Elecciones autonómicas Catalanas (9). Nuestra posición sobre los nacionalismos.

Hemos publicado ya varias entradas sobre las Elecciones Autonómicas de Cataluña. Desde la publicación de la carta del Presidente de la Generalitat y su primera entrevista en televisión, venimos siguiendo este tema con bastante intensidad, en prensa y en ocasiones radio y TV (no vemos normalmente la TV). El nacionalismo nos interesa desde hace tiempo.

Al margen de la cuestión de Cataluña, y para que algún lector no se confunda, queremos dejar clara una vez más nuestra posición sobre el nacionalismo.

Primero, como ya hemos manifestado en otras ocasiones somos anti-nacionalistas. Nos da igual que se trate de nacionalismo español, catalán o del país o región que sea. En múltiples entradas anteriores hemos defendido  que la UE debería de tener sólo una lengua oficial y predominante, como la tienen los bloques competidores, EEUU o China (no la / las que decidiesen los tecnócratas sino la/las que se decidiesen democráticamente por los ciudadanos de la UE en un referéndum al efecto) y consideramos que el mayor defecto de ésta Unión-Bloque es precisamente éste (no es el único, claro). Y reconozco que es mucho más fácil señalar éste tipo de problemas que solucionarlos.

Nota.

A la larga pensamos que lo más deseable sería un gobierno, mercado y lengua únicos y globales, dónde en todo punto geográfico del globo rigiesen mismas convenciones y leyes (esto último en aquello que no se gestiona mejor localmente).

¿ Todos queremos una meritocracia no ?

Obviamente somos realistas y ésto solo se puede considerar hoy como un objetivo a un plazo indeterminado. Pero al menos es un objetivo que puede servir como brújula histórica cuyo norte es el futuro, orientando a todo tipo de agentes a la  hora de tratar éste tipo de problemas sobre los que hablamos.

Fin de nota.

Segundo, aunque a veces se intenta apelar a causas de trayectoria histórica o de otro tipo, el problema identitario del nacionalismo se deriva de la existencia de diferentes lenguas, una mayoritaria y otra o varias minoritarias, bajo un mismo Estado de Derecho Democrático (hay otros problemas identitarios que tienen otras causas). Simplificando: en este contexto los hablantes de las lenguas minoritarias sufren una desigualdad de oportunidades objetiva que está en contradicción con el principio de igualdad de oportunidades teórico que defiende un Estado de Derecho Democrático. Esta desigualdad de oportunidades es la que los Estados intentan paliar entregandolas políticas culturales y educativas a los nacionalistas, estrategia que es en todo equivalente a apagar un fuego con gasolina.

Tercero, la experiencia histórica demuestra que a la larga los Estados de Derecho Democráticos Multilinguísticos o Multiculturales acaban siento problemáticos.

Cierto que para que se de la ruptura definitiva las coexistencia de diferentes lenguas bajo un Estado no es condición suficiente. Se tiene que complementar (no siempre) con disparidades económicas regionales.

Cuarto, la dinámica de éste tipo de Estados puede terminar de varias maneras posibles dependiendo de la situación de partida. No vamos a analizar este punto en detalle sólo a señalar alguno de las evoluciones posibles:

la desintegración en las unidades uniculturales menores, cuando hay mayorías linguísticas claras, potentes, de las minorías que están localizadas en unidades geográficas. He leído que hubo un  referendum independentista en Macedonia, amparado por parte de la  Comunidad Internacional, en el que una mayoría cualificada del 55% con una participación del 50% se consideraba suficiente. En nuestra opinión estas condiciones son de no-go: ¿ podrían decidir en materias tan importantes sólo un 27,5% de la sociedad ?. Pero nos gustaría conocer los fundamentos de dicho planteamiento, si es que los hubo y no fue una mera improvisación.

el enquistamiento. Se suele llegar a esta situación cuando las dos partes mayoría-minoría están equilibradas a nivel nacional cada uno en su propio territorio y/o en el territorio de la minoría.

la implantación de una única lengua pública oficial (esta solución no es teórica: se ha adoptado en múltiples ocasiones).

No vamos a clasificar España. Muchos  intentan diferenciarla de Yugoslavia y lo cierto es que existen diferencias importantes. No tengo claro de momento hasta que punto hay implicación linguística en el caso yugoslavo o, si se trata más bien de otro tipo de problema identitario.

Actualización. La situación linguística en la antigua yugoslavia es la siguiente.

Aunque hoy se consideran lenguas diferentes por  sus diferentes Estados, a todos los efectos, serbio, croata, bosnio y montenegrino son la misma lengua, el serbocroata. La situación es parecida al Catalán y Valenciano. En Kosovo se habla sobre todo albanés. El esloveno y el macedonio son lenguas diferentes al serbocroata, pero emparentadas:

En la Yugoslavia socialista había tres idiomas oficiales: serbocroata, esloveno y macedonio. La diferencia entre el serbocroata y el esloveno es comparable a la del castellano y el catalán, mientras el macedonio se podría comparar con el gallego. En el resto del país se hablaba el serbocroata. El proceso acelerado de alfabetización emprendido por los gobernantes socialistas supuso el acercamiento lingüístico. En Eslovenia y Macedonia la enseñanza del serbocroata era obligatoria.   

Hay que añadir que aunque serbio y croata sean la misma lengua, se escriben en alfabetos diferentes, respectivamente cirílico y latino. Cambiar de alfabeto seguramente no es tan complicado, no lleva tanto tiempo como cambiar de lengua, pero ya es una primera barrera.

Por lo tanto el problema linguístico estaba presente, pero no explica todos los eventos que sucedieron. Hay que recordar que entre serbios (ortodoxos), croatas (católicos) y bosnios (musulmanes; también lo son muchos kosovares) también había diferencias religiosas.

La primera independencia declarada fue la de Eslovenia, dónde existía problema linguístico  y además diferencias en rendimiento económico por la  favorable localización, próxima  a los mercados europeos.

Fin de actualización.

Quinto, por todo lo señalado, y con nuestra actitud pragmática habitual que considera que en materia de convenciones lo más eficiente es la unificación (y la lengua no es más que un complejo sistema de convenciones) nosotros somos partidarios de ésta última solución, siempre teniendo en cuenta que hay un problema real de igualdad de oportunidades.

En una anterior entrada hemos resumido ésta posición como lengua por compensaciones económicas transitorias. Por lo tanto si finalmente “la sangre no llega al río” y todo ésto acaba en negociación , sugerimos que no se regalen las compensaciones económicas, del tipo que sean, sino que se pidan a cambio cesiones en materia linguística.

Actualización 22 de septiembre 2015.

Michael Keating es un politólogo experto en nacionalismo escocés. Un artículo al respecto.

Fin de actualización.

Terms and conditions: 1. Any commenter of this blog agrees to transfer the copy right of his comments to the blogger. 2. RSS readers and / or aggregators that captures the content of this blog (posts or comments) are forbidden. These actions will be subject to the DMCA notice-and-takedown rules and will be legally pursued by the proprietor of the blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: