Trade Lane Megacities. La ¿ globalización ? de La Movida Madrileña.

En otras entradas de hace tiempo hemos hablado sobre el aspecto cultural de las ciudades, de las culturas urbanas contemporáneas, sean de corte oficial o espontáneas.

En la entrada inmediatamente anterior, en una nota al margen, nos preguntábamos si el fenómeno de La Movida Madrileña, hoy a la vez mitificado y relativizado en España, pasaría a ser un fenómeno (aunque ya histórico) de interés global. Tenía mis dudas pero ahora si pienso que tiene un cierto potencial. En lo que sigue explico brevemente, con algunos  enlaces, por qué.

Para los lectores que no sepan lo  que es La Movida Madrileña recomendamos esta entrada publicada en la página Web de uno de los principales centros de trabajo de los protagonistas de La Movida. Seguramente la descripción no es exhaustiva, pero sí bastante completa.

Diría que una breve caracterización podría ser la siguiente: La Movida es la recepción en una España en turbulenta transición política y acelerado cambio socio-económico de los movimientos de cultura popular urbana  que se estaban dando en ámbitos anglosajones (USA y UK). La manifestación más extrema de la turbulenta transición política se concretó en un terrorismo multicolor; la del acelerado cambio socio-económico en la mezcla de clases sociales combinada con una ubicua delincuencia juvenil. Creo que el contexto político de transición, la mezcla social (que a veces era espontánea y a veces obedecía a intereses comerciales o políticos) y la transversalidad e interrelación artística le da a la Movida un color que no tuvieron otros movimientos similares en otras zonas que no pasaron o de la marginalidad (movimientos punk) o del elitismo (por ejemplo The Factory).

En un contexto urbano de atentados, atracos, palizas fascistas, navajazos callejeros, golpes de estado, separatismo nacionalista, manifestaciones, drogas duras y mitines que no lo eran menos, no se tenía la impresión de fin del mundo sino todo lo contrario, de comienzo de un nuevo horizonte,  y emergió en un espacio y momento dónde nadie lo esperaba, un momento cultural frívolo, intrascendente, divertido, social y artísticamente transversal, posiblemente una de las implementaciones más espontáneas del ¿ post-modernismo ?. En este momento cultural llamado Movida contexto sociologico y producto cultural parecen completamente desvinculados. Por supuesto el artista no puede respirar un oxígeno que no sea el de su entorno inmediato, pero realmente la combustión no fue la esperada desde el punto de vista químico: el  resultado fue una reacción de color entre rojo marengo y gris carmesí. En fin gracias a lo acontecido hoy sabemos que para vivir un sXXI sano toda sociedad necesita haber vivido, además de una Ilustración, su propia Movida.🙂

En efecto en la literatura sobre el fenómeno ya estamos pasando de las publicaciones de tipo emic locales (españolas, de gente que la vivió como protagonistas) a las publicaciones de tipo etic: de momento se trata de retales, pero empiezan a publicarse algunos estudios en otros ámbitos culturales (EEUU, Francia, Alemania), en general académicos y todos bastante recientes. Aunque por supuesto son bienvenidos, todo esto es muy ajeno al espíritu original de La Movida y su lectura seguramente interesará y a la vez divertirá a los que la vivieron como protagonistas o como observadores. La historia contemporánea, como es la de La Movida, a diferencia en general de la historia pasada, admite estas dos visiones. Los recuerdos que todavía se encuentran en las mentes de los que la vivieron son una fuente tan válida como las abundantes fuentes documentales y gráficas. La visiones emic son un buen contraste de las visiones etic, elaboradas por individuos de culturas diferentes y que no la vivieron. En este sentido la historiografía sobre La Movida es especialmente interesante para la Historia como disciplina, interés que transciende el mero movimiento cultural que se describe en ella. Puede ser una buena vara de medir en cuanto difiere las historias que elaboran los historiadores profesionales, en base a huellas documentales, de la realidad.

También he visto que empiezan a realizarse en otros países eventos sobre el fenómeno. Al parecer no siempre con Almodóvar como protagonista (¿ cuando se desalmodovarizará y desalaskizará La Movida ? No digo que no tenga importancia, que no sea una pieza fundamental para su visibilidad global, pero había  mucho más que Almodóvar o Alaska y su peculiar entorno, el participante medio del movimiento (el que salía en Madrid por la tarde-noche en aquella época, seguía la radio, veía los programas de TV) no tenía nada que ver con ese entorno minoritario y extremo, al menos así me lo parece a mi).

Los eventos: 

evento turístico en Gb o UK. Parece más vinculado a la música que al mundo Almodóvar.

–En Mónaco, el Rose Ball Event de 2008. Mundo Almodóvar. 

–¡¡ En la India !! Alaska “se lleva” la movida madrileña a la IndiaLa cantante “pincha” la noche del sábado en el hotel Janpath. El público tendrá ocasión de moverse al ritmo de grupos como McNamara, o La Prohibida y temas  “glam rock” de la década de los 70. En Madrid ya lo ha hecho otras veces, pero en la India no. De nuevo el mundo extremo de Almodóvar-Alaska.

¿ Nos cogerá todo esto con el pie cambiado y seremos los últimos  en rentabilizar el fenómeno, como siempre ?. ¿ Están preparados algunos de los protagonistas para una eventual globalización ?

Me sigo preguntando si la música de La Movida, si el pop español de esa época  se escucha fuera. Al parecer el único grupo de ese momento que transcendió fue Mecano, que aunque contemporáneo difícilmente encaja en el patrón del movimiento (de hecho Mecano fue bastante despreciado en ciertos entornos,  que seguramente los escucharían en privado🙂). Sinceramente creo que hay verdaderas joyas ya conocidas y otras por descubrir, pero puede ser una impresión personal de quien la vivió.

2. Algunas muestras de lo comentado en una búsqueda no exhaustiva.

A) Los estudios etic / globales.

Por lo que he leído,  que ha sido muy poco, el movimiento todavía  no está muy bien caracterizado.

–Ya en 1985, Rolling Stone publicó un primer artículo, muy impresionista y bastante flojo en mi opinión.

Ensayo. De la transición española a la movida madrileña (Spanisch) Taschenbuch – 4. September 2014. Daria Gotte.

–Libro. La movida, au nom du père, du fils et du todo vale, Le mot et le reste, collection Attitudes, 2012.  Magali Dumousseau-Lesquer. Profesora de la Universidad de Avignon que aterrizó en España  cuando La Movida era historia, en 1992. Una entrevista a la autora. Y una entrevista de radio (en francés).

La autora comenta que  fue poco conocida y seguida en Francia en su momento: primeros  artículos en Libération o Le Monde en 1984, cuando ya estaba decayendo. El interés renació con el Almodóvar de Mújeres al  borde de un ataque de nervios unos años después. Posiblemente siga siendo poco conocida hoy (me refiero por ejemplo a un conocimiento musical en profundidad, que vaya más allá de Mecano) en el país vecino.

Y comenta que hubo réplicas (a las que se ha aplicado el  mismo nombre, en países en similares condiciones: réveil culturel après la chutte d´une dictature (Lisbone, Nord Afrique, Mur de Berlin, Argentine).

–Una Tesis. 2014 Madrid Me Mata: Regional Identity Politics and Community Building Through the Music of La Movida Madrileña

–Artículo. 2011 Fouz-Hernndez, Santiago (2009) Me cuesta tanto olvidarte : Mecano and the Movida remixed, revisited and repackaged.’, Journal of Spanish cultural studies., 10 (2). pp. 167-187.

De un español pero en inglés.

Ojo, incluso hay ya Movidistas, es decir hispanistas especializados en La Movida Madrileña. Un ejemplo, Hamilton Stapell. Ver también. Y otro artículo del mismo académico.

–Libro. Toward a Cultural Archive of la Movida: Back to the Future Hardcover – November 26, 2013

Se trata de una colección de ensayos sobre la Movida de VVAA.

Toward a Cultural Archive of la Movida revisits the cultural and social milieu in which laMovida, an explosion of artistic production in the late 1970s and early 1980s, was articulated discursively, aesthetically, socially, and politically. We connect this experience with a broader national and international context that takes it beyond the city of Madrid and outside the borders of Spain.

This collection of essays links the political and social undertakings of this cultural period with youth movements in Spain and other international counter-cultural or underground movements. Moving away from biographical experiences or the identification of further participants and works that belong to laMovida, the articles collected in this volume situate this movement within the political and social development of post-Franco Spain.

Finally, it also offers a reading of recent politically motivated recoveries of this cultural phenomenon through exhibitions, state sponsored documentaries, musicals, or tourist itineraries.
The perception of Spain as representative of a successful dual transition from dictatorship to democracy and free market capitalism created a “Spanish model” that has been emulated in countries like Portugal, Argentina, Chile and Hungary, all formerly ruled by totalitarian regimes. While social scientists study the promises, contradictions and failures of the Spanish Transición—especially on issues of memory, repression, and (the lack of) reconciliation —our approach from the humanities offers another vantage point to a wider discussion of an unfinished chapter in recent Spanish history by focusing on laMovida as the “cultural archive” whose cultural transitions parallel the political and economic ones.

The transgressive, urban nature of this movement demonstrated an overt desire, especially among Spanish youth, to reach onto a global arena emulating the punk and new wave aesthetic of such cities as London, New York, Paris, and Berlin. Art, design, film, music, fashion during this period helped to forge a sense of a modern urban identity in Spain that also reflected the tensions between modernity and tradition, global forces and local values, international mass media technology and regional customs.

La introducción en PDF.

He visto que incluye un capítulo sobre urbanismo, lo cual me ha sorprendido. Leído: (¡¡ el Rastro no está en la plaza de 2 de mayo !!): realmente no hay urbanismo de la movida, sólo espacios urbanos en los que éste movimiento se desarrolló (El Rastro, Malasaña, Ciudad Universitaria-Moncloa-Argüelles, Prosperidad, Tetúan etc…).

Extracto.

Pero, por encima de los nombres, la movida madrileña modificó el paisaje urbano de la ciudad, las costumbres cotidianas de los jóvenes y la geografía nocturna de la ciudad,

–Tesis. “EL FUTURO YA ESTÁ AQUÍ” MÚSICA POP Y CAMBIO CULTURAL EN ESPAÑA. MADRID 1978-1985. Hector Fouce Rodriguez, 2002. Escrita en castellano y en el ámbito académico español, pero al fin y al cabo etic por su enfoque y porque me temo que el autor no vivió La  Movida.

Este autor señala la conexión Barcelona-Madrid de la  pre-movida.

Extracto.

No deja de llamar la atención que en varias ocasiones se atribuya la creación de la movida al impulso dado desde Barcelona, desde las revistas Ajoblanco o Star. A finales de los años setenta se editaban en Madrid más de una docena de fanzines. Doce fueron censados en una encuesta de urgencia encargada por la revista Ajoblanco en una reunión en los locales de Premamá (Prensa Marginal Madrileña), núcleo y embrión de lo que algún tiempo después sería llamado la movida madrileña (Alpuente, en Gallero, 1991, 258)

Barcelona y su revista Star fueron los que, en el año 1974, desencadenaron toda la movida. En esta ciudad se editaba la mayor cantidad de comix y también de mayor calidad técnica, organizaban los conciertos de rock más modernos… (Haro, en Gallero, 1991, 155)

El Haro de la cita seguramente algún Haro Ibars,. Luego hablaremos de Ajoblanco.

–Tesis, Universidad de Minnesota.2010.  (Re)membering the Madrid Movida: Life, Death, and Legacy in the Contemporary Corpus. 

Extracto.

My dissertation explores the legacy of the Movida, a cultural renaissance that took place in Madrid, Spain from 1976-1986. I examine a series of cultural products that have contributed to the legacy of this fundamental moment in contemporary Spanish history, including museum exhibits, documentaries, novels, and feature films created between 1999 and 2007. I argue that the memory of this moment is constantly evolving, creating a series of narratives about the life, death, and second life of the Movida. The resurgence of commemorative efforts about the Movida serves a number of purposes. In certain instances, the Movida is viewed through the lenses of nostalgia, mourning and melancholia. Generally, the Movida serves as a place of memory on which many people dwell. In other instances, the moment of the Movida is used for the process of working through the past. Other products I consider transform the memory of the past, sometimes offering critical perspectives about how the Movida is remembered via the concepts of pastiche and postnostalgia. Still others utilize the past as an inspiration for the present or the future, creating a “Removida” by mobilizing the concepts of parody and kitsch to engage with the past. My analysis of these products demonstrates that in recent years, the Movida has been “re-membered” and given a new and distinctive form in its second life.

un artículo en Libération sobre Gonzalo García Pelayo, un cineasta nisu de La, también nisu, Movida movida sevillana. Es más conocido por otras actividades posteriores. Más sobre este cineasta. Y más.

Postmodern Paletos: Immigration, Democracy, and Globalization in Spanish Narrative and Film 1950-2000Escrito por Nathan E. Richardson. 2002. La Movida en un contexto más amplio.  

B) La literatura emic / locales.

Los libros emic son bien conocidos y son más  bien biografía históricas sin ninguna ambición teórica. Teorizar sobre lo vivido puede ser complicado. Por supuesto seguramente hay muchas más publicaciones sobre éste punto. No he leído ninguna de ellas, pero seguramente las leeré en algún momento.

–Libro José Ribas. Ajoblanco. Los 70 a destajo. No es exactamente sobre La Movida, pero muestra la conexión Madrid-Barcelona que precedió a La Movida (¿ Hubo luego Movida en Cataluña ?  ¿ Se escuchaba su música en sus garitos nocturnos, como me imagino se hacía en el resto de España ? ¿ Estaba Cataluña en el circuito de conciertos ? ¿ Se llenaban plazas de toros, plazas de pueblo o estadios?). Me imagino que hablará del movimiento contracultural de de los 70 (movimiento que yo no conocía hasta esta misma tarde) que llaman el Rrollo  y que algunos dicen fue precursor de la Movida.  El autor fue editor de Ajoblanco una revista cultural que tuvo tiradas casi de prensa diaria. Sobre el Rrollo se pueden ver o escuchar estas dos entradas /emisiones radiofónicas. Y un libro sobre el fenómeno de 1976. Lo cierto es que el Comic que se leía en aquella época venía de Barcelona: yo recuerdo la serie Paracuellos de Gímenez, por ejemplo.

–Libro. José Luis Gallero, Sólo se vive una vez: esplendor y ruina de la movida madrileña (Madrid: Ediciones Ardora, 1991). Smith sees this work as a rare example of oral history (Spanish Visual Culture, 63). Es de los más citados. Por su fecha 1991, los recuerdos estaban más recientes. No me queda claro si este autor,  nacido en Barcelona vivió La Movida.   Sobre el libro.

–Libro: Jose Manuel Lechado. La movida una crónica de los 80. 2005. De este mismo autor otro libro más reciente: La movida y no sólo madrileñaEditorial: Silex Ediciones. Páginas: 241. Año: 2013. Por edad es de los que sólo pudo vivir la  post-movida. Se la habrán contado sus hermanos  mayores🙂.

–Blog. ¡¡ Muy interesante !!. Se titula Biblioteca Nueva Ola 80 y está plenamente dedicado a la cultura (musical) española de los años 80, con discografía, eventos, bibliografía, películas directamente relacionadas, de la época o retrospectivas etc…. Ojo, abarca bastante más que La Movida, pero es una buena muestra del trasfondo cultural. Hacía mil años  que no me interesaba sobre este tema (seguramente desde el  mismo 85) y está claro que el fenómeno está creciendo de manera espectacular a nivel nacional: cantidad de libros, incluidos grupos que ni me sonaban…

–Libro. Las movidas madrileñas‘, Juan José Lacal (United P.C., 2013). Un insider.

–Libro. 1981. Música moderna, Fernando Márquez Chincilla (Libros Walden / LaFonoteca, 2013).  Re-edición de un libro escrito en plena Movida (por ello seguramente muchos renglones torcidos; por otra parte todavía no se le había puesto nombre) por un insider.

–Libro. 1982. La movida:historia del pop madrileño. Paco Martín. Otro libro sobre el fenómeno, en el momento de su desarrollo.

Libro. 2006.  ‘Dios salva a la movida’, Silvia Grijalba (Espejo de Tinta, 2006). La Movida vista en los medios.

–Libro. 1985. Madrid años 80. VVAA. Ayuntamiento de Madrid. La versión oficial el mismo año de defunción del fenómeno.

–Artículos. 2003. Cuadernos hispanoamericanos. VVAA. Varios artículos sobre La Movida, música y cine, incluyendo uno de Alomodóvar. Destacamos El nacimiento de La Movida madrileña, de Rafael Escalada.

–Artículo. La pasión capturada. Del carnaval underground a “La Movida madrileña” marca registrada PABLO CARMONA. Un buen análisis, de lo mejor que he leído de momento.

3. Una ciudad, un momento cultural.

Ya hemos hipotetizado que el fenómeno de La Movida Madrileña no es para nada singular. Al margen de los movimiento culturales urbanos asociados a transiciones políticas recientes, que confirman nuestra hipótesis, me interesa en general movimientos culturales asociados a ciudades que hayan pasado a ser patrimonio global, por ser sus productos culturales universalmente conocidos. No decimos que La Movida Madrileña haya alcanzado este estatus, pero todo se andará. Lo cierto es que posiblemente sea el último movimiento o al menos el mas destacado de la cultura mecánica, pre-internet y pre-globalización de los 90 (en los 90 todo cambió, no sólo en España) lo cual lo hace más interesante. Hoy, por muchos motivos, sería imposible algo parecido.

Pienso por ejemplo en el París de los  Impresionistas, el París de 68 (realmente París es La Ciudad, cuando hablamos de éstos temas), el Londres de Bloomsbury, o la Barcelona del Modernismo, que tanto embelesan a los turistas.

¿ Llegará el Madrid de La  Movida a entrar en esta lista ?. Como estamos viendo tiene elementos para ello: es un espejo en el  que otras ciudades que vivieron momentos similares, antes y después, pueden mirarse y reconocerse; además de espacios y productos culturales singulares, eventos y sucesos, y aunque fue sobre todo un fenómeno colectivo, la vida de sus principales protagonistas cubre todo el espectro emocional, desde lo cómico hasta lo trágico.

Como ya he comentado hacía  mucho tiempo que no leía sobre este tema y tras leer por encima el material, algunas biografías, siendo alguien que se lo pasó bien en los 80 de manera sana, incluso participando como observador en La Movida, como la mayoría, me queda una sabor agridulce. Realmente mi quinta aprendió la lección de las inmediatamente anteriores y lo peor de La Movida (no hace falta decir el nombre) prácticamente desapareció del mapa.

En definitiva un fenómeno lleno de color sobre un fondo gris o, según se mire, un fenómeno con fondo de color moteado de algunas manchas negras. De cualquiera de las dos maneras, un fenómeno en el que muchos madrileños a lo mejor no se reconocen. Ese lado oscuro, nada ejemplar, quizás sea un handicap serio para una eventual globalización que gusta más de colores. Y los colores son todos de un extremo que posiblemente no sean atractivos para todos los públicos.

En realidad, el  poso que ha quedado La Movida es el de un fenómeno de extremos cuando no lo fue necesariamente. Hablábamos antes de desalmodovarizar y desalaskizar la movida, pero en realidad no se trata de restar sino de pluralizar. Un periodista de la época habla de los popies y de los ultramodernos (Almodovar y Cia). Yo creo que vinculados a la movida había varias subculturas urbanas que se fusionaron en un momento dado: la del Rastro, la de Malasaña, la de Prosperidad, la de Universitaria-Moncloa-Argüelles. La lista no  es exhaustiva y no sabría ahora mismo caracterizarlas, reducirlas a esquema. Quizás haya que añadir Chueca, Huertas, la zona de Orense-Azca (para-movida) no  lo sé.

Y otros espacios, de carácter individual eran las macro-discotecas cuya apertura (la de alguna de las clásicas) coincide con el movimiento: Pachá (1980, cadena de origen catalán que utilizó la palanca de Ibiza), Joy Eslava (1981). Había más claro. Un enlace en la que repasan las discotecas para-movidas (se centran más en los 90),  muchas desaparecidas o reconvertidas en otro tipo de actividades de ocio (restaurantes, cines etc…).

Comentan por ejemplo sobre Bocaccio, por lo visto histórica, de la época de la pre-movida y luego también por lo visto reconvertida. También sobre Keeper, otro clásico, primera discoteca de España, que abrió primero en El Escorial en 1969, (lugar de veraneo de muchos madrileños), ahora restaurante. Después de La Movida la noche de Madrid era más bien itinerante y seguramente al lector que lea el artículo le sonaran muchas, pero también se llevará alguna sorpresa: yo algunas no las conocía (¿ Atica?, ¿ Nuit ?).

Finalmente La Movida fue el triunfo del amateurismo y esto es un activo a su favor, en sintonia con las tendencias actuales.

¿ Hay otras ciudades asociadas a otros momentos ?  También lo veremos, seguramente en próximas entradas.

Nota 1. Reflexiones adicionales.

Hojeando toda esta literatura he echado de menos algunas informaciones que seguramente estarán si se hiciese una lectura más completa.

–Se repite constantemente lo  gris que era  la España, el Madrid de Franco. Pero habría algo de vida nocturna, de cultura pop en los primeros 70.  ¿ Que había antes del rollo ?. ¿ La noche madrileña que hemos conocido luego, la actual (que para bien o para mal es uno de los activos de la ciudad), tuvo sus raíces en La Movida o en la vidilla anterior ?. Para esto hay fuentes que se podrían estudiar para hacer un análisis cuantitativo, como la concesión de licencias urbanísticas para actividades relacionadas como bares, clubs, salas de conciertos etc…Un local pre-movida en Malasaña: La Vaquería. Por lo visto terminó sus días en un atentado en 1976 perpetrado por los Guerrilleros de Cristo Rey. Antes, ese mismo año ya aparecían las primeras jeringuillas en sus servicios, comenta el autor. Del  mismo autor, sobre el mismo local. El autor, del 45, es profesor de la Universidad de Alcalá.

Extracto.

Madrid no ha cambiado tanto como algunos creen, aunque en algunos aspectos, hay que reconocerlo, el de entonces no tenía color comparado con el actual. Muy especialmente en la oferta lúdica y nocherniega. La que se le ofrecía al forastero en aquellos momentos preagónicos de la Dictadura, además de incolora era raquítica. Si el forastero era un literato más o menos puro, es decir, apolítico, peregrinaba al Café Gijón. Si era un literato con conciencia, es decir, de izquierdas, especialmente si pertenecía o simpatizaba con el Partido –el único partido con mayúsculas era entonces el comunista- le acogían con los brazos abiertos en el pub de Santa Bárbara. Si en vez de Carrillo lo suyo eran los pitillos de grifa, la contracultura y el underground, lo mejor era perderse por las noches por el barrio de Malasaña, en trance de reinvención, y encontrarse, los domingos por la mañana, en la Bobia del Rastro. Pero si nuestro joven literato de provincias era a la vez grifota y de izquierdista –gauchista se decía entonces-, y tal era mi caso, su sitio natural, no había dudas, era La Vaquería de la calle Libertad número ocho.

Un artículo, que no he leído, sobre la vida nocturna durante el franquismo.

Y un artículo del periodista Eduardo Haro Tecglen nos explica con rotundidad el motivo de por qué la gente se casaba tan joven en esa época. También nos habla sobre algunos comportamientos infames. Aunque la situación es extrema, seguramente España no era tan excepcional: entiendo que la vida nocturna tiene una corta historia. Parece que la cultura del Café, con horario de tarde era más habitual.

La cultura de club urbano (que sustituye a las fiestas y bailes del pueblo, formas equivalentes del ocio rural) de diferentes tamaños, tal  y como la entendemos hoy, aunque con algunos precedentes, comienza en la época de la primera globalización con el ragtime, sigue con el jazz (1920-1935), swing (1935-1947), blues (de origen rural), country (de origen rural), rock, pop y ahora con la música electrónica. Desde el punto de vista espacial, tenemos el saloon (más bien rural), el cabaret, etc…Realemente la música rural y la urbana conviven en prácticamente todo este tiempo en todas partes, pero en ocasiones se pone el foco de la popularidad en una u otra, cosa que habría que explicar. Debido al impacto tecnológico (las plataformas electrónicas de dating) y otras razones, ahora está cambiando, excepto quizás para los segmentos más jóvenes. Me comentaba hace poco el dueño de un bar de copas en Huertas que la crisis y las terrazas están matando a este tipo de locales.

Nota.

Los americanos remontan su música popular a Stephen Foster (1826-1864), pero es de carácter rural.

He visto  que se están empezando a escribir historias sobre este tipo de fenómenos y actividades, sobre la vida nocturna urbana, sea la de trabajo como se ve en el enlace o la de ocio. ¿ Ha llegado el momento de su decadencia ?. Seguramente no, pero sí están cambiando los hábitos, desconozco hacía dónde, pues no estoy informado al respecto.

Fin de nota.

Sobre la prevalencia y sensación de inseguridad que provocaba el terrorismo de todo tipo en los 70 hay una película de Buñuel, no de las más conocidas, dónde pese al nombre lo único que se consuma al final son continuos atentados: Ese oscuro objeto de deseo,  de 1977.

Además de Malasaña ya hemos comentado  que Universitaria-Moncloa-Arguelles es otra de las zonas dónde había movidilla  en los primeros 80.

Nota.

Esta última zona es en la que yo salía más, por cercanía. Recuerdo las Fiestas y Conciertos de Caminos y del San Juan Evangelista (menos; un par de veces  como mucho y a uno llegamos tarde…), más al norte, y otras/os organizadas por diferentes facultades, el Parador y el Papa´s Burger (todavía Madrid no estaba plenamente colonizada por las cadenas globales; hoy es un Mac Donald´s), la zona adyacente de los bajos de Galaxia, los bajos de Moncloa y los cercanos bajos de Aurrera (cuyo público hoy es muy diferente al de entonces; no consigo averiguar en que fecha se construyó y cual era la finalidad original de  los locales: seguramente no era la que finalmente tuvieron; con buena lógica se ha intentado erradicar una y otra vez a la noche de esta zona, rodeada de edificios residenciales pero la noche no es mala, es la peor hierba, cuando arraiga es muy difícil de erradicar; aunque finalmente lo consiguieron parcialmente: hoy es una mezcla de locales con comercios de barrio, algunos se alquilan para trasteros, muchos en alquiler, y otros siguen al pie del cañón, vinculados a la noche) y otros bares de la zona cuyo nombre no recuerdo pero me consta siguen existiendo: verdaderas instituciones.

Y por lo visto los bajos de Aurrera ya antes de los 80 también era zona de nocturnidades: Ya en 1977, en la Facultad de Ciencias de la Información, rama de Imagen y Sonido, en el primer curso de aquella carrera universitaria absurda compartí pupitre con Roberto Oltra, alias Teto, un tipo alto, corpulento, de melena larga, negra, lacia, como de indio Sioux, dejando entrever no mucho más de una nariz prominente. Un buen alumno y buen compañero de clase y además tocaba la batería con Burning, nada menos. También Eugenio Haro estaba conectado con los Burning por medio de su hermano Eduardo, que había escrito sobre el quinteto de La Elipa en las páginas fi nales de la revista Triunfo (dirigida por su padre Eduardo Haro Tecglen). Habíamos salido algunas tardes y noches con ellos por bares españoles en el barrio de Argüelles (el Victorio, el Bar Verde, Cleo), irrumpiendo en medio de partidas de mus de jubilados, entre gorgojos e imprecaciones, pisando mondadientes, huesos de aceituna y cabezas de gamba y con el sempiterno aroma del riñón herido que se desprendía inevitable desde aquellos váteres de taza turca. Bebíamos cañas (muchas) y dos combinados hoy en desuso pero de admirable poder estupefaciente: Solisombra y Carajillo. Frecuentá- bamos también los mucho más enrollados y salvajes bajos de Aurrerá, en Argüelles (Rama Krishna, El Gatuperio, Don Iván) y los alrededores de la Plaza del Dos de Mayo (Pláxtico, Suzie Q, el “putre”) .

Fin de nota.

–¿ cual fue la recepción de La Movida Madrileña en Cataluña ?  ¿ Y en el País Vasco  ?. Ya hemos visto que Galicia se sumó sin ningún problema y que a nivel individual, residentes de esas zonas acabaron en Madrid (el donostiarra Poch, Loquillo etc…).

–¿ Cual fue la recepción de La Movida Madrileña en Latam ?. Algunos de los grupos señeros tenían componentes originarios de allí (los pre-movida Moris, Tequila, Rubi y los Casinos (que nos dieron algunas de las grandes joyas) y algunos otros). ¿ Y en la otra dirección ?. Claramente Latam es una potencia musical con sus propias raíces latinas y La Movida que al fin y al cabo es un movimiento de música anglo que quizás  no interesase, no había público en ese momento, no se escuchaba el género (excepto en México y Argentina, según he leído). También por el nivel de desarrollo al margen de las músicas autóctonas lo que cuajó allí fue más la música de estilo cantautor, que ya hemos comentado no mezcló bien con La Movida: agua y aceite. ¿ Hubo muchos grupos que pegasen el  salto atlántico para dar conciertos ? ¿ Tuvieron éxito de ventas ?. ¿ Ha cambiado el mapa musical ahora en Latam?. Me temo que el rock-pop ha pasado de puntillas allí. Enlace de interés: la serie de Ariola Rock en tu idioma. Y un buen resumen sobre las relaciones musicales hispano-Latam.

Extracto.

Pese a que en los setenta la industria fonográfica de la América Latina hispanoparlante (comandada por México, Argentina, Colombia y Venezuela) disfrutaba de un envidiable estado de salud, en la primera mitad de la década siguiente cayó en picada, a diferencia de la de España, cuyas ventas pegaron un salto considerable. Situación que se reflejó en las giras de los artistas españoles en la región, que disminuyeron progresivamente hasta que en los noventa alcanzaron un nivel mesetario, al igual que en el posicionamiento de nuevas avanzadas como la Movida Madrileña, la cual apenas pudo impactar en México, Colombia, Venezuela y Uruguay, o el indie estatal, al que le ha costado calar. Y es que, con excepción de Miguel Ríos, Barón Rojo, La Polla Récords, Alaska y Dinarama, Miguel Bosé, Toreros Muertos, Siniestro Total o Héroes del Silencio (guante que tomó luego Bunbury con su carrera solista), el efecto del rock español en América fue escuálido, lo que también se reflejó en la orilla de enfrente con respecto a la escena de acá.

–Idem Europa. Aquí aunque las formas musicales eran las adecuadas para que se pudiesen exportar estos productos en su momento, había una barrera linguística clara e incluso sociocultural: la arrogancia anglo dificilmente hubiese aceptado productos culturales que les imitasen. Y hubo destacados grupos españoles que hacían de teloneros de consagrados grupos anglo, lo cual podía haber sido un vector.

Nota.

Realmente en España  se mitificaba todo lo que venía de UK (o USA). Yo recuerdo la decepción que me llevé en mi segundo viaje a Londres (el primero fue con la familia, en ¿ 1979 ?, el segundo ya solo; seguramente en 1981, 1982 o 1983; en el primero todavía no me interesaba la  música especialmente; no tengo ningún recuerdo de la cultura punk que se estaba desarrollando en ese momento; en el segundo ya me apasionaba) al ir a un concierto de un grupo que tenía un cierto prestigio en España (no recuerdo ahora el nombre): el club, en el Soho (creo recordar), era enano, las calles del entorno completamente vacías (nada que ver con las calles de una zona homóloga de Madrid, a la misma hora, en la misma época), llegaron andando llevando sus instrumentos (seguramente habían venido en Metro; recuerdo que incluso llegué a pensar que a lo mejor habían estado tocando en la calle antes para redondear ingresos diarios), tarde y tocaron en un club enano, ya lo hemos dicho, eso sí abarrotado. A mi regreso no conté nada, claro. Siempre me he preguntado cuanto ganaría de media un  individuo que se dedique a la música, sin ser una gran estrella. Un miembro de los Clash, Strummer, al morir dejó  un patrimonio de 1 millón de libras, lo cual no parece gran cosa…El músico pop medio probablemente no viva de la música,ni siquiera en tiempos del vinilo o casette.

–hubo pre-Movida, Movida, post-Movida  y para-Movida. Este último nombre incluiría a los productos culturales que convivieron paralelamente con La Movida sin formar parte de ella: Mecano (que en sus comienzos formaban parte de un movimiento que en UK se llamó New Romantics, que compartía algunos rasgos con La Movida (falta de compromiso político, hedonismo) y que, con el maquillaje fuera, acabó ganando la partida), ¿ Loquillo ?, el Miguel Ríos de Rock & Ríos, Sabina, Ketama y un largo etc…

–en relación con lo anterior sería interesante historiar la Exo-movida, es decir que se hacía fuera (sobre todo en UK o USA) en ese mismo  momento y como influía en los productos culturales de La Movida. Bastantes protagonistas de la movida han citado por ejemplo el modelo Factory de NYC y otras corrientes de UK..

–Crearon Tierno y el PSOE La Movida, como algunos  afirman, o  solo la acompañaron. ¿ Cuando emerge como fenómeno mediático, antes o después de que ganasen los socialistas las generales en 1982 ?. Al margen de las radios, las primeras que empezaron a seguir lo que estaba pasando, el gran amplificador fue TVE, que no dependía del Ayuntamiento de Madrid. Pero efectivamente, la Edad de Oro se empezó a emitir en 1983. Diría que este es uno de los “problemas abiertos”🙂 relacionados con La Movida.

–faltan testimonios de un elemento importante: los progenitores de la juventud de entonces. Era un fenómenos nuevo, nada parecido a lo que se habían enfrentado otras generaciones. ¿ Como lo afrontaron ?.

–otro tema, muy relacionado con la cuestión original del post, la globalización, es la exploración de los mecanismos de  su éxito internacional (me  refiero sobre todo a las películas de Almodóvar) al margen de la calidad objetiva que puedan tener. Es relevante que el primer gran éxito internacional masivo es posiblemente la película más suave de Almodóvar hasta ese momento. Esto fue la llamada de atención. Esta primera sorpresa del público se reconfirmaría al mostrar el resto de su obra el contraste de la  imagen tradicional que se tenía de España (país atrasado, agrícola etc…) con los personajes, actitudes y comportamientos que aparecen en sus películas.

–la época de La Movida coincide con una época de elevado consumo de determinados estupefacientes.  Cabe preguntarse si en el circulo de individuos vinculados a la creación de La Movida la prevalencia del consumo era superior al consumo general. Cuando uno lee por encima, parece que no hubo grupo de música libre de estos temas.

–por lo anterior y otras características, las posiciones ideológicas y valoración de éste fenómeno  cultural no han variado mucho desde que emergió: o es algo ejemplar digno  de alabar según algunos o por algunos de sus rasgos, fue corrosivo y negativo, según otros.

–Es muy interesante que pese a que gente que vivió La  Movida todavía son relativamente jóvenes (según el concepto actual de joven), esta época se vive como un pasado mítico, legendario, casi atemporal, más allá del tiempo. Esto solo es posible  cuando la sociedad que mira al pasado (en este caso al fenómeno cultural llamado La Movida) esmuy diferente a la  sociedad a la que se mira en el pasado. Y sin duda, aunque ha pasado poco tiempo según los ritmos de la historia, la sociedad actual es muy diferente a la de entonces. En los 90 hubo un corte en el tiempo espectacular: la situación geopolítica (caída del bloque soviético), la situación económica (globalización desatada  a partir de 1989),  la tecnología(masificación de la informática y emergencia de internet), la cultura (y en concreto la música, que pasó de mecánica a electrónica etc…todo es completamente diferente. Y especialmente en España el cambio es más espectacular, si cabe. Musicalmente los 80 son de transición: ya se empezaba a utilizar la electrónica (por ejemplo las cajas de ritmo) pero la base era mecánica. Nótese que la música mecánica es más natural y local, más dependiente de determinados instrumentos cuyo sonido puede no apreciarse en otras zonas. La música electrónica es más artificial y universal o global: es la música más adecuada para la globalización. En relación al corte del tiempo de los 90, el estilo de vida del rockero o popie hoy nos parece tan lejano como el del caballero medieval, o quizás es que se ha generalizado. En lo sociológico los 80 fueron muy fluidos  y también de transición. Esto se pone de manifiesto en la inusual mezcla social que hubo en La Movida: grupos de gente que se mezclaron durante La Movida, unos años antes se hubiesen mirado de reojo, o por encima del hombro y despreciado o incluso asesinado. En general esto puede suceder en momentos de cambio social, pero se debe de engrasar, tal y como sucedió, con una elevada dosis de estupefacientes, sobre todo si no les une un objetivo político, como no era el caso. Ya había ciertos antecedentes de esta mezcla social en actividades de ocio en España, pero en un contexto más rural o ruralizante, con la cultura del Flamenco y del toro.

Extracto.

Moncho Alpuente suggests that the naming of the Movida was beneficial in the sense that it was a term that traveled well outside of Spain and in that sense was very successful: “Hay que reconocer, indudablemente, que es una de las etiquetas de mayor éxito que hayamos patentado, y con mayor posibilidad de exportación, por así decir” (“It must be recognized, without a doubt, that it is one of the patented labels that has enjoyed the most success, and that has had a great possibility for exportation” ; Alpuente 18). He mentions that when people representing international press arrived to Madrid, they would ask “¿Dónde está la Movida?” (ibid 18). The term not only functioned well on a local level, but also transformed the Movida into an international phenomenon.

El polifacético Moncho Alpuente es otro de los escritores (periodistas) que acompañaron a este fenómeno con sus reportajes y columnas. Un primer intento, infructuoso, de internacionalización: la visita de Warhol, dónde se pone además de nacimiento la mezcla social:

Fueron acontecimientos esenciales dentro de lo que después se llamaría la Movida, porque estaban todos los que han tenido algo que decir dentro de aquel movimiento. Pero además supuso un precedente de algo que se convertiría en una constante durante esa década y la siguiente, que no se había dado antes en nuestro país: la unión entre la modernidad underground y la alta sociedad de toda la vida.

En la fiesta de la casa de la calle Miguel Ángel de los March, o en la de los Hachuel, se mezclaron personajes como Cuqui Fierro, Pitita Ridruejo o Isabel Preysler con Almodóvar, McNamara, Alaska y los Pegamoides, Sigfrido Martín Begué, Bernardo Bonezzi, Gorka de Dúo, Pablo Pérez Míguez o Luis Antonio de Villena.

Si la fiesta de los March fue sonada, lo cierto es que la que se hizo en casa de Hachuel, para despedirle, no tuvo nada que envidiar. Allí actuaron un cuadro flamenco, Alaska y los Pegamoides y Almodóvar y McNamara. El cantante, escritor y ahora pintor Fabio McNamara reconoce que muy muy bien no recuerda lo que pasó allí, pero que habló con él. «Nosotros íbamos a divertirnos, no a fijarnos a ver qué pasaba para poder contarlo años después. Supongo que estaríamos en algún rincón riéndonos, no sé, la verdad. Yo en aquella época me pasaba un poco y no recuerdo muy bien nada. Además, hace tantos años… Lo que sí recuerdo, porque me dejó muy impactado, fue que se me acercó y me dijo: ‘You are a star’. Yo, como no sé inglés ni nada, pues le debí decir ‘I like your cuadros’, o algo así, pero no pude hablar más por eso, porque no sé inglés».

La mayoría de los testigos de la época coinciden en afirmar que a Warhol le interesaba mucho más relacionarse con gente de la alta sociedad (que podía comprarle o encargarle cuadros) que con los artistas que podían quizá tener algo más que ver con él. Cuando se le pregunta a Christopher Makos sobre el asunto, explica con una sensatez aplastante que Andy Warhol era un artista que vivía de su trabajo. «Tenía que pagar sus facturas y, claro, intentaba conseguir encargos para retratos. Vivía de su trabajo. Pero también le encantaba empaparse del ambiente de las fiestas. Él no había estado nunca en España y lo vivía como una nueva experiencia y por supuesto que le encantaba estar rodeado de los artistas que iban a esas fiestas».

Notese el origen en el régimen anterior de la mayoría de los nombres que aparecen de la alta sociedad. La mayoría prácticamente han desaparecido del mapa (Fierro o Coca). Los Hachuel estuvieron, en lo financiero, detrás del despegue de Almodóvar. Y entiendo que también en su primera internacionalización: su primera película fue autoproducida (FFF), la segunda la produjeron los cines Alphaville (hoy han cambiado de nombre, localizados al lado de los posteriores Renoir, en Argüelles), y la tercera y siguientes Tesauro, la productora de los Hachuel, hasta que Almodóvar creó su propia productora.

Nota. Las primeras películas de Almodóvar se veían. La impresión era de rareza, diversión y mala calidad, pero novedad. Yo la primera la vi en el Zoco de Majadahonda (no recuerdo el año) y la segunda en un cine de Collado-Villalba. La tercera no la he visto hasta hace poco. Fin de nota.

La mencionada mezcla social es la que intentaron capitalizar con éxito, algunos partidos políticos que manteniendo la  “o” (con minúsculas) se escoraban hacía el centro. Precisamente coincidiendo con la época de La Movida, Berlanga (el padre) hizo la serie de películas titulada La escopeta nacional (1978), Patrimonio Nacional (1981) y Nacional III (1982) que aunque con buen criterio no se adscriben a este movimiento (la estética es otra) muestra bien la mezcla social de la época, lo que hacían los padres de los jóvenes que la estaban construyendo.

Nota 2. ¿ Madrileña ? Arco. Periodismo. Gastronomia. Politización.

a) Llamar  Madrileña a La Movida es ya un tópico y es cierto que los productos culturales de residentes en Madrid (fuesen de nacimiento o de adopción) fueron los que más trascendieron. Sin embargo toda la España urbana estaba en ebullición. Como muestra estos dos blogs, uno sobre la vidilla barcelonesa de los primeros 80, otro sobre la murciana o de la valenciana. No hace hablar de la Movida Viguesa, bien conocida. Y ahora mismo se está descubriendo que también hubo una movida sevillana.

Extracto.

Cuando hicimos todo aquel chorro de maquetas, gracias a mi empuje todo hay que decirlo, nos dimos cuenta que si queríamos mover el material a través de la radio nos teníamos que ir a Madrid porque aquí estábamos muy limitados. Enviamos las maquetas a Madrid y nos llamaron para entrevistarnos en programas de radio con Julián Ruiz, por ejemplo, que todavía tengo grabadas”. En una de esas entrevistas coincidieron con Alaska que los llevó después de ruta por Madrid y les presentaron, de local en local, a gente como los Glutamato Yeyé: “Aquí en Barcelona teníamos a Loquillo y Los Trogloditas o a los Cepillos que tocaban en aquel local de la calle Alcudia cerca del Mercat de Sant Antoni.

Fuente.

Como se ve lo cierto es que, con respecto a la música, la industria y la radiodifusión estaban en Madrid y por aquí tenían que pasar aquellos que querían que su trabajo se conociese más allá de su pueblo. Y lo que diría que sí fue peculiar de Madrid fue su transversalidad artística, pues los productos culturales iban más allá de la música. A continuación dos muestras.

b) En mi opinión la Feria Arco debería de incluirse como uno de los espacios de La Movida. Aunque por supuesto esta exposición va mucho más allá, sus primeras ediciones bajo el mandato o curadoria de Juana de Aizpuru, coincidieron con el fenómeno y ahí exponían los representantes del movimiento. Habría que citar también la Galería Vijande.

Yo en esa época me pasaba por Arco todos los años. No he vuelto a ir. Hasta esta entrada había oído hablar de la  Galería Vijande pero en un eco muy lejano. No sabía ni dónde estaba hasta hoy mismo. Lo mismo sobre la galería que luego tuvo Juana de Aizpuru.

c) ¿ Y Umbral no es un escritor de alguna manera vinculado a La Movida ?. ¿ No forman sus columnas un componente importante de La  Movida, aunque su punto de vista fuese el del observador  ?. Luego  hablaremos de Moncho Alpuente, otro escritor y periodista vinculado a La Movida, que además participó en ella de alguna manera. Es uno de los que hizo de correa de transmisión con la contracultura anterior.

d) Como veremos La Movida es acéfala y visual: no  hay pensamiento, ni siquiera,que yo sepa hay literatura contemporánea que le pueda asociar, quizás algo posterior. El soporte de la literatura de La Movida es siempre efímero (el fanzine, las revistas vinculadas al movimiento, la prensa, la barra de bar) y se expresa sus géneros propios (la columna, reportaje, crítica cultural, el chascarrillo de club).

Los protagonistas habían vivido su niñez y adolescencia en los mejores años del franquismo, los finales, y las conquistas democráticas (por defunción) no eran suyas sino de sus padres. Había ganas de novedades exteriores, y sobre todo de cachondeo.

En definitiva la actitud ante la política era de hastío, de sublimación (podía fracturar amistades, crear mal ambiente, arruinar una tarde cashondeo  y por lo tanto se obviaba), de distancia (algunos de los protagonistas y de los que participaban como espectadores eran de clase media alta y quizás se identificaban más en ese momento con el régimen anterior) y parodia.

Un dato, la cantidad de elecciones celebradas entre 1976 y 1983: 1976, referéndum para la Reforma política, 1978, referéndum para la ratificación de la constitución española, 1979, Estatuto de Autonomía País Vasco, 1979 Idem Cataluña, 1980 Idem Galicia, 1980 Idem Andalucía y en 1981 referendum sobre Estatuto Andalucía. 1977 Elecciones Generales, 1979, Elecciones Generales, 1982 Elecciones Generales, 1980, Elecciones al parlamento Vasco, idem Cataluña, 1981, Idem Galicia y Andalucia, 1983, Elecciones Autonómicas en el resto de CCAA, 1976, Elecciones Municipales, 1979 Elecciones Municipales, 1983, Elecciones Municipales. Todo esto en un país que  llevaba 40 años sin votar. Todas ellas con una polarización extrema, con un trasfondo de posible involución política, de posible disgregación territorial, terrorismo y crisis económica….Desde 1976 hasta 1983 el ciudadano español no sabía de que color eran las paredes de sus ciudades.

Sí que pudo haber política identitaria, pero seguramente inconsciente, y de manera más expresiva que teórica. Y otra cosa es la utilización del  movimiento cultural por parte de organizaciones políticas, que está por demostrar.

Por otro parte asociar una gastronomía al movimiento posiblemente sería forzado, salvo si hablamos del garrafón…

Fin de nota.

Nota 3. Un movimiento superficial. Genealogía de las bandas. La nueva ola europea.

Diría que La Movida no tenía espíritu alguno, era más bien descerebrada. Su nombre es muy exacto: era sólo movimiento, de ocurrencia ligera, sin demasiada reflexión profunda. Con algunas excepciones que no trascendieron.

Una vez finalizada la transición, cuya extremada politización yo viví de niño-adolescente y recuerdo perfectamente, se estaba hasta los evos (con perdón), de política, de reflexión, de cantautores como Lluis Llach, por poner un ejemplo, por dar un nombre.

Datos genealogicos.

Los protagonistas de la Movida nacieron, en general, entre 1955 y 1963, y tenían entre 20 y 25 años en 1980. Cierto que había abuelos, como el mismo Almodóvar o Molero, del 49 y 48 respectivamente, los  dos manchegos por cierto.

También podríamos hablar de Mariscal Romero, nacido en el 48 y “descubridor” de uno de los grupos seminales de La Movida, Kaka de Luxe, aunque realmente un poco ajeno al movimiento: En los años ’70 crea el mítico sello discográfico «Chapa Discos»,3 ubicado en la madrileña Avenida de Cantabria, compañía de gran actividad en el ámbito del rock urbano y temprano heavy metal de la Transición y post-Transición española, lanzando gran cantidad de artistas como Leño, Ñu, Cucharada, Moris, Burning, Barón Rojo, Kaka de Luxe, TopoAsfalto, Bloque o los veteranos Tapiman de Max Sunyer, entre otros. El que conozca la música española identificará inmediatamente el estilo de todos los grupos excepto el embrionario de La Movida.

Un blog con varias entradas sobre La Movida con  una cronología bastante detallada de los primeros pasos de éste efímero grupo.

Como es conocido de Kaka de Luxe saldrían Alaska y los Pegamoides, Paraíso y Radio Futura; de Paraíso, Esclarecidos, Décima Víctima, Gabinete Caligari y Derribos Arias; otro grupo seminal Plástico, “dio vida” a una corriente en ocasiones más comercial de La Movida: Residuos-Hombres G, Toreros Muertos, Trastos-Olé Olé y Parálisis Permanente).

De Kaka de Luxe no tengo conocimiento más que de oídas y posterior. Alaska y los Pegamoides, uno de los grupos descendientes de Kaka de Luxe fue también un grupo efímero. Se disuelven en noviembre de 1982. Yo recuerdo haberles visto en un concierto en Caminos, en primera fila.  Tampoco tengo claro si era un concierto colectivo, con Los Secretos o fueron dos conciertos diferentes.  Me hice con la lista de canciones que la cantante tenía como chuleta,y debe de estar en casa por alguna parte si no la tiré en alguna limpieza.

Todo esto era por la tarde: yo vivía en las afueras de Madrid y el último autobús para la zona dónde vivíamos era a las 23:45. Por edad todavía no conducía. A veces, con cierta frecuencia, se perdía el autobús y entonces había que hacer dedo en el Arco del Triunfo, con bastante competencia por cierto. Pero te cogían rápido. Ahora, por cambios urbanísticos esto es imposible.

De Paloma Chamorro (1949), la presentadora de la Edad de Oro. Del dueño de Escridiscos (del 49 también creo, apertura diciembre de 1977).

Como hemos comentado en la anterior entrada sólo había una cadena de televisión, con dos canales TVE1 y TVE2, lo cual facilitaba la comunión de productos culturales. Hoy sería imposible encontrar a dos personas que el día anterior hayan estado sometidos exactamente al mismo conjunto de percepciones mediáticas (incluyo Internet). Es más los perfiles individuales serán muy diferentes. En aquella época, todos veían los mismos programas, escuchaban los mismos canales de radio y leían la misma prensa: los únicos que había.

Así que el programa de La Edad de Oro lo veíamos todos,  al igual que los programas de radio, hoy famosos. Y la sensación general era de frescura, novedad, de transgresión. No recuerdo haber visto el otro programa sobre el que se habla tanto: La Bola de Cristal. Entre otras cosas porque en mi casa estaba prohibido o mal visto ver la TV por las mañanas. Pero sería una regla de aplicación laxa pues sí veíamos Caja de Ritmos, también por la mañana,  y en concreto la famosa emisión de la Vulpes, que creo recordar nos pareció bastante fuerte, un verdadero atentado. Sería más bien porque para mi edad lo consideraba ya, me refiero a la Bola  de Cristal, un programa infantil.  En fin, Paloma Chamorro (al igual que los locutores de radio, todos más o menos de la misma quinta, nacidos en torno a 1950, entre  la juventud y la madurez de entonces) transmitía su entusiasmo y gran parte de mi interés por esto (que forma más bien parte del pasado) se lo debo a ella, a ellos. Diría que gran parte de la  fama de Alaska, fuera de los círculos de aficionados a la música, se debe a este programa. Sin duda es una de las persona con más talento de la época y no sería un talento introspectivo, debía de comunicarlo bien pues, pese a su juventud en ese momento, está en prácticamente todos los eventos, acontecimientos importantes de la época y ha emergido como uno de los iconos del movimiento.

Por Escridiscos (bajos de Aurrerá) me pasaba todas las semanas los miércoles, que no había clase en mi colegio.  Mis primeros ahorros (trabajaba los veranos y eran propios), todos, se quedaron allí. Hasta mis 18 o 19 me gasté bastante dinero en música (mucho cuando eran de importación), me compraba revistas y estaba al tanto de tendencias etc… y luego perdí el interés. Lo cambié por el de los libros, que tampoco compro ya. Tampoco en la segunda mitad de los 80, a partir del 86, la producción musical tuvo ya mucho valor, con honrosas excepciones. En el mundo anglo, todo tecnopop (synthpop), softrock y baladas enlatados sin mayor interés; hasta el desembarco del grunge (1991), del britpop (1992), y sobre todo de la electrónica (en sus variados estilos, chill out etc…) se escuchaba la música en la radio en el coche y en los clubs nocturnos, y poco más. Justo a partir de 1990 empieza a mejorar todo. El lector puede juzgar por si mismo escuchando esta serie de selecciones para estos años de youtube. Seguramente muestra un gusto particular pero es una muestra de lo que se producía en el mundo anglo. En España desapareció el amateurismo, la espontaneidad, la frescura pero se gana en profesionalidad y calidad de sonido. Los que quedaron de los tiempos de la movida fueron los más profesionales y diría que todavía se hicieron cosas de bastante calidad. Continúan buenas producciones de La Unión, de Mecano; son posiblemente los mejores tiempos de Gabinete Caligari (el castizo Camino Soria) y de Loquillo (Cadillac solitario); emergencia de Hombres G, Los Ronaldos, de Duncan Dhu, de Héroes del Silencio, El Último de la Fila etc…

¿ Que se hacía en Francia en los primeros 80: Indochine, Niagara y todo un descubrimiento:  Les Rita Mitsouko (ver también). Llego a ellos a través de este artículo de The Guardian. Es curiosa la asimetría comunicativa que hay entre los vecinos europeos en esto.

Extracto.

Although the two nations are separated by little more than 30 miles of water, the gulf between the French music industry and British hearts has seemed unbridgeable at times. For many Anglophone critics, French pop was a joke – superannuated grandes dames in chintzy dresses belting out chintzier ballads and moustachioed men in tight white suits desperately trying to convince themselves they were the second Elvis. French rock wasn’t treated so kindly. The party line seemed to be that the country could have shut up shop after Serge Gainsbourg released Histoire de Melody Nelson without the rest of the world missing out on anything.

El mismo periodico ha editado una serie de artículos sobre el pop-rock de varios países europeos (Polonia, Alemania, Italia, Holanda, España). Esto es el resumen que hacen de nuestro país.

Extracto.

The history of Spanish chart music is inseparable from the politics of the country. Necessarily safe and conformist in the long years of fascist dictatorship, the release of pent-up creativity in the late 70s and early 80s gave the country a scene every bit as exciting as the more acclaimed British new wave or German neue Deutsche welle. Unpredictable and outlandish to this day, there’s an awful lot more to Spanish pop than ageing lotharios doing the Macarena.

La selección que hacen luego de 10 videos representativos es bastante irregular. Empieza bien y luego desparrama. Cierto que el que escribe estas lineas luego no ha seguido tendencias musicales desde probablemente 1986, pero en fin….

Hablan de una nueva ola alemana que desconocía. Aquí llegaban como canciones sueltas (con bastante más frecuencia que desde Francia: Nena). En los primeros 90 Alemania lideró el giro electrónico con el Eurodance (Snap, Culture Beat, Haddaway, Real McKoy; seguro que sus nombre no  te suenan, pero su música sí) que cambió completamente el sonido de la noche. Comparese el ritmo y potencia (las voces afro) con el plano y frágil synthpop.

Fin de nota.

Nota 4. Rock Ola: su localización. 

La localización excéntrica de Rock Ola, uno de los principales centros del movimiento sorprenderá a los conocedores de la noche madrileña de ayer y hoy. A mi, que en esa época me movía sobre todo en la zona de Moncloa-Arguelles ya me llamaba la atención esto en su momento, y su excentricidad explica que sea uno de los locales que no ha sobrevivido al paso del tiempo: hoy es un Supermercado Día.

Pero su localización tiene su explicación por su cercanía al barrio de Prosperidad. El entorno desangelado no era mejor que la localización: a la derecha una casi-autopista, enfrente Torres Blancas, pero detrás de este destacable “rascacielos que visto desde Rock Ola no es más que una masa de cemento armado, ” un enorme descampado que solo se construyó bastante más tarde. Detrás el edificio de la UGT y un poco más allá un cruce viario de dos grandes vías urbanas, Avenida de América con   sin gran interés. Solo a la izquierda, en el residencial barrio de Prosperidad podía encontrar su público. Eso sí Metro bastante cercano, lo cual aseguraba su conexión con el centro.

Por otra parte un elemento importante detrás de La Movida, debido a la juventud de alguno de sus miembros son los colegios. Personalmente tengo relación de dos de  ellos de los que salieron algunos de los grupos principales de La Movida y seguramente habrá al menos otro par de ellos….

Fin de  nota.

Nota 5. Algunos espacios de La Movida.

El Rastro era un clásico de la época, los  domingos por la mañana. Yo no había oído hablar de La Bobia hasta ahora. Se iba, se recorría completo, se miraba y a veces se compraba algo, pro ejemplo chapas de solapa, que estuvieron de moda en la época. La tienda dónde se vendían las chapas, de nombre Marihuana, sigue abierta y siguen vendiendo lo mismo, ahora orientado al segmento de rock duro (en su momento también creo recordar). Sí se veía en la zona dónde ahora aprendo que estaba La Bobia, dónde se empieza a ensanchar la calle que lleva a la plaza del Cascorro, gente con pintas, como se decía en la época.

Sobre Chueca, zona por la que no he salido nunca, lo que conozco es por haber tenido conocidos cercanos un restaurante multicultural en la zona, el primero de Madrid en su especialidad. Que yo recuerde, sólo había un local del ambiente tan frecuente hoy en este barrio: ¿ Black and White o algo así, haciendo esquina ?. No se muy bien cuando empezó a predominar el ambiente actual y desconozco el motivo de por qué se instaló aquí. En wikipedia confirman lo que me comentó un conocido hace un cierto tiempo, según acabo de recordar: antes de ser lo que es hoy, cuyo desarrollo fue en los 90, era un barrio bastante deteriorado vinculado a los estupefacientes duros.

Huertas era zona de  marcha en general, sin ninguna vinculación especial con La Movida. Diría que por su localización era una zona de mezcla dónde se encontraba la gente del norte/oeste y sur/este de Madrid.

Tampoco he salido mucho ni entonces ni después, sólo muy puntualmente en esa época, en la zona de Orense/Azca y desconozco como era La (para-) Movida allí.

El lector se preguntará cuan buen negocio es un club nocturno. Algunas referencias: Joy Eslava ingresó en 2001 4,5 millones de euros y en 2003 casi 3 millones. Bastante variable como se ve.

Por cierto hoy Madrid no aparece, ene general, como una ciudad atractiva por su noche, salvo en excepciones. Siempre suelen aparece las mismas: NYC, LA, Las Vegas o Montreal en Norte América,  Londres, París, Berlín, Amsterdam y en ocasiones Barcelona o Ibiza en Europa, Buenos Aires o Sao Paulo en Latam, y Bangkok, Tel Aviv o Beirut en Oriente Medio y Asia. Seguramente hablaremos sobre ésto en alguna entrada posterior de la serie TLM, ya que suelen ser rankings periodísticos, poco sistemáticos, de corte impresionista (en el artículo enlazado, el único en el que aparece Madrid, se trata de una encuesta a 27.000 viajeros).

Fin de nota.

Nota 6. La Movida y los estupefacientes.

El fin de esta nota no es asociar el fenómeno cultural de La Movida con el consumo de determinados estupefacientes altamente adictivos / destructivos, consumo que la precede y se estaba dando en otros países por igual.

Notese que en el mismo periodo tenemos: una epidemia de opiaceos entre 1969-1977 en EEUU (que precede a la europea), una epidemia de cocaína entre 1978 y 1992 en EEUU también (que también precede a la europea) y una de opiaceos en toda Europa entre 1978 y 1992. Fuente. La europea precede la invasión de Afganistán por la URSS. Desconozco si ambos sucesos tienen relación.

Antes de analizar el  fenómeno en España  durante los tiempos de La Movida, algunos datos sobre este mercado actualmente que nos ilustran como pudo haber emergido el mercado en ese momento. En valor hablamos de unos 65 billones de usd (sin refinar y refinada) y en volumen de unos nueve  40 ” FCL anuales (sorprendentemente poco volumen para un valor tan elevado) la ilegal refinada. Afganistán monopoliza prácticamente la producción: 90%, seguido por Birmania. La producida en Birmania tiene como destino China dónde se estima que hay unos 2,2 millones de adictos, lo cual  es mucho en términos absolutos pero no tanto en términos relativos (comparese con el número de adictos al producto sin refinar en China en 1935: 3,8 millones sobre una población de 480 millones, un 0,8%, que tampoco era tanto comparando con los % que se obtuvieron luego en occidente; sin embargo otros autores como Spence señalan que el 10% de la  población China llegó a ser adicta hasta que frenaron su consumo los comunistas). En toda Asia Central, sobre todo entre los países fronterizos del primer  país citado se consume en la forma sin depurar, el mayor consumidor siendo  Irán. Actualmente Europa y Rusia son los mayores consumidores globales de la versión ilegal depurada (entiendo que sobre todo es consumo de mantenimiento y debe de haber pocas altas)  y dentro de Europa, por ésta orden UK, Italia, Francia y Alemania, con los dos primeros teniendo un consumo que casi duplica y triplica a los siguientes.

Comercio ilegal 2010.

El consumo en UK es casi el mismo que el total de EEUU. En todo Latam el consumo es mínimo, lo cual confirma  que producción, paso de rutas de distribución (que no son marítimas) y consumo están de alguna manera asociados. Seguramente cuanta mayor lejanía a centros de producción y rutas hacía mercados de consumo, que en su mayoría se crearon en los años sobre los que hablamos, menor probabilidad de consumo.  Sólo México es productor en la zona de Latam y su producción es dirigida allí dónde se rentabiliza más, EEUU.  Luego veremos más datos sobre ésto. Fuente de la mayoría de los datos de los párrafos anteriores. Es un muy interesante documento de la ONU. Las redes de distribución son mayormente correos humanos que se desplazan por carretera portando el material  en su interior. Aunque hay emprendedores individuales, organizaciones de carácter familiar, cada vez el tema está tomando más dimensión y se están decomisando cada vez más cargas de mayor volumen, portadas por caravanas dispuestas a defenderse de forma armada. Estas redes más organizadas suelen incluir señores de la guerra, funcionarios corruptos y mafias organizadas en los mercados de destino. Una vez se llega a Kazajistán desde Afganistán, se tiene una probabilidad del 95% de llegar con éxito a destino, Rusia: debido a la gran extensión del país y frontera con Rusia, es difícil de controlar el flujo. En Rusia se vivió una epidemia  similar a la europea de los 80 una década más tarde y ahora se está viviendo algo similar en Asia Central. Desconozco si en estos casos de Rusia y Asia Central están implicados los ídolos del mundo de la música pop o de las artes que hicieron de prescriptores, de manera inconsciente, en el caso europeo.

Pero por su coincidencia en el tiempo creo interesante explorarlo. Por otra parte da la impresión que desde determinados entornos que sigue frivolizando sobre un tema que es serio. Finalmente señalar que existía en ese momento, en determinados círculos, una teoría de la conspiración con implicaciones políticas, que personalmente me parece absurda.

Cuando se instaló en España a finales de los 70, el personaje de adicto a los opiaceos estaba ya muy sobado, al menos desde la película de Frank Sinatra, El hombre del brazo de oro, nada menos que de 1955.

En España había adictos, seguramente pocos, a la versión farmacológica legal y hasta 1973 había programas farmacológicos que por lo visto ese año se cerraron. La otra versión, la ilegal, tuvo el mismo origen que la música: llegó a España a mitad de los años setenta a través de “estudiantes que fueron expulsados del Reino Unido”No eran, pues, grupos marginales. “Hasta principios de los ochenta…eran intelectuales y gente de clase alta”,

En el punto álgido de la epidemia la tasa de iniciación a la heroína (que no de adicción) era de un 1,9 por ciento, ¿realmente se puede sostener aquello de “toda una generación enganchada, etc, etc.” o tendremos que tirar este mito a la basura?

El casi 2 % se refiere a la franja de población de entre 15 y 44 años. Entiendo que una epidemia de un 2% ya es mucho (pero no tengo ni idea de epidemias).

También es destacable que el pico de la epidemia se diera entre el 79 y el 82, y que a partir de ahí fuera bajando el número de nuevos iniciados -lo que no contradice que el número máximo de adictos se alcanzara en 1990. Sí, por acumulación.

La edad promedio de iniciación era de 21 años y la de inicio de tratamiento de deshabituación los 28 años. Y dato curioso: La incidencia subió desde menos de 40 inicios en su consumo por cada 100.000 habitantes en 1971 hasta 190 en 1980, para finalmente descender hasta en torno a ocho en 2005. La adicción es cinco veces más frecuente en hombres que en mujeres

Por lo visto en 1971 hubo una serie de decomisos en Barcelona. Esto significa que España empezaba a ser ruta de paso de este tipo de estupefacientes. Y dónde hay oferta puede haber consumo. El vinculo de las rutas globales con el mercado local español es una historia que  está, que yo sepa, por hacer. Por otra parte, en el mercado local, al margen de los círculos que se la podían pagar, como por ejemplo el círculo de vinculados a la música, la epidemia de consumo siguió una estructura piramidal de crecimiento exponencial: el primero que caía, para financiar su consumo  tenía que conseguir otros  consumidores, en general en su propio  entorno. Así hasta que se empezaron a ver las consecuencias y se frenó.

Esta forma de distribución piramidal explica su espectacular crecimiento y posiblemente también la distribución geográfica, que no era aleatoria: se concentraba más en unos puntos que en otros (8% de los nacidos entre 1951 y 1970 en el madrileño barrio de Tetúan). Un autor comenta: antes de 1976, el consumo y comercio de esta sustancia en España eran prácticamente desconocidos….; en el verano de 1978 los consumidores podían contarse por decenas o a lo sumo centenares (ya causaban alarma social lo que explica el ruido mediático); en 1982 había ya en España decenas de miles de jóvenes adictos…; el cénit llegó entre 1983 y 1986. Seguramente el mejor medio de prevención sea exactamente el mismo que para otras epidemias: la cuarentena, que no la marginalización dejando al adicto en su entorno habitual. La cuarentena se puede implementar de diferentes maneras y posiblemente el encarcelamiento no sea la mejor.

Nota.

En relación a los abolicionistas (de la prohibición de los estupefacientes) he caído por casualidad en un libro recientemente publicado de un pro-abolicionista.

Habla de unos experimentos sobre adicción en ratas, realizados por un psicólogo canadiense, cuyos resultados en un primer momento me han sorprendido, pero ahora pienso que pueden tener un serio defecto (ojo, no conozco los detalles y es posible que sí lo hayan tenido en cuenta; por otra parte mi reflexión es hipotética: no estoy afirmando que haya componentes genéticos o psicológicos en las adcciones, no tengo ni idea): si realmente hubiese algún componente genético o psicológico (el haber estado sometido a un trauma de algún tipo por ejemplo, o cualquier otro motivo que se  desconozca) independiente de la sociedad en la que está inserto el individuo en las adicciones a las drogas, componente que podría no ser muy frecuente en la población de ratas, y al haber utilizado una muestra de pocas ratas no haber seleccionado ninguna con esos rasgos genéticos obteniendo unas falsas conclusiones. Es decir, ¿ no será que en las  muestras que han utilizado para los experimentos no han dado con las ratas con genética o personalidad adictiva que acabarían dándole a la palanca todo el día incluso en condiciones naturales ?. ¿ O no será que no han dado con el mecanismo psicológico que genere personalidad adictiva en las ratas ?. Extrapolar de ratas a humanos tan directamente no parece muy correcto. Ambas cosas no suceden en los experimentos naturales con humanos, ya que se trabaja con la población completa.

Tampoco la tesis del psicólogo parece muy acertada desde el punto de vista sociológico: ¿ la china del opio era una sociedad industrial capitalista ?. En China la importación y luego producción interna y por lo tanto consumo se fue incrementando desde principios del XIX hasta mediados delXX, de manera más gradual que las epidemias del producto refinado en occidente:  como el producto no refinado es menos adictivo, su expansión es más lenta, pero al final inexorable. Se pasó de un consumo mínimo  a finales del XVIII pero que ya empezaba a causar preocupación a una producción interna de 100 000 picules en 1872, de 400 000 picules en 1900 (producción interna e importaciones) y de 105 000 000 en 1935 (producción interna). Ya hemos visto que algunos autores aseguran que el 10% de la población China se convirtió en adicta. En algunos años la extensión del cultivo  dedicado al estupefaciente causó hambrunas.

Opium_imports_into_China_1650-1880_EN.svg

De cualquier manera el giro que le ha dado este autor canadiense a la investigación de las adiciones parece interesante. Está claro que hay que atacarlas desde los tres niveles posibles, el biológico, psicológico y sociológico.

Por otra parte este autor canadiense ve adicciones por todas partes, ¿ no son precisamente las adicciones (inocuas para los demás y si puede ser, también para uno  mismo, lo cual precisamente excluye a los estupefacientes) la sal de la vida ?.

Un crítica del NYT sobre el primer libro enlazado. Casi deberíamos darle la razón al crítico: By not looking at the research of Mate, Alexander and Marks through a critical lens, Hari makes it easier for critics to dismiss them outright.

Dicho todo esto, de momento no soy ni prohibicionista ni abolicionista.  Realmente es la primera vez que leo sobre estos complejos temas y no tengo posición.

Fin de nota.

Un artículo de 1979 nos muestra como se percibía este problema en los medios en Barcelona en 1979, cuando La Movida estaba empezando en Madrid: El 1% de la población de Barcelona, adicta a la heroína

Barcelona por ser ciudad portuario posiblemente haya sido siempre la pionera en estas cosas. Por otra parte cuando pasaba por aquí su grado de pureza era más elevado lo cual puede explicar también que el grado de adicción y virulencia de la epidemia también lo fuese: la consumida ahora en Barcelona es de incluso un 90% de pureza, mientras que la que se encuentra en el mercado norteamericano es más impura por haber sido más manipulada por un mayor número de traficantes.

Una película de 1978, Midnight Express, basada en un caso real de 1970  relata la historia de un correo detenido en Turquía por tráfico.  En España múltiples películas  de la época trataron estos temas. Una en concreto, dirigida por un director asociado a La Movida, pero de un periodo posterior, trataba del mismo tema que la anterior, pero en un tono de comedia: Bajarse al moro (1989, Colomo).

La generación de los que nacieron precisamente entre 1955-1963 cayeron como moscas (en un estudio basándose en el stock de adictos en los 90 hablan de una franja más amplia: 1956-1970).  ¿ Desinformación ? Seguramente el personaje estaba sobado fuera pero todo esto no llegó hasta más tarde. Pese a que en 1978 hubo por lo visto una fuerte campaña mediática (que yo no recuerdo;  si recuerdo la seguramente leyenda urbana que corría por aquella época: que se distribuía en forma de caramelos en colegios), hasta que se vieron las consecuencias por los parques de toda España imagino que se asoció esta droga a un halo romántico que encajaba bien con determinados entornos y fue lo que atrajo a muchos.

Recuerdo que por mi casa circuló el libro Yo, Cristina F, (publicado en Alemania en 1978, desconozco cuando se publicó en España pero seguramente algo más tarde  cuando ya era tarde para muchos; nunca supe como apareció por casa) y fue una buena vacuna. Ni de lejos y además generalicé. Realmente tampoco he conocido directamente el problema en mi entorno. Y personalmente nunca me ofreció nadie tampoco. Hace pocos años conocí a una persona, que algo mayor que yo iba al mismo colegio. Me comentaba que una una zona apartada del espacio del colegio habilitado para fumadores, se utilizaba en su generación por los usuarios de estupefacientes duros (como se decía en la época). Primera noticia,  que naturalmente me sorprendió muchísimo.

En 2014 a raíz del fallecimiento de un actor se habló de un repunte en EEUU del consumo de éstos estupefacientes. No lo es en España ni globalmente, dónde las nuevas generaciones parecen haber aprendido la lección.  En EEUU sí parece que en determinados Estados se pueda hablar de epidemia. Siempre el mismo patrón: se abre una ruta que facilita la entrada del estupefaciente (esto es relativamente nuevo en EEUU), jóvenes con ganas de experimentar (me ha sorprendido aprender que la edad de mayor riesgo en España era de 14 a 21 años). A las vías tradicionales de expansión la epidemia actual en EEUU añade otro vector que tampoco es del todo nuevo, pero sí lo es su dimensión, su magnitud (nos recuerdan en el artículo que la versión purificada se patentó  y se vendió como medicamento por una conocida multinacional farmaceutica entre 1989 y 1914; increíble pero cierto). De cualquier manera no parecen estar preocupados.

A efectos comparativos un enlace sobre la epidemia de finales de los 70 en UK.

Extracto.

Los mismos inicios:

Available indicators and qualitative UK evidence agree that before the late 1970s, heroin use in the UK was a relatively small-scale phenomenon and crack use was essentially unheard of. Despite a few reports of small-scale `outbreaks’ in places like Crawley (De Alarcon et al, 1968), heroin use through the 1960s and 1970s was confined largely to London and does not seem to have had a particularly strong link with crime (Parker et al, 1988). One study of 37 heroin users published in The Lancet in 1968, found that: “the commonest factors were a high social class background and failure to complete courses despite good educational opportunities.” It also found that “there was little association with crime.” (Italics added)32 Sources also agree on the catalyst for change. Around 1977-78, a new heroin supply route opened up from Iran and Pakistan (Pearson, 1987; Yates, 2002). This made heroin more available and affordable, but equally important was that the product coming in via this new route was smoking heroin, which could not be injected without being treated with other substances, like lemon juice (Griffiths, Gossop, Strang, 1994). This had two crucial effects, both of which probably exacerbated the onset of the epidemic. Firstly, potential users put off by the thought of injection were no longer faced with that barrier, and secondly, smoking heroin came with the myth that, unlike the injection-variety, it was non-addictive (Yates, 2002).

Y el mismo crecimiento exponencial.

By the 1990s heroin use had increased to levels perhaps 10 or 20 times greater than during the 1970s. Using various multipliers to correct’ the Addicts Index data, it has been estimated that the total number of heroin users in England and Wales was between 10,000 and 25,000 in 1981 (Wagstaff & Maynard, 1988), but that by the mid 1980s this had increased to  60,000-80,000 (Pearson, 1987) and that by the turn of the 1990s total users were being counted in the hundreds of thousands (Sutton & Maynard, 1992). Though all estimates should be treated cautiously as they are derived by multiplying up from the imperfect Addicts Index data, it seems reasonable to use the term `epidemic’ to describe the escalation in use, a label used previously by other authors (for example Parker et al, 1988; Ditton & Frischer, 2001).

Y la epidemia se extiende por el mismo segmento social (jóvenes de clase trabajadora) creando la misma alarma social.

In contrast to the heroin-using population prior to the epidemic, studies found that the new users tended to be young, working class and unemployed (Pearson, 1987; Parker et al., 1988).36 For example, in a 1984/85 sample of heroin users from the Wirral area of Merseyside (one of the first areas to be affected by the epidemic according to available evidence), 87% were unemployed and the modal age was 19 (Parker et al., 1988). Around threequarters were smokers of heroin; only about 25% injected at that time37 , though 72% said that they had become daily users within six months of first use (ibid.). According to the study authors, there was a, “tragic time lag between the contagious stage during which heroin use spread and the stage when the epidemic’s full impact was felt and reacted to by the community” (Parker et al, 1988). Indeed, a comment by one young user appears to sum up the statistical evidence quite well: “….the next minute it was everywhere, like. It just sort of took Liverpool by storm.” (Jack, 22, Merseyside. From Pearson, 1987). 

No hablaremos en esta ocasión, por ya estar completamente fuera de la temática de la entrada, de la interacción del problema de los estupefacientes con la delincuencia (que todos experimentamos en su momento) o con determinadas enfermedades (que también tuvieron un impacto en determinados hábitos de la población general).

Termino  diciendo que me ha enganchado este  tema de las adicciones y epidemias correspondientes. Problema complejo dónde los  haya…

Fin de apéndice.

Terms and conditions: 1. Any commenter of this blog agrees to transfer the copy right of his comments to the blogger. 2. RSS readers and / or aggregators that captures the content of this blog (posts or comments) are forbidden. These actions will be subject to the DMCA notice-and-takedown rules and will be legally pursued by the proprietor of the blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: