta casi hasta la emergencia del Islam las diferencia entre la identidad étnica de los árabes y la de los sudarábigos (hablantes de lenguas semíticas diferentes al árabe) son muy marcadas (en muchos aspectos).  Entre otras cosas en el medio de vida. Los primeros son nómadas, los segundos sedentarios dedicados a la agricultura. Desde al menos el sV aC, los árabes entran en contacto con estas unidades políticas sudarábigas que en ese momento no tienen una organización tribal sino de comunidades agrícolas organizadas en jefaturas o incluso reinos, y a lo largo de los siglos van teniendo contactos más o menos pacíficos. Finalmente las tribus árabes se acaban infiltrando en el territorio yemenita, algunas se sedentarizan, aunque sin sustituir totalmente a la población sudarábiga. Hasta la conquista sasánida en 575 dC, el reino de Himyar era sudarábigo, no árabe, aunque ya muy “mezclado”. Con la islamización los sudarábigos se arabizan definitivamente e incluso  se integran en las genealogías árabes. En estas aparecen tribus árabes del norte (los adnanitas), tribus árabes del sur (las que han estado en contacto durante siglos con los sudarábigos del sur y tribus sudarábigas arabizadas (ambos integrados bajo el paraguas qahtanita).  Entiendo que cuando las historiografía islámica habla de árabes puros (los yemenitas) y árabes arabizados (los del centro y norte), con respecto a los primeros se refiere a las tribus árabes que estuvieron en contacto con los sudarábigos desde el sVaC y no a los sudarábigos en sí. Esto me queda como duda…

Nota al margen. Otras arabizaciones tempranas.

En la entrada anterior ya hemos comentado sobre las diversas oleadas árabes que llegaron, en diferentes momentos históricos, a las esquinas de Arabia (Mesopotamia, Levante, Yemen, Omán-EAU o Al-Hasa).

En la Era del Camello, en el periodo a.C. en Levante norte y sur y en Asiria se cita en diversas fuentes la presencia de diversas etnias / dinastías árabes que podemos considerar como la primera oleada árabe en estas zonas. Preceden a los Gasánidas y Lakhmidas del s IV d.C. Ya antes los escribas neo-asirios comentaban sobre la presencia de árabes en la baja Mesopotamia y las fuentes bíblicas, de difícil datación, nos hablan entre otros de los Ismaelitas. Por lo tanto es posible que haya una primera oleada anterior a esta de la que hablamos.

Desconozco ahora mismo en detalle el contexto en el que sucedieron estas migraciones. No se puede hablar de una oleada pues cubren más de un milenio. Algunas preceden a los Estados Helenísticos y otras seguramente emergieron en el momento en el que estos se debilitaron. Y aparentemente las causas son varias: deportaciones, explotación de nichos ecológicos (zonas áridas dónde el camello se adaptaba bien y era necesario por ser atravesadas por rutas comerciales), mercenariato o podrían ser colonias comerciales.

Pero dejemos que hable un especialista,  Hoyland. A los eventos que él señala (en itálica) añadimos algunos eventos migratorios de Árabes a las zonas indicadas (en cursiva) que Hoyland no cita pero hemos sacado de otras fuentes. También, cuando nos ha sido posible datar o acotar estas migraciones añadimos las fechas y ordenamos la lista cronológicamente indicando la potencia dominante en cada periodo en la  región. Para esto seguimos el muy interesante siguiente artículo:  Les Arabes en Arabie du nord et au Proche-Orient avant l’HégireFrançoise Briquel-Chatonnet y varios artículos de wikipedia.

Un resumen gráfico de las etnias sobre las que vamos a hablar indicnado las fechas en las que llegaron (en ocasiones, cota inferior, que indicamos por el símbolo >).

arabes-en-levante-antes-de-cristo

Around the fringes of the Syrian desert were found a number of polities that have often been described as Arab both by Greco-Roman writers and modern scholars.

There are, for instance,

Egipcios (dominación egipcia de Levante Sur, 1460-1170) / Hititas. Tras la invasión de los Pueblos del  Mar y colapso del Bronce final, vacío de poder en el que emergen unidades políticas varias en toda la zona (Estados Arameos en el norte y Estados varios en el sur).

–Siglo XIII a.C. Cerámica de Qurayyah, territorio localizado al sur de Edom. Este sitio arqueológico, con el horizonte temporal citado, se asocia a los Midianitas o Madianitas, con raíces en el Bronce, ocupan.  Según determinadas fuentes de compleja datación e interpretación (Biblia y Corán), tienen ya rasgos étnicos “beduinos”. Su adscripción étnica es dudosa: se desconoce su lengua y seguramente preceden a la etnogénesis árabe. Podrían ser uno  de los pueblos antecesores de los árabes.

–XIII a.C. sur de Levante, al norte de los Midianitas. SVI a.C. sur de Judea.   The Idumaeans of southern Palestine. Normalmente se considera que los Idumeos son de origen Edomita y supuestamente se instalaron en el sur de Judea tras las deportaciones neobabilónicas de Judíos (s VI a.C). Las citaciones de los Edomitas en fuentes egipicias les asocian a los Shasu (Shasu es un genérico egipcio para nómada del este y a veces este genérico aparece más especificado:  Shasu de  Edom). La datación de los Shasu es anterior (por  ejemplo los Hicsos son otros de los grupos asociados a los Shasu), pero no nos remontamos más. La adscripción étnica árabe de los Edomitas es dudosa. Si no estoy mal informado Edomitas, Moabitas y Amonitas hablaban lenguas cananeas. Pero como  con los Midianitas, no  se puede descartar la posibilidad que fuesen uno de los pueblos de los que los árabes se derivasen. Por otra parte ignoro si la identidad Idumeos=Edomitas, está bien establecida o se ha aceptado sin base real por haber sido repetida múltiples  veces. Para las fechas, de nuevo nos remitimos a wikipedia: Edom is mentioned in the Hebrew Bible, but also in a list of the Egyptianpharaoh Seti I from c. 1215 BC, and in the chronicle of a campaign byRamses III (r. 1186–1155 BC).[3] The Edomites, who have been identified archaeologically, were a Semitic people who probably arrived in the region around the 14th century BC.[3] Archaeological investigation showed that the country flourished between the 13th and 8th centuries BC, and was destroyed after a period of decline in the 6th century BC by the Babylonians.[3] After the loss of the kingdom, the Edomites were pushed westward towards southern Judah by nomadic tribes coming from the east; among these were the Nabateans, who first appear in the historical annals of the 4th century BC and already establish their own kingdom in what used to be Edom by the first half of the 2nd century BC.[3] More recent excavations show that the process of Edomite settlement in the southern parts of the Kingdom of Judah and parts of the Negev desert down to Timna had started already before the destruction of the kingdom by Nebuchadnezzar II in 587/86, both by peaceful penetration and by military means, taking advantage of the already weakened state of Judah.

Asirios.

–853 a.C. Primera citación de los árabes en el contexto de la Batalla de Qarqar en la que fuerzas levantinas unidas lideradas por los hebreos y los arameos se enfrentarán a los asirios. Ganarán, pero de modo pírrico:  todo Levante será asirio.

–745 y 727 a. C., frontera con Egipto. Tiglat Pileser III instala a árabes como porteros frente a Egipto. Concretamente a Idib´ilu. En otra fuente de la  misma época pero algo  anterior aparece la tribu de los Idib´ail. Normalmente se asocia este nombre con la tribu de los Abdeel,  que vivían al este de Aqaba. Sin embargo la tribu de Idib´ilu vivian en el oeste del Neguev, al oeste de Asquelón. Retso interpreta que una parte de los Abdeel serían trasladado por este rey a la zona indicada del Neguev.

–¿ 732 a.C. ? Retso. Se cita a los árabes como bordeando a la provincia asiria de Haurina (Hauran) creada por Tiglat Pileser III. Retso comenta que posiblemente árabes ganaderos de camellos ocupaban toda la zona entre el oasis de Al-Azraq y Dumah.

–722-705 a.C, Samaria. Los árabes, vencidos por Sargon II (tribus Thamud, Ibadid, Marsimani, y  Haiapa) son deportados a Samaria. Este último dato es bastante desconocido. Muy interesante que se cite a las tribus. Por ejemplo a los Thamud. ¿ Hay más datos que confirmen estas deportaciones ?. Sargon II conquista el Reino de Israel (Samaria) en 721 a.C., deporta a parte de la población e instala a otros pobladores provenientes de otras zonas de su imperio.  Jewish tradition affirms the Assyrian deportations and replacement of the previous inhabitants by forced resettlement by other peoples, but claims a different ethnic origin for the Samaritans. The Talmud accounts for a people called “Cuthim” on a number of occasions, mentioning their arrival by the hands of the Assyrians. According to 2 Kings[34] and Josephus[35] the people of Israel were removed by the king of the Assyrians (Sargon II)[36] to Halah, to Gozan on the Khabur River and to the towns of the Medes. The king of the Assyrians then brought people from Babylon, Cuthah, Avah, Emath, and Sepharvaim to place in Samaria. En general este episodio se comenta sin darle mas trascendencia: los árabes se integrarán con otras poblaciones de Samaria perdiendo su identidad.

Helenos / Partos. Tras el colapso Seleúcida en torno a 130 a.C. emergencia de Estados varios en toda la zona. Los romanos llegarán a la zona en 63 a.C.

Retso nos ilustra sobre la situación geopolítica y de las rutas comerciales en esta época (me hubiese gustado poder recurrir mas a este libro que es muy completo pero no  tengo acceso). En el marco de la rivalidad comercial Seleúcidas-Lágidas, los segundos que gobernaban Egipto establecieron una ruta directa Gehrra-Dumah-Petra. Al instalarse los partos en Mesopotamia consiguieron captar este comercio para la ruta que pasaba a través de su territorio. Gehrra empieza a perder importancia y otros centros en el sur de Mesopotamia empiezan a ganarla. Por otra parte Hippalus descubre el  uso de los monzones para la navegación oceánica del Indo en el 100 a.C. En el siguiente punto vamos a desarrollar este tema. Algunos de los Estado árabes de esta época surgirán en este contexto.

En el contexto geopolítico que emerge entre la decadencia Seleúcida y la toma de riendas en la zona por los romanos (130 a.C.-31 a.C) los árabes participarán en varios conflictos: las guerras del Rey Judio Alejandro Jannaeus (primer cuarto siglo I a.C.); el breve expansionismo del armenio Tigranes (83-67 a.C);  la conquista de Siria por Pompeyo (65-61 a.C.) y la guerra de Craso contra los partos (53 a.C). Con la decadencia económica debida a los cambios de rutas comerciales es de suponer que los potenciales mercenarios árabes abundaban…

–312 a.C, Petra. The Nabataeans of Petra. Los Nabateos probablemente incluían poblaciones arameas y otras de Levante, pero en general los expertos les consideran como árabes: onomástica, panteón,  etc…. Hay bastante publicado, y de calidad, sobre ellos. Para la datación nos basamos en wikipedia: The first definite appearance was in 312/311 BCE, when they were attacked at Sela or perhaps Petra without success by Antigonus I‘s officer Athenaeus as part of the Third War of the Diadochi; at that time Hieronymus of Cardia, a Seleucid officer, mentioned the Nabataeans in a battle report. About 50 BCE, the Greek historian Diodorus Siculuscited Hieronymus in his report,[clarification needed] and added the following: “Just as the Seleucids had tried to subdue them, so the Romans made several attempts to get their hands on that lucrative trade.” Según algunas fuentes ya ocuparían los territorios que habían sido Edomitas un par se siglos antes.

nabateankingdom

nabateans-2

Nota. Sigo echando de menos los oasis el este, entre Qaryat-al-Faw y Gerrha, entre Yathrib o Medina y Charax y entre Dumah y Seleucia. Memorice el lector estas rutas pues hablaremos de ellas en el  siguiente punto.  Fin de nota.

–¿ Tayma ? ¿ 333 a.C Antilibano ?. s I a.C. Antilibano. the Ituraeans around Mount LebanonLos Itureos muy posiblemente si sean árabes. Pueblos árabes,  según nos informan diversos autores ya ocupaban la zona del Anti-Líbano, Monte Hermón y partes del Haurán (en el Basán  concretamente), cuando Alejandro conquistó la zona (333 a.C). Se les cita como nómadas y seguramente practicaban algún tipo de ganadería trashumante. En el s I a.C. aparecen citados ya concretamente los Itureos. Algunos les hacen descender del patriarca bíblico Yetur. Si  esta identificación es correcta, como nos informan en el artículo citado, los Itureos se habrían originado en Tayma y de aquí habrían pasado a la localización indicada, con capital en Chalcis.

Para los grupos citados a continuación de interés también el artículo de Maurice Sartre  del que extraemos la siguiente imagen que permitirá identificar los lugares mencionados. A la zona dónde se encontraban los árabes, entre Tigris y Eufrates, al norte en Hatra y Singara, en arameo se le denominaba Beth Arbaye.

beth-arbaye

–132 a.C-244 d.C. The Abgarids of Edessa (reino de Osroene).

Edessa es la actual Urfa. Sobre este reino se dispone de bastante informaciónWhen the Seleucids withdrew from Mesopotamia in 130-29 B.C., Parthian hegemony there was virtually unchallenged. It was, however, exercised loosely; and a small number of principalities were able to acquire a fair degree of autonomy. The most important of these was Edessa. The list of the kings of the dynasty may be reconstructed as follows (the early names and dates should be regarded with caution): Aryu, 132-127 B.C.

La principal prueba de arabidad parece ser la onomástica. ¿ Suficiente ?.

Armenian writers claim the rulers of Edessa as the Armenian successors of Abgar, son of Aršam, who transferred his capital to Edessa from Metsbin (Nisibis). There is little onomastic support for this theory. Some of the names are Iranian, others Arab (including Abgar itself; Moses of Xorene’s Armenian etymology as awagayr, “great man,” [tr. Da N. Tomaséo, Storia de Mosè Corenese, Venice, 1841, p. 146] is improbable). But most striking are the names terminating in-u; these are undoubtedly Nabatean. Many of the dynasty were therefore ethnically Arab, speaking a form of Aramaic (like the rulers of Hatra, Singara, and Mesene at this time).

En Wikipedia comentan que el origen de la dinastía es nabateo.

Osroene, or Edessa, acquired independence from the collapsing Seleucid Empire through a dynasty of the nomadic Nabatean tribe called Orrhoeifrom 136 BC. The name Osroene derives from Osroes of Orhai, a Nabateanmalka who in 120 BC wrested control of this region from the Seleucids in Syria.[3][need quotation to verify] Most of the kings of Osroene are called Abgar orManu who settled in urban centers.[4] Under its Nabatean dynasties, Osroëne became increasingly influenced by Syriac culture[5] and was a centre of national reaction against Hellenism.

Algo más de información sobre el territorio y su localización ventajosa en rutas comerciales:

The area of the kingdom was perhaps roughly coterminous with that of the Roman province of Osrhoene. The great loop of the Euphrates was a natural frontier to the north and west. In the south Batnae was capital of the semi-autonomous principality of Anthemusia until its annexation by Rome in A.D. 115. The eastern boundary is uncertain; it may have extended to Nisibis or even to Adiabene in the first century A.D. Ḥarrān, however, only 40 km south of Edessa, always maintained its independent status as a Roman colonia.

Edessa was a fortress of considerable strength, and a staging post both large and nearest to the Euphrates. It was an important road junction; an ancient highway, along which caravans carried merchandise from China and India to the West, met there a north-south road connecting the Armenian highlands with Antioch. Inevitably Edessa figured prominently on the international stage.

Como curiosidad comentamos que no de los miembros de esta dinastía fue el protagonista del  ¿famoso? (creo que lo es en algunas Iglesias Cristianas Orientales) intercambio epistolar con Jesús. Posiblemente sea falso pero la contestación tiene el estilo paradójico de Jesús, lo cual da que pensar… 

–s I a.C. (Reino de Emesa, aprox 64 a.C. – 254 d.D.). The Emesenes of the Orontes valley. Emesa es hoy Homs. En Wikipedia nos informan: Homs itself may have been founded by Seleucus I Nicator who established theSeleucid Empire upon the death of Alexander the Great, although the city did not emerge in the light of history until the 1st century BCE. At this time, Greek philosopher Strabo spoke of a tent-dwelling tribe called the “Emesani” living in the area around the Orontes and south of the Apamea region.[10] They were an Arab tribe in the area and settled in Emesa—which derived its name from them. UponPompey‘s incorporation of the Seleucid state of Syria into the Roman Empire in 64 BCE, the Emesani dynasty were confirmed in their rule as client kings of the Romans for aiding their troops in various wars. Their chief at the time, Sampsiceramus I, gained the status as King of Emesa, but their capital was at Arethusa, a city north of Emesa, also along the Orontes River. At its greatest extent, the kingdom’s boundaries extended from the Bekaa Valley in the west to the border with Palmyra in the east, and from Yabrud in the south to al-Rastan (Arethusa) in the north. The kingdom of Sampsiceramus I, was the first of Rome’s Arab clients on the desert fringes.[9] His Priest-King dynasty ruled from 64 BC until at least 254.

Parece que el territorio de los Emesanos sería colindante con el de los Itureos. Ver también este enlace.

–the Praetavi of Sinjar (Pliny 5.86),

–140 a.C. – ¿-a.C.? the Characenes of lower Iraq (Mesene). Mesene es la región y Charax es una de las ciudades. Esta es una de las unidades  políticas que emerge al sur de Mesopotamia mientras los partos se hacen con las riendas de la zona. Es una de las unidades políticas que provocan la decadencia de Gehrra. No está claro que la dinastía sea árabe. La fuente es Plinio. A veces lo cita como reino árabe y a veces como fronterizo con los árabes. Por Esrastotenes sabemos que había árabes en Al-Hasa (Alesene). Pero tampoco está claro si el nombre aquí es un etnónimo o se aplica sólo por geografía. Es decir es posible que Erastotenes se refiriese a Arábigos.

s I d.C. the inhabitants of Hatra and Palmyra. De Palmyra (ex-Tadmor) vamos a hablar más adelante. Era una ciudad multicultural y la habitaban poblaciones de origen diverso, entre ellos seguramente arameos.

En Hatra (Beth Arabiya), ya Estrabón encontró árabes (Scenite arabs, called Malioi, Sartre), lo cual seguramente explica su enigmático comentario sobre los árabes. Comenta que estaban compuestos por tres tribus: armenios, arameos y ¿ ere… ? (escribo de memoria). Esta zona era multicultural desde hacía tiempo ya que por aquí pasaba la Ruta de la Seda. Imposible saber cuando llegaron los árabes a esta zona, posiblemente en tiempos helenos.

Por lo demás nos remitimos a lo que nos comentan en la Enciclopedia Iránica:

Inscriptions, onomastics. The main historical sources found in Hatra herself are the nearly 500 inscriptions and graffiti in Aramaic script and language (cf. Beyer, esp. pp. 28-114), some of which are dated according to the Seleucid era (at least from year 409 [= 97-98 C.E.] to year 549 [= 237-38]). They are mostly short memorial, votive, tomb, or building inscriptions found on the walls or vaults of buildings (of the larger ayvāns, the Šamaš Temple, the other greater or smaller shrines, the partition walls within the temenos area, the city gates, etc.), or on statues, altars, reliefs, block of stones, etc. They are in the local eastern Mesopotamian dialect of Middle Aramaic (q.v.), written in the eastern ductus of the Middle Aramaic script (with 22 letters). Neither the script nor the language shows any marked difference from other contemporary specimens found at other places in the region. Moreover, two bilingual (Greek-Aramaic) inscriptions written in the same Hatrene ductus were uncovered at Dura Europos (q.v.). We know also of three Latin (see above) and several (unpublished) Greek inscriptions from Hatra, as well as of two small texts in Palmyrene Aramaic. Besides, there is a great deal of copper and silver coins (including a coin hoard buried after the reign of the Parthian king Volagases IV), which still wait for a systematic publication and treatment.

The texts contain a great number of personal names (of dedicators, founders, rulers, officials, etc.), thereby giving an idea of the mixed population of Hatra (cf. Abbadi): Apart from the Semitic, i.e., both Aramaic and Arabic names, which are in the majority (and for which one may refer to the royal title mlkʾ d-ʿrb “king of ʿArab [or the Arabs]” conceded to the rulers of Hatra), we find a considerable number of Iranian names (among them Aspād, Afrahāṭ, Aštāṭ, Valagaš, Vorōd, Mihrā, Mihra-dāt, Manēš, Nōxdārā, Sanaṭrūq, Tīridāt).

From the inscriptions we know also the names of several “lords” (mrjʾ māryā) or, from about the middle of the 2nd century, “kings” (mlkʾ malkā) of Hatra, which can help to establish parts of the genealogy of the ruling dynasty, even though some rulers (marked by +) cannot be exactly identified (cf. Drijvers, pp. 819-28; Bertolino, p. 12): Vorōd+ (wrwd, “lord,” the first one known by name at Trajan’s time), Maʿnū+ (mʿnw, “lord”), Našrīhab (nšrjhb “lord”), Naṣrū (nṣrw “lord,” Naṣrīhab’s son), Valagaš/Volagases (wlgš, Naṣrū’s son, evidently the first “king of ʿArab,” shortly after 150), his brother Sanaṭrūq I (snṭrwq [Gk. Sanatroúkēs], “king of ʿArab”), ʿAbdsēmyā (ʿbdsmyʾ, Sanaṭrūq’s son, according to inscription no. 290 “king” in the year 192-93; in all probability he is to be identified with the king named Barsēmías by Herodian, History 3.1.3), Sanaṭrūq II (the last king of Hatra until 240-41). His son ʿAbdsēmyā is called “crown prince” (with the title pšgrbʾ pašgrīḇā borrowed from Parthian as are several others), but did not ascend the throne.

Hoylan termina comentando lo siguiente:

In general there is not enough evidence to confirm or refute their Arab character. However, the position of these polities on the edge of the settled lands makes it likely that their populations, even if originally of Arab origin, soon became substantially assimilated to the prevailing Greco–Aramaean culture and fell to some extent under the sway of either Rome or Iran. Moreover, as urban societies, they would probably have perceived a  marked contrast between themselves and the peoples of the steppe.

Terminamos esta nota con un comentario totalmente especulativo. ¿ Dónde se originaron estos pueblos árabes con rasgos étnicos ya bastante marcados en el primer milenio a.C ?. Las posibilidades son varias:

–como ya hemos comentado, de la misma arabia, descendientes de las poblaciones que supuestamente poblaban los oasis y otras zonas habitables en la Era del Burro.

–de cualquiera de las esquinas de Arabia: Mesopotamia, Omán-EAU (dónde según indican todos los datos se domesticó el dromedario; pero problema abierto), Yemen (zona sobre la que hemos hablado ampliamente en esta entrada) o Levante.

Es muy posible que a lo largo del tiempo todas estas zonas hiciesen aportes poblacionales al pueblo árabe. Es también muy posible que una vez el camello estuvo domesticado, desde varias esquinas emergiesen poblaciones nómadas camelleras que luego se acabasen mezclando, como ya hemos visto que sucedió con árabes y sudarábigos.

No obstante, ya a la espera de estar mejor informados sobre la zona de Omán-EAU y sobre las fuentes mesopotámicas, en base a datos (sobre los que  no vamos a dar detalle) de genealogía genética, históricos, antropologicos (hay autores que afirman que el pastoreo nómada totalmente desvinculado de zonas urbanas no aparece hasta el Hierro, inclusive en la estepa euroasiática vinculada al caballo) y linguísticos (tema espinoso), de momento nos orientamos a pensar que el árabe como lengua se originó en etnias que nomadeaban en el entorno del Nafud, en un círculo que comenzaría al este del Haurán, en el Harra o Hamad, bajaría por el Wadi Sirhan, de aquí a Tayma, y de Tayma a la zona noroeste de Arabia,  en la frontera con Jordania, zona del desierto de Hisma. Una vez en la zona de Petra (uso extemporáneo) subirían hasta el Haurán por las zonas áridas al este de la estepa  jordana. Desde este círculo, ya re-descubiertos todos los oasis y rutas sobre las que hemos hablado en la entrada anterior e implicados ya en actividades comerciales se fueron extendiendo a otras esquinas. A su norte, los arameos habrían sido inicialmente y antes que los árabes una etnia con un estilo de vida similar, en el entorno del desierto sirio (el Wadi Sirhan separa el Nafud del desierto de Siria).

Esta es mi mejor hipótesis con respecto a los árabes de momento. O esto o un origen en la otra esquina Omán-EAU, pero entonces habría que explicar como los habitantes de esta zona acabaron hablando una lengua cercana al hebreo (según las mejores teorías disponibles). Sí creo que, por lo comentado  en la presente entrada, se puede descartar Yemen. Ya decimos pura especulación informada…

Fin de nota al margen.

2. Segunda duda: marinos y caravaneros.

Para unir Índico con Mediterráneo tres rutas han existido y competido ya desde la Antigüedad: la multimodal que transcurre a través del Golfo Pérsico, Asiria y Siria; la caravanera que atraviesa Arabia de sur a norte y atraviesa Levante sur para llegar a Gaza; la puramente marina que recorre el  Mar Rojo hasta llegar a los diversos puertos del norte del Mar Rojo y desde ahí transitar al Mediterráneo (esta admite variantes multimodales con parada en Berenice). Petra y Palmyra son do testimonio monumental de dos de estas rutas. Al decaer la primera (conquista por los romanos en aprox 100 a.C. que representa la ruta caravanera, y , como vamos a ver, decaer la ruta marinera (en la crisis del ImperioRomano del sIII a.D) re-emergerá la segunda, Palmyra, (que ya había tenido periodos de opulencia, como Tadmor), representante de la ruta multimodal del Golfo Pérsico.

La edad de oro del comercio caravanero fue el primer milenio a.C., a partir de la domesticación del camello (que provisional  y convencionalmente, todavía no se conoce la fecha exacta y posiblemente no se conocerá nunca, podemos datar en 1000 a.C.) periodo que coincide además con la etnogénesis árabe. Esta edad de oro nace con los Qedaritas y su finalización se puede simbolizar con la caída del Imperio Nabateo, que ya hemos comentado fue conquistado por los romanos en 100 dC. Esta es la guinda final a un proceso que había comenzado con la conquista del Egipto Lágida o Ptolomeo por  los romanos (50 a.C.) y con el intento de conquista de Himyar, también por los romanos (30 a.C.).

Como resultado de todas estas conquistas, ya desde la mitad del siglo I a.C. el tráfico comercial con el sur de arabia se había desplazado de las rutas caravaneras a las rutas marítimas y esta situación casi persistió hasta la emergencia  del Islam. Es en este contexto en el que se puede comprender toda la dinámica política que ocurrió en el entorno de Bab-el-Mandeb en este período: la unifiación del Yemen por Himyar, la emergencia de Aksum y su intervencionismo en el Yemen. También las migraciones de tribus árabes del sur (que no sudarábigas) a Levante (Gasánidas y otros) y Mesopotamia (Lakhmidas y otros).

La duda que tenía es como fue todo este proceso de transición de la tierra al mar. Y esto es lo que nos cuentan de manera magistral en el siguiente artículo.

2012 L’Arabie du Sud et la mer du III`eme si`ecle av. au VI`eme si`ecle apr. J.C. Jérémie Schiettecatte

Resumiendo, hasta 50 a.C.  la actividad de los puertos localizados en el Yemen (en sentido amplio) es local: carga de la mercancía (incienso) en los puertos de Dhofar y descarga en los puertos de Hadramaut para subirla a la  meseta arábiga, dónde se vendería, o se comisionaría (hay constancia de comerciantes mineos y sabeos en Levante e incluso en el ámbito griego) a los caravaneros.

Cuando Roma conquista Egipto 50 a.C., y tras la expedición romana a Yemen 30 a.C., la cosa cambia: empiezan a emerger puertos (sobre todo 2) con vocación internacional. Qani del reino de Hadramaut y Muza de Himyar. Cuando Himyar queda como única potencia Aden pasa a ser su puerto principal.

Durante la crisis del s III, debido al incremento del  pirateo en la zona, pirateo que protagonizan las tribus árabes de la Tihama y Hejaz, el carácter de los puertos de la zona cambia: pasan de ser especialistas en las mercancías locales a ser puertos de escala en rutas más amplias, que transitan entre el Golfo Pérsico, la India o África sudoriental, el ámbito egipcio y mediterráneo (estos dos últimos, por lo explicado, en menor proporción).

Al final, tras recuperarse el comercio del Mar Rojo tras la superación de la crisis, los aksumitas y los sasánidas (que conquistan Himyar en 575 d.C.) acabarán dominando este comercio. Es en este contexto en el que surge el  Islam en La Meca, localizada precisamente justo en medio de los bizantinos, los sasánidas y los aksumitas, gran potencia en la época como Mani puso de manifiesto.

Un extracto con la conclusión de este autor.

L’Arabie méridionale était moins actrice du commerce maritime que simple intermédiaire ; la Perse sassanide captait une large partie des marchandises ; Axoum, la puissance régionale, exerçait une forte concurrence ; le royaume d’Himyar était secoué par une crise politique qui devait déboucher sur son intégration au sein de l’empire perse à la fin du vie siècle. Cette succession d’événements à la veille de la conquête musulmane du viie siècle mit fin, pour près de deux siècles, à l’activité marchande portuaire du Hadramawt et de la Tihâma. Aden seul se maintint. C’est à cette même période que le commerce caravanier connut un vif regain dans l’ouest de la péninsule Arabique, grâce au dynamisme d’une tribu appelée à connaître une certaine postérité, celle des Quraysh de la Mecque, la tribu du prophète Muhammad.

En relación a es esto último, el autor del primer artículo citado ha publicado un artículo que seguramente es interesante, pero no he encontrado una versión accesible.

ROBIN Christian Julien, « La reprise du commerce caravanier transarabique à la fin de l’Antiquité », dans Z. KAFAFI et M. MARAQTEN (éd.), A Pioneer of Arabia. Studies in the Archaeology and Epigraphy of the Levant and the Arabian Peninsula in honour of Moawiyah Ibrahim, Roma, (Rosapat, 10), 2014, p. 271-304.

Del mismo autor.

La civilisation sudarabique

Resumé : Du VIIIe siècle avant J.-C. au VIe siècle de l’ère chrétienne, dans le Sud de la péninsule Arabique, nous voyons émerger, croître puis disparaître des royaumes qui partagent une culture commune : une même écriture, des techniques d’irrigation similaires, des pratiques architecturales et religieuses identiques ; un système politique et social commun. Cet ensemble constitue la civilisation sudarabique ; son étude a été baptisée « sabéologie », du nom du plus célèbre de ses royaumes : Saba’. Par la monumentalité de son architecture, le raffinement de ses arts et la fascination qu’exercent ses inscriptions, cette période a reçu une attention particulière de la part des archéologues et historiens qui œuvrent au Yémen depuis la fin du XIXe siècle. Cette civilisation doit son essor à une maîtrise rare de l’agriculture irriguée et au développement du commerce caravanier de résines aromatiques. Elle illustre à quel point l’Arabie préislamique ne fut pas seulement le vaste désert parcouru de nomades que l’on imagine aisément.

3.  Tercera duda: Jeques y Reyes, historia social.

En este último caso nos preguntábamos sobre la composición (que unidades políticas lo componían), la organización y desarrollo histórico del sistema de estados de Arabia del Sur, así como su organización social, de lo que hoy es Yemen.  Y el artículo siguiente ofrece una buena síntesis. Ya hemos comentado que el enfoque es más de ciencia social y este autor, uno de los creadores del paradigma de la cliodinámica es especialmente simplificador, lo cual entendemos es positivo para tener un vista de pájaro. Sin más comentarios dejamos que hable el propio autor.

Andrey Korotayev SOCIAL HISTORY OF YEMEN Chiefdoms and Tribes in the Land of Hashid and Bakil 2 nd edition, extended and amended Moscow: Editorial URSS, 2006

Primero un extracto que me ha llamado la atención, por  su relación con la definitiva arabización acometida ya en período islámico.

Nota al margen. Ciudadanía romana vs. genealogía árabe, dos formas alternativas de integración imperial.

Los Imperios multiétnicos del Antiguo Régimen tenían que resolver los problemas identitarios y de status desigual (entre conquistadores y conquistados) que de manera inevitable tenían que surgir. Cada uno lo hizo a su manera: los sedentarios, urbanitas y “laicos” romanos lo hicieron con el concepto de ciudadanía romana; los árabes, nómadas y con base religiosa universalista, por una parte con el concepto de Umma (universalista) y por otra con la integración genealógica (que entendemos es equivalente a la  ciudadanía romana).

El lector se habrá dado cuenta que, en comparación con el Islámico al Imperio Romano le faltaba en sus inicios la religión universalista. esto es lo que aportó el cristianismo. Exploraremos en posteriores entradas el por qué todo Imperio que nace como multiétnico tiene necesariamente que desarrollar una cosmovisión universalista. Por otra parte este defecto de origen en el Imperio Romano, la separación  inicial de la política y de la religión, a la larga ha sido positivo para Occidente.

Con respecto a las genealogías árabes combinan fantasía (mitología) y realidad en las mismas dosis que las del resto de civilizaciones de la Antigüedad, o que las medievales del Occidente. En su estudio se deben de evitar  dos extremos que van desde el literalismo más absurdo hasta el negacionismo más estéril (de su validez como fuente histórica). Entre estos dos extremos una actitud crítica y alerta parece la más razonable.

Lo cierto es que el mundo etnográfico árabe es bastante confuso, tanto en el Hierro /Antigüedad como en la Edad Media. Yo he intentado ya varias veces introducirme en él  y siempre he terminado con un importante dolor de cabeza, y sin sacar nada en claro.  Al hecho de que el estudio de etnias nómadas ya es de por sí complicado en lo arqueológico e histórico, se debe de añadir que unos (los estudiosos islámicos) y otros (los occidentales) han colaborado para llegar a esta situación (para no ser injusto, con honrosas excepciones; entre los Occidentales por ejemplo Robin, del que hemos  citado un artículo es una de estas excepciones). Para el Islam todo lo que había en Arabia antes de Mahoma era barbarie y por lo tanto despreciable. Y los Occidentales más interesados en el exotismo (como ya nos contó Said) que en otra cosa, lo han dado por bueno.  La confusión llega hasta tal punto que es muy difícil distinguir lo pre-árabe, lo árabe pre-islámico y lo islámico.

En los estudios Bíblicos está el paradigma minimalista que no ha sido suficiente. Cuando uno sobre Levante continuamente se utiliza la fuente bíblica creando gran confusión. Proponemos, en lo metodológico, el paradigma ceroista. Es  decir no utilizar para nada en un primer momento este tipo de fuentes de difícil datación, localización e interpretación y utilizar sólo fuentes más solidas, bien datadas y localizadas. Una vez que en base a estas haya una visión y una narrativa más claras, sobre el periodo,  momento, evento o problema que se está estudiando, entonces,  en otro apartado, capítulo y sin mezclar, se puede empezar a utilizar las fuentes más dudosas. Es decir se debería de tratar a estas fuentes como se  trata en arqueología o historia a cualquier objeto o dato que se haya encontrado fuera de contexto y que no se pueda ni datar (o acotar con cierta precisión) ni localizar geográficamente. ¿ Como se las trata ?. Ignorándolas. Que le vamos a hacer: la ciencia es así de exigente….En base al uso que se haga de estas fuentes dudosas se puede perfectamente distinguir entre los  libros puramente comerciales (las  utilizan de manera indiscriminada) y los libros serios.

Un estudio reciente sobre este tema de genealogías árabes:  Webb, Peter A. (2014) Creating Arab origins: Muslim constructions of al‐Jāhiliyya and Arab history. PhD Thesis. SOAS, University of London

Fin de  nota.

One should not of course forget that the Yemenis managed to achieve very successfully something which almost nobody else did:

«With the conquests, the Arabs found themselves in charge of a huge non-Arab population. Given that it was non-Muslim, this population could be awarded a status similar to that of clients in Arabia, retaining its own organization under Arab control in return for the payment of taxes… But converts posed a novel problem in that, on the one hand they had to be incorporated, not merely accomodated, within Arab society; and on the other hand, they had ‘FORGOTTEN THEIR GENEALOGIES’,38 suffered defeat and frequently also enslavement, so that they did not make acceptable h alifs; the only non-Arabs to be affiliated as such were the Hamra’ and Asawira, Persian soldiers who deserted to the Arabs during the wars of conquest in return for privileged status… It was in response to this novel problem that Islamic w a l a ’ [i.e. the system of integration of the non-Arab Muslims into the Islamic society in capacity of the dependent mawali – A.K.] was evolved» (Crone 1991: 875)”.

In any case it is a bit amazing that such a highly-qualified specialist in early Islamic history as Crone has managed to overlook another (and much more important!) exception – the Yemenis (most of whom do not seem to have been Arabs by the beginning of the 7th century AD). The possible explanation here might be that the Yemeni efforts aimed at persuading the Arabs that the South Arabians were as Arab as the Arabs themselves,39 or even more Arab than the Arabs (al-`arab al-`aribah as distinct from al-`arab al-musta`ribah [e.g. Пиотровский [Piotrovskiy] 1977: 20, 23, 29; 1985: 67; Robin 1991e: 64 &c]), and that they had always been Arabs, turned out to be so successful that they managed to persuade in this not only themselves, not only the Arabs (see e.g. Ibn al-Kalbi 1966, I: 40-41), but also the Arabists as well. Notwithstanding all the difference between the Yemenis and the above- mentioned groups of the Persian soldiers (it seems sufficient to mention that the Yemen population was quite comparable by the 7th century with the number of all the Arabs taken together), some similarity between these two cases also appears to have existed. As in the case of the Persian soldiers the Yemenis seem to have managed to enter early Islamic society as full members very much because early Islamic society badly needed the military manpower, whereas the Yemenis constituted a substantial part (and sometimes even majority) of most Islamic armies. 

While remaining a realist, one naturally has to suppose that the Yemenis managed to enter the Islamic society (and the Arab ethnos) so smoothly as its full members (and not like dependent mawali) not because the genealogies which they worked out looked so convincing, but mainly because of the very important role of the Yemenis in the Islamic conquests.40 It rather seems that because of the very important role of the Yemeni manpower the Arabs allowed themselves to be persuaded that their fellows in the jihad were as Arab as they were (and, consequently, that the Yemenis’ genealogies were as authentic as their own).

To insist on the non-Arab identity of the Yemenis, on the invalidity of their genealogies would have led to the alienation of a very strong military power, whereas none of the fiercely confronting each other Arab factions of early Islamic society could afford such a «luxury». As a result, the main mass of the agricultural population of the Northern Highlands found themselves in possession of deep, ancient (and quite veritable even from the point of view of the Northern Arabs) genealogies, which provided quite a strong «ideological» basis for the struggle by this population for the preservation of their high social status. The «genealogical ideology» (the representation of the tribes and their confederations as descendants of certain eponym ancestors tied by kinship relations) turned out to provide also a suitable basis for the development of the tribal political culture, assisting in the working out of the mechanisms of flexible interaction of the tribal entities of various levels.

Extensive  summary.

Due to certain factors the first South Arabian states arose in the area of the Internal Yemeni Lowland (al-Mashriq). At the beginning, in the early 1st millennium BC, the main area of the South Arabian civilization looked like a bowlike strip along the edge of the Ṣayhad desert (with the main centers in the areas of Marib, Timna`, Shabwah and the wadis al-Jawf and Markhah – Beeston 1975a: 5; 1975b: 28; Bafaqih 1985: 20–21; Robin 1984: 198; 1991c: 52; 1991e: 63 &c.). Civilization penetrated into the Yemeni Highlands sometime later, and this process seems to have been often connected to the subjugation of the considerable territories of the Highlands by the Lowland states, first of all by the Sabaean and Qatabanian «commonwealths». It was also connected to the cultural influence of the Lowland communities, colonization &c.3

In the Middle Period (the 1st–4 th centuries AD) we see the Highlands politically dominating in Yemen (Beeston 1975a: 5; 1975b: 29; Rhodokanakis 1927: 113; Robin 1982b: 17; 1984: 212; 1991c: 52; 1991e: 63, 67 &c; Korotayev 1993; 1995a: 83–84).

Some role in the process of the transition of the dominant position from the internal Lowlands to the Highlands was certainly played by the transfer of the main incense trade routes from land to sea. This must have caused a considerable decline in the economic importance of the edge of the Ṣayhad desert (Ryckmans J. 1951: 331; Bowen 1958a: 35; Irvine 1973: 301; Robin 1982a, I: 98; 1982b: 17; 1984: 212; Crone 1987: 23–36; Audouin, Breton, Robin 1988: 74 &c). Quite a significant role may have also been played by the processes of the Arabian aridization (see for example Fedele 1988: 36; Robin 1991e: 63; 1991f: 88). But the most important factor seems to have been the silting of the irrigation systems.4 As a result, the situation in the Lowlands became similar to an ecological catastrophe (Serjeant 1960: 583; Piotrovskiy, Piotrovskaya 1984: 107; Robin 1984: 220–221; 1991f: 88; Sauer et al. 1988: 102).5

With respect to the Sabaean cultural-political area the situation can be also described in the following words: several factors mentioned above caused a significant decline of the Sabaean state and civilization by the end of the 1st millennium BC.6 The weakening state organization seems to have become incapable of providing guarantees of life and property to individuals, and it was the clan organization that took on these functions to a considerable extent.7 Though the Sabaean state, which seems to have found itself on the brink of the complete collapse at the end of the Ancient Period, in the late 1st millennium BC, considerably reconsolidated during the Middle Period (in the 2nd and 3rd centuries AD), it remained rather weak, especially in comparison with the Ancient Sabaean state.

Nota al margen.

Otra tendencia en ciencias sociales  que  hace amplio uso de la historia con excesivas simplificaciones es la World Systems Theory. De nuevo, pese a sus raíces ideológicas, nos parece interesante el enfoque aunque seguramente prematuro. Al menos proporciona una visión más general y dinámica que la historia tradicional. De uno de los autores que se mueve dentro de este paradigma copiamos la siguiente imagen, que nos muestra dónde se encontraba Yemen en el orden general de las cosas durante el Hierro. No aparece ninguna cultura en el Golfo Pérsico / Omán.  Tampoco Aksum, que emergió en el sI a.C.

world-systems-iron

Anuncios

Terms and conditions: 1. Any commenter of this blog agrees to transfer the copy right of his comments to the blogger. 2. RSS readers and / or aggregators that captures the content of this blog (posts or comments) are forbidden. These actions will be subject to the DMCA notice-and-takedown rules and will be legally pursued by the proprietor of the blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: