Trade Lane Megacities. Proteccionismo y librecambio; guerra y paz.

En varias entradas anteriores, al hilo del actual frenazo de la Segunda Globalización,  hemos relacionado el frenazo de la Primera Globalización (1870-1920, aprox.) con la Iº Guerra Mundial. He estado estudiando el tema con mayor profundidad y ya no tengo nada claro que el frenazo de la Primera Globalización fuese causa de la Iº Guerra Mundial.  La relación entre los dos fenómenos, la relación entre fenómenos económicos  y fenómenos políticos (geopolíticos) en general, es compleja y cuando dispongamos de tiempo haremos una entrada en profundidad sobre ello (ya la tenemos medio redactada).

Hoy se me ha ocurrido que si bien, posiblemente ningún régimen de comercio, librecambio o proteccionismo, pueda evitar una guerra (¿ puede evitarse el rayo cuando el ambiente está suficientemente cargado ?),  si crean las condiciones para que esta ocurra antes o se retrase al máximo, ocurran con mayor o menor frecuencia. Si es que éstas son inevitables: si creo por ejemplo que la Iº Guerra Mundial era inevitable (e intentaremos demostrarlo en la entrada señalada), A diferencia de lo que creen otros autores mejor informados (ver nota al margen al final).

Afirmar que existe una relación entre librecambismo y paz y proteccionismo y guerra no es más  que  una  tesis que habría que demostrar. Terminamos con un par de figuras que la ilustran (diría que la segunda se refiere a EEUU, pero en general tras la Iº Guerra Mundial empezó un fuerte proteccionismo y la IIº Guerra Mundial no se hizo esperar; de nuevo puede ser que ambos fenómenos fuesen completamente independientes o estuviesen relacionados):

librecambismo-y-proteccionismo-1

tariffhistorychart

Relacionado.

La tesis Gallagher-Robinson. Se trata de un intento alternativo a la tesis Hobson-Luxembourg-Lenin de explicar el Imperialismo característico de la Primera Globalización. En el fondo el Imperialismo es un nombre para el fenómeno dinámico de rápido crecimiento de las fronteras de un estado (en general por conquista). Ya existió en otras épocas. Las dos tesis parten del presupuesto que este Imperialismo de la época de la Primera Globalización, a diferencia de los anteriores se explica por causas económicas. Recordamos que la internacionalización económica admite grados: exportación, establecimiento de filiales comerciales o industriales etc…; la conquista de otro Estado sería el último grado de un extremo. Lo que hay que explicar es por qué al final las potencias europeas optaron por esta opción en gran parte del globo (cuando hoy sabemos que era una estrategia costosa). En la entrada en preparación intentaremos argumentar que el fenómeno económicoque está detrás del  Imperialismo  de este período es el de economías  de escala. Y veremos que otro fenómeno emergente y muy activo en esa misma época, el Nacionalismo, también es un factor (en este caso puede operar en las dos dimensiones, empujar  al crecimiento o limitarlo) en la dinámica de crecimiento de los Estados (explica por qué los estados no crecieron más y explica, en ocasiones, la dirección en la que crecieron). Como veremos Imperialismo y Nacionalismo (a las que hay que sumar la superioridad tecnológica, que se deriva del cambio tecnológico, que hacía posible, en ocasiones, la realización del cambio de estado hacía el que estas dos fuerzas empujaban) son dos caras de una misma moneda, que precisamente estuvieron muy activas en la crisis que llevó a la IºGM. De manera más profunda o  abstracta, las economías de escala tienen que ver con la eficiencia, y el nacionalismo con la (des)igualdad de oportunidades.

Cabe preguntarse si estas dos fuerzas explican también la dinámica territorial de las unidades políticas en los tiempos actuales. La respuesta es que sin ninguna duda. Y cabe preguntarse si explican la dinámica territorial de las unidades políticas de las sociedades agrícolas del Antiguo Régimen. La respuesta es que para nada. Como veremos en la entrada en preparación esta dinámica seguía otras lógicas en las sociedades agrícolas desiguales. Las economías de escala y la desigualdad de oportunidades como motores de la dinámica territorial de las unidades políticas son completamente ajenas a la sociedad agrícola desigual (en cualquiera de sus formas) y consustanciales a la sociedad industrial democrática. Precisamente por ello el sistema internacional de Estados previo a la Revolución Francesa saltó por los aires cuando empezó la transición hacía la sociedad industrial.

342europe1400

Europa sXIV-XV

 

europe-1900-large

Europa 1900

La cuestión social, como la nacional, es hija de la democracia industrial ya que también se deriva del principio de igualdad, pero no implica dinámicas territoriales. En esto queda subsumida por la cuestión nacional. Nos explicamos a continuación (que el lector lea el párrafo que sigue como provisional: escribo de memoria y quiero comprobar que lo que afirmo fue históricamente así).

En efecto el movimiento obrero nace internacionalista pero pronto pierde este carácter:  en un primer momento se optó más por la Revolución (cambiar toda la sociedad) que por la Reforma (mejorar las condiciones del colectivo obrero; en modo internacionalista esto podría  haber implicado imponer una negociación colectiva global, lo cual hubiese tenido efectos sobre las migraciones, otro de los fenómenos asociados a la globalización; puede citarse el revisionismo de Berstein) y finalmente los movimientos se organizaron (aunque con contactos internacionales) en el marco de los Estados-Nación, las unidades políticas dónde la Revolución podía provocarse. La Revolución puede cambiar la estructura social dentro de unas mismas fronteras pero en principio no tiene porque modificar estas fronteras. Esto nos lleva a considerar otro tipo de conflicto sobre el que no hemos hablado pero muy presente entonces y posiblemente más hoy en día: la Guerra Civil. En los países occidentales la cuestión social se había prácticamente diluido en las últimas décadas (por la creación de una amplia clase media). Tras la crisis de 2008 ha emergido de nuevo con fuerza lo cual ha dejado descolocados a los partidos de izquierdas tradicionales, que se habían acomodado, aburguesado. Esto explica  en parte la emergencia de los nuevos partidos. Estamos madurando un par de ideas sobre la relación conflictos / guerras internacionales  y guerras civiles.

Algunos enlaces “interesantes” sobre Guerras: The Economist. PRIO. (el Peace Research Institute de Oslo es una fuente muy citada, con bases de datos). Como se ve en la imagen siguiente la mayoría de los conflictos tras la II Guerra Mundial han sido civiles (hubo un pico a principios de los 90, luego decrecieron este tipo de conflictos y de nuevo se están incrementando). Esto es muy informativo.

guerras2

Una revisión de 1997 de la tesis Gallagher-Robinson. Aclara una duda que tenía: el diferente trato que dío el  Imperio Británico (y las otras potencias Europeas) a la India, China y Latam. Realmente el modelo a seguir por todos era el de la India (el óptimo para la industria de la Metrópoli en términos de economías de escala), pero en los otros dos territorios indicados, hicieron lo que pudieron, aplicaron de manera pragmática y oportunista el imperialismo informal. Con tanta población, sólo puedes controlar tanto perímetro de fronteras. Cuando  la India pasa a soberanía británica (en torno a 1850), se plantea reproducir el mismo modelo en China, pero surgen otros temas como la Guerra de Crimea y otros, de tal manera que en ese momento los recursos que puede dedicar al Imperialismo están exhaustos. Ni podrá reproducir ella sola el modelo indio ni podrá evitar que otras potencias intervengan en China. Sólo en África, continente poco denso poblacionalmente, y con el cual la superioridad tecnológica era grande, pudieron las potencias europeas aplicar la estrategia imperialista óptima.

imperialismo-china

El “reparto” de China en zonas de influencia tenía toda su lógica para cada una de las potencias. La parte (comercial) del león se la llevaron claramente los británicos que además crearon un cinturón de protección de su joya de la corona. Otro cinturón crearon los  rusos. ¿ Y otro los franceses con sus posesiones en Indochina ?

Is globalization to blame?

Nota al margen.

Margaret MacMillan. 1914. De la paz a la guerra. 2013. 848 páginas.

La Primera Guerra Mundial puso fin a un largo periodo de paz sostenida en Europa: una época en la que se hablaba confiadamente de prosperidad, de progreso y de esperanza. Y sin embargo, en 1914 el continente se lanzó de cabeza a un conflicto catastrófico que mató a millones de personas, desangró las economías nacionales, derrumbó imperios y puso fin para siempre a la hegemonía mundial europea. Fue una guerra que hubiera podido evitarse hasta el último momento. La pregunta es: ¿ por qué se produjo?

Empezando en el siglo XIX y acabando con el asesinato del archiduque Francisco Fernando, la historiadora Margaret MacMillan desvela la compleja red de alianzas, cambios políticos y tecnológicos, decisiones diplomáticas y, sobre todo, personalidades y debilidades humanas que llevaron a Europa al desastre.

Ver también esta entrevista a la autora. “La gran pregunta es por qué no se mantuvo la paz”. Lo cierto es que al inicio la crisis de los Balcanes de junio / julio de 1914, vista desde fuera parecía una crisis más, que se podía solucionar con las mismas herramientas con las que se solucionaron otras similares. Pero si  uno lee en detalle sobre ella (un muy buen artículo de wikipedia al respecto), da la impresión de que la suerte estaba echada.

Las guerras son asuntos humanos. Ocurren o porque una parte está firmemente decidida a que ocurran o porque una situación aparentemente manejable se va de las manos. En este último caso, tanto el tipo de situación (cuanto más enmarañada, peor), como los protagonistas implicados (cuanto menos predecibles, peor) parecen ser dos factores importantes a tener en cuenta.

Lo enmarañado de la situación en 1914, los intereses en juego, eran tales (esto es lo que analizaremos en su momento), que en mi opinión incluso con líderes lo más razonables posibles, dado el incidente, el resultado hubieses sido el mismo: la guerra. Hubiese ocurrido por igual en cualquier otro momento de este año o del siguiente (1915), por cualquier otro incidente.  El hecho de que en este periodo hubo otras guerras que fueron breves y casi sin consecuencias, en comparación con la duración y consecuencias de la Iº Guerra Mundial demuestran la magnitud de los intereses en juego. Sobre esta guerra hay que explicar primero por qué ocurrió (es decir por qué el conflicto no se resolvió por  motivos pacíficos, como indica MacMillan), segundo, por qué tuvo la amplitud que  tuvo (mundial), tercero por qué duró tanto, y cuarto por qué tuvo las consecuencias que tuvo (son bien conocidas). Lo mejor es evitar que un conflicto degenere en guerra, pero si esta es inevitable, mejor que sea local, corta y sin grandes consecuencias. Todo esto falló en la I GM, y por todo ello es tristemente célebre.

En la entrevista la autora comenta, de manera muy pertinente:

En su libro, la historiadora señala muchos paralelismos entre la época preliminar a la Gran Guerra y la nuestra, como el parecido entre el uso disuasorio de los barcos de guerra y el de las armas nucleares y el desgaste que supuso para Alemania entregarse a una carrera para construir una flota equiparable a la de Gran Bretaña, similar al que sufrió la URSS en su competencia armamentística preventiva con EE UU. “Soy muy consciente, en parte es una forma de mantener el interés del lector. Vivimos en un mundo muy diferente, tras dos guerras mundiales y la Guerra Fría hemos aprendido a reconocer los peligros mejor. Pero al mismo tiempo es indudable que hacemos frente a muchos de los mismos problemas: nacionalismos, ideologías, la hostilidad de sectores de las democracias hacia ellas….”. O el terrorismo. “Sí, resulta difícil no comparar a la Joven Bosnia o la Mano Negra con Al Qaeda. El asesinato de Sarajevo sirvió a los que en el imperio austrohúngaro querían invadir Serbia de manera parecida a como Bush aprovechó el 11-S para atacar a Irak”.

Realmente la situación es diferente. Pero la  guerra, el conflicto armado entre estados, sigue teniendo una presencia bastante recurrente, en general guerras de baja intensidad: there have been nine wars and almost 130 violent conflicts across the world this year, according to an annual report released on Monday December 15th by the Heidelberg Institute for International Conflict Research, a think-tank.

La pregunta que se hacen muchos es si la situación de hoy predispone para  un guerra de gran intensidad. Aparentemente no. Y extrapolar lo que pasó en la IºGM al día de hoy directamente no tiene mucho sentido, entre otras cosas porque el armamento nuclear lo ha cambiado todo.

El armamento nuclear no es la única diferencia: a diferencia de la situación que existía antes de la I GM, en la cual todas las potencias en conflicto tenían fronteras terrestres entre si (y en este sentido los Balcanes eran una verdadera encrucijada; los que vieron venir lo que vino ya comentaban que tenía que empezar en los Balcanes), en general hoy, las potencias que podrían entrar en conflicto están separadas por océanos. Entonces si hay conflicto en un futuro próximo, una de las posibles causas podría ser el control de rutas oceánicas ( posiblemente estas sean más fáciles de compartir que los territorios); ¿ O existen hoy unos “Balcanes” ?. En fin, exploraremos todo esto con más detalle en la prometida entrada. Una avance, en la siguiente imagen (las cifras indican población y Nuc indica que la unidad política  dispone de armamento nuclear; tratamos a la UE como unidad política aunque  no lo  es de la misma manera que lo son otras que aparecen en el mapa; Rusia como siempre cortade población en relación a su extensión).

political-world-map-white-thin-b6a

Obviamente el fenómeno de la guerra y sus causas es un tema muy estudiado. Un buen resumen sobre teorías de las causas de la guerra. Y el libro del que está extraído el capítulo. Nos comentan que al  menos hay tres niveles de análisis relevantes: el individual-psicológico, el nacional (que incluye una serie de variables, como el sistema político, la cultura política, la situación económica etc…) y el nivel, digamos geopolítico, del sistema internacional:  como se relacionan los Estados entre ellos, sus intereses, las alianzas que existan etc…

Sobre la Iº Guerra Mundial predominan las explicaciones basadas en este último nivel, o en el primero. Hay una bien conocida, de Arno Mayer que argumenta que las causas no fueron sistémicas (del sistema internacional) sino nacionales: la situación interna de los diferentes países que entraron en guerra no era buena (en algunos por la cuestión social,  en otros por la cuestión nacional o las dos).

En fin, pese a todos estas valiosas investigaciones, todavía no se ha encontrado un método que impida las guerras…y eso que hoy en día parece que hay consenso a la hora de considerar que no son deseables, mentalidad sin precedentes en la historia.

Fin de nota al margen.

Terms and conditions: 1. Any commenter of this blog agrees to transfer the copy right of his comments to the blogger. 2. RSS readers and / or aggregators that captures the content of this blog (posts or comments) are forbidden. These actions will be subject to the DMCA notice-and-takedown rules and will be legally pursued by the proprietor of the blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: