El lapo azul (10). Historias 2.

Antes de que se me olviden, y teniendo en cuenta que he dejado de lado ya este tema, quería añadir algunas reflexiones a las cuestiones de metahistoria sobre las que hemos hablado en una entrada anterior con el mismo título que esta.

Son fruto de la lectura (lamentablemente incompleta por falta de tiempo) de un libro que me ha parecido un gran libro (las partes que he leído) y de muy recomendable lectura para los interesados: Entre Casandra y Clio:  una historia de la Filosofía de la Historiade la profesora Concha Roldán.

Vamos a utilizar mucho la palabra progreso en la entrada y quiero aclarar que entiendo por progreso: un cambio fruto de una reflexión individual o colectiva (y por lo tanto no accidental sino intencionado y dirigido) hacía algo que suponga una novedad y una mejora o ganancia (en términos económicos o energéticos) para la sociedad que lo experimenta. Posiblemente es muy abstracta y sujeta a posteriores modificaciones, pero es lo mejor que he podido producir para una entrada de blog.

Posiblemente el componente de mejora o ganancia sea el más sustancial en el concepto de progreso, pero también el más complicado de objetivar, hacer operativo, de medir. Yo no tengo tan claro que el paso de un tipo de sociedad a otro suponga una mejora clara en todos los aspectos: siempre hay ganadores y perdedores. Y en muchas ocasiones la manera de pensar de las sociedades cambia sin que esté claro, al menos retrospectivamente, que sea necesariamente un cambio a mejor.

[Nota al margen: Aunque soy de los que comparto el proyecto de la Ilustración y lucharía para llevarlo hasta el final (esto implica sobre todo ahora mismo luchar para que se acelere el proceso de descubrimientos científicos), uno a veces duda de que en la sociedad se pueda hablar de progreso, pues este parecería implicar irreversibilidad. Una manera alternativa de ver el mundo cultural es pensar que hay varios tipos de sociedades posibles (el  lector habitual del blog conocerá el número exacto), dentro de cada tipo hay diversos variantes y la sociedad que se da en cada momento en cada entorno es la óptima (excepto en España claro, dónde suele pasar todo lo contrario  :-)) y lo que hay son transmutaciones de un estado a otro cuando cambian las condiciones del entorno o internas. Estas transmutaciones o cambios de un estado a otro  se pueden dar en una dirección u otra y por lo tanto no hay irreversibilidad. Esto explicaría la fuerza que  tiene el conservadurismo en muchas ocasiones. Incluso la fuerza de  posiciones regresivas. Conservación y progreso, dos fuerzas que mueven la sociedad. Igual hablaremos más adelante de  esto. Había redactado una versión anterior de esta nota que me quedó demasiado pesimista y no reflejaba lo  que en realidad quería decir.  Fin de  nota al margen].

Primero. Parece confirmarse que los racionalistas, desde Descartes hasta Leibniz no prestaron excesiva atención a la historia. No les interesó la reflexión sobre la historia como  actividad intelectual. El primero descartó a la historia como objeto de interés para la “ciencia” (entrecomillo pues este concepto estaba haciendo explícito en ese momento). El segundo fue historiador y por encargo trabajó bastante tiempo en la historia de una casa noble alemana, pero nunca la publicó y es posible que aunque haya reflexiones sobre la historia, su método y su sentido en sus escritos tampoco fueron excesivas o relevantes pues no han trascendido. Parece que de todos los racionalistas el que si dedicó más tiempo a la historia como disciplina intelectual fue el filósofo (de origen español), Espinoza.

Segundo. En el libro citado se repite una vez más la idea de que con el Cristianismo empezó la concepción lineal la historia rompiendo la concepción cíclica fatalista propia de las sociedades agrícolas del Mundo Antiguo.

En mi opinión (y seguramente estoy o repitiendo una idea ya expresada antes por múltiples investigadores de este tema o enunciando una idea que por algún motivo que yo desconozco es incorrecta; lo digo porque a mi me ha parecido evidente y por lo tanto cualquiera de las dos situaciones señaladas son posibles) sí hay una ruptura de la  circularidad o concepción cíclica, pero la linealidad lo es en sentido vertical: con el Cristianismo se crea un plano (o dos) paralelo (s) al plano del mundo real situado por encima (por debajo) de él y la dinámica histórica deviene en una secuencia de caída y elevación. Además en lo teológico se pasa de la inmanencia de  la Antigüedad a una trascendencia explícita que nace como concepto filosófico en este periodo y predomina luego en la Edad Media como concepto teológico. La presencia de trascendencia / inmanencia en el Judaísmo del Antiguo Testamento no está clara. Si no recuerdo mal la trascendencia en el Cristianismo es más  un concepto de la tradición filosófica griega (platónico, pero en la variante de Plotino) que del Judaísmo.

[Actualización. sobre la Historia de la Filosofía Medieval (y por lo tanto de la relación entre religión y razón en las tres religiones Abrahámicas, debemos de recomendar el libro de mismo título de Etienne Gilson gran experto en la materia, aunque también parte interesada. Según afirman en este otro libro, cuyo autor desconozco, la trascendencia sí está ya en el Antiguo Testamento (Introducción, 1.3, 1.4 y 1.5). Para mi esto es discutible y no es la primera impresión que uno se lleva leyendo este texto. Otra cosa es el Nuevo Testamento dónde ya es patente la influencia de la filosofía griega. Y otra cosa son las interpretaciones posteriores, medievales, dentro del propio judaísmo. Si el judaísmo nace en el periodo en el que los expertos afirman que nace, entiendo que la trascendencia era un concepto todavía desconocido en Oriente Medio. O quizás el AT sea un texto de transición en el  que coexisten inmanencia y trascendencia, tal y como parecen afirmar aquí (los exegetas científicos hablan de dos redactores en determinadas partes). En cualquier caso si se aísla un texto cualquiera de su contexto intelectual (es decir de otros textos del  mismo género redactados en la misma época), se puede encontrar en él  lo que se quiera: texto sin contexto, puede ser fácil pasto de fantasía.  ¿ Conocemos acaso la fecha en que se redactó este texto ? ¿ Conocemos otros textos similares ? Pero ya digo que no soy experto y puedo estar equivocado. Fin actualización]

En el contexto y lógica del Judaísmo del cual surge el Cristianismo, como herejía, la venida (bajada) de la figura central de esta religión (del Cristianismo) al mundo real supuso de alguna manera el fin de la historia. Los hitos de la  vida de esta figura central (resumidos entre otros textos en el Credo y expresada de manera  más detallada en los Evangelios) suponen la construcción de una vida ejemplarizante, de un camino a seguir, que mostraría la vía de la elevación al plano superior (lease salvación), la vía de la trascendencia (no entramos en el bizantino debate obras / gracia pues es irrelevante a nuestros efectos). Todo lo que no sea seguir este modelo ejemplar pierde importancia. Por ello desaparece durante unos siglos la historiografía heroíca (de gestas guerreras) que había predominado en la Antigüedad, muy en consonancia con la concepción cíclica  y que no se ajustaban a los nuevos valores, y surgen otros géneros historiográficos: por ejemplo, la hagiografía.  Hay que comentar que la hagiografía no es el único género histórico de esta época, pues convive por ejmplo con las Crónicas o Cronicones, típicas de la Alta Edad media (también este genero, que suele caer en el providencialismo, puede enmarcarse en general dentro de parámetros religiosos). El resurgimiento de este género (la historiografía heroíca) de nuevo en la baja Edad Media podría interpretarse como un signo de la emergencia  de una nueva sociedad o de sociedades parecidas a las que dieron vida, en un momento anterior a este género.

No tengo claro, como creo que he leído en alguna parte, si el Judaísmo sí puede haber sido raíz de la linealidad asociada al progreso. Es cierto que esta religión mira en el plano real horizontal (la supuesta venida no será en forma de un asteroide caído del cielo sino de un ser real, digamos con cromosoma Y y todo; a modo de contraste, dudo mucho que se pueda hablar de este tipo de rasgos con respecto a la figura central del cristianismo),  en cierto modo, más al futuro que al pasado, y que su concepción del futuro es (provisionalmente, siempre provisionalmente) abierta. Pero también su mirada hacía el futuro siempre lo es en relación a un evento o acontecimiento muy determinado cuya realización no está claro tenga mucho que ver con el progreso tal y como este se entiende desde la Ilustración. Uno duda incluso si en realidad la mirada hacía el futuro del Judaísmo no es más que la mirada hacía un espejo que se encuentra delante pero del que se espera refleje sólo una luz brillante que viene del pasado. ¿ Y no será esta luz al final un espejismo ?. Tema a estudiar con mayor profundidad.

Actualización 16 de agosto 2014. Para rastrear la idea de historia en el judaismo rabínico (es decir el que se desarrolla, aproximadamente, en Palestina y en Babilonia tras la destrucción del Segundo Templo y la caída de los Abásidas /entrada de los Buyíes, período durante el cual emergen instituciones como el Patriarcado en Palestina,  el Exilarcado en Babilonia, el rabinato, las “academias” rabínicas, la sinagoga (que no tenía sentido mientras existía el Templo; aprendo con sorpresa que el de Jerusalem, hubo templos judíos también en Egipto: primero el de Elefantina en Nubia, acreditado en el sV a.n.e y supuestamente anterior a la conquista persa aqueménida y después el templo de la tierra de Onías, concretamente en Leontopolis, cerca de Heliopolis unos kilómetros al norteste de El Cairo; este segundo fue fundado en tiempos de los Ptlomeos, concretamente por el VI de este nombre, 186-145 a.ne. por Oneas IV que se exilió de Palestina por no haber sido nombrado Alto Sacerdote; auqí se instalaron por lo visto muchos judíos en esta época), la Mishnah o Tradición Oral y el Talmud (si bien parece que hubo comunidades judías importantes en Palestina, Babilonia y Egipto, en esta última zona no se desarrolló un Talmud)) se puede leer El Judaísmo Clásico de Stemberger (ed. 2011) y La idea de historia en el judaísmo rabínico (2004), este último con la precaución habitual ya que está escrito por un rabino).

Y tampoco tengo  muy clara la concepción de la historia en el Islam y si difiere mucho de la linealidad vertical anti-progresiva cristiana. En esto parecería más bien que ambas son muy similares: el Mesías, si es el verdadero entiendo que tendría que ser necesariamente el último (de acuerdo con el Judaísmo, aunque según esta religión y según cualquier interpretación coherente con sus escrituras, concretamente el Antiguo Testamento, tal evento no ha sido todavía realizado), como último es de manera radical y muy explícita según las escrituras del Islam, el último Profeta. El Islam sería una mezcla entre el Judaísmo, con su Ley expresada en su texto central, el Corán, pero también de alguna manera ejemplerizante, en cuyo caso hay que recurrir a los dichos del Profeta, los Hadiz, y en este se parece al Cristianismo. El chiísmo es todavía más parecido al Judaísmo pues incorpora una figura mesiánica, el Mahdi, que entiendo también sería una figura real. Para que se entienda, con cromosoma Y. Cuando se habla de filosofía de la historia en un marco islámico, hay que hablar de Ibn Jaldún, por cierto también de origen español (para que luego digan que aquí no hay intelectuales :-)), autor que todavía no he leído en profundidad. ¿ Se sale la filosofía de la historia de Ibn Khaldun de la linealidad vertical o se mantiene siempre dentro de estos parámetros ? No está claro. Aquí  afirman que carece de idea de progreso y en sus ciclos que describen la dinámica de las sociedades  se vuelve al punto inicial y por lo tanto su concepción de la historia es circular (no aparece el concepto de espiral). Aunque las realidades que explica parecen moverse siempre en el plano horizontal, es conocido como Asharita (lo cual no deja de sorprenderme) y por lo tanto no puede negar la existencia e interacción de / entre un plano superior e inferior.  De hecho en sus ciclos, los momentos más brillantes son aquellos en los que los dos planos se tocan. Sin embargo su concepto de historia como la narración del desarrollo y cambio de la sociedad parece el correcto (aunque no supo ver la posibilidad de la sociedad industrial) y por ello merece plenamente el título de padre de las Ciencias Sociales que se le ha concedido.    En fin, otro tema a estudiar.

[Nota al margen sobre genealogía genética y religiones Abráhamicas: como esta es una entrada de una serie en la  que principalmente hemos hablado de genealogía genética, cabría preguntarse, incluso en el caso del Cristianismo dónde la realidad biológica de su figura central es más bien oscura (los interesados pueden leer esta entrada o cualquiera otra sobre el mismo  tema, de las  muy abundantes que existen en internet), que cromosoma Y tendrían todos estas figuras del pasado o las que se supone que están por venir.

De haber existido en la época en la que se redactaron, seguramente se hubiese incluido en los textos principales de las diferentes corrientes un test genético (no sabemos cual habría sido la plataforma elegida) entre los parámetros que tales figuras deben cumplir. Dejamos la solución a estos problemas de genealogía genética a los especialistas.

Desde el punto de vista de este blog, con respecto a lo que pueda pasar en el futuro, tal y como hemos expresado en las diferentes entradas tituladas Imperialismo Computacional, si algo tiene que venir, ya no será en forma de ser humano sino de algoritmo, de programa informático. Será por lo tanto un código, un código que contenga conocimiento científico. Y se podría hablar de cromosomas si y solo si este código es parecido o de alguna manera idéntico al código genético.

Aunque esto pueda sonar a boutade de un apasionado de las ciencias computacionales, si el lector lo piensa dos veces, esta solución sobre lo que está por venir, es compatible con las creencias aparentemente divergentes en determinados aspectos de las tres corrientes Abrahámicas. Posiblemente la única. Y podría posibilitar un avance con respecto al estancamiento intelectual (dogmatismo rutinario) en el que se encuentran los verdaderos seguidores de estas tres creencias (los literalistas): ¡ A programar !🙂

De momento no voy a desarrollar este tema, pero el lector que conozca mínimamente estas tres corrientes podrá llegar por si sólo a determinar porque esto es así. Realmente, pese a que mi posición con respecto a este tipo de creencias deberían de estar claras para el lector,  cuando hice este descubrimiento, me pareció un gran hallazgo (como me lo pareció la linealidad vertical, que todavía no se si es descubrimiento…).

Y como los ordenadores ya superan en rendimiento en casi todo a los humanos, eso que hemos ganado con el cambio🙂. Quien sea el inventor o descubridor de este código es completamente irrelevante. Fin de  nota al margen].

En definitiva, aunque hay autores que quieren colgar a una o varias de estas religiones la medalla del progreso tal y como lo entendió la ilustración (sobre esto se puede leer por ejemplo el libro que se crítica en este artículo o este otro libro; el segundo lo he leído y ya adelanto  que es bastante flojo), no parece que esto sea legítimo.  Y cuidado con colgarse medallas que uno no se merece: pueden acabar ahogando. Por otra parte el por qué se pasó de la concepción circular a la concepción lineal pero vertical y si este cambio vino  acompañado o causado por algún cambio sociológico relevante es otro tema que se debería estudiar.

Tercero. Realmente si la historia con idea de progreso es la narración de los cambios en la sociedad, del desarrollo sociológico, como pensamos, esta no pudo surgir ni en la Antigüedad ni en la Edad Media pues el observador de esas épocas, cuando miraba al pasado no veía nada diferente. Sin embargo el observador del Renacimiento, por motivos que desconozco, si veía al pasado con admiración, pero desde un punto de vista nuevo, superior. Quizás el descubrimiento / conocimiento de nuevas sociedades que vivían en estadios de desarrollo diferentes, descubrimiento que tuvo lugar en fase de los descubrimientos geográficos, tenga algo que ver con esto. Y esto es perfectamente contrastable de manera empírica: ¿ fueron anteriores los descubrimientos geográficos a la emergencia de una concepción de la historia asociada al progreso o fueron posteriores ?. Ya se sabe que la idea de progreso, de manera explícita, consciente y anti-trascendente, no emerge hasta la Ilustración. Es en este momento cuando el plano superior les parece a algunos un puro espejismo y el norte de la brújula de la historia cambia hacía una dirección horizontal, dirección en la que todavía se mueven, afortunadamente, algunos, aunque sin tener muy claro cual de los ángulos del plano horizontal es el correcto. ¿ Quien podría saberlo ? Y sin embargo no parece que el proceso de Desarrollo Histórico sea tan ciego como el proceso Evolución Biológica.

Cuarto. De nuevo el libro se centra en lo que podría llamar la tradición occidental y creo que sería muy recomendable que alguien escribiese un libro similar incorporando la concepción de la  filosofía de la historia de otras grandes tradiciones, como las representadas por las religiones dhármicas, por las filosofías del Extremo Oriente o incluso concepciones pre-agrícolas.

Yo cuando leí sobre estas otras tradiciones hace años llegué a la conclusión de que se movieron en todo momento en esquemas cíclicos e inmanentes pero me gustaría leer una opinión más documentada de especialistas.

Por otra parte, según nos cuentan estos mismos, pese a estar estas tradiciones no occidentales más apegados a la realidad tal y como la percibe el hombre no fue aquí dónde emergió una concepción consciente de la Ciencia.

¿ No será entonces necesario trascender primero la rueda de la fatalidad para evitar que nos atropelle, y luego tras evaporarse los espejismos de uno u otro desierto volver a rodar con ella viendo el trazado de su movimiento con nuevos ojos ?

Para responder a esta pregunta quizás haya que recurrir a los griegos: aunque determinadas corrientes filosóficas griegas si  conocían el concepto de trascendencia, nunca se salieron de la concepción cíclica,  ni tuvieron una idea de progreso. Y sin embargo se afirma que si que floreció una cierta ciencia, que bebió de conocimientos que encontró en su entorno Mediterráneo y cuyos desarrollos fueron en determinados momentos brillantes y anticiparon descubrimientos posteriores, pero que acabó languideciendo.

¿ Era realmente ciencia la filosofía natural griega ? ¿ Que le  faltaba a la filosofía natural (ciencia) griega para morir  sin casi dar batalla ante rivales más débiles ?

Para no extendernos más, terminamos esta entrada con esta pregunta que de hecho queda un poco al margen de la temática tratada en otro puntos. El lector interesado en el contraste entre la ciencia griega y la ciencia moderna puede leer este ensayo de 1920 de Charles Singer, lo único que he encontrado sobre el tema de momento. Sobre Charles Singer puedes ver su entrada en Wikipedia. Me ha gustado el artículo pues a su entender la ciencia griega languideció por problemas de secretismo (tema sobre el que hemos hablado largamente en este blog).

[Nota al margen: he llegado a sacar de la biblioteca dos libros más relacionados con esta temática, el clásico de Marc Bloch (Apologie pour l’histoire ou métier d’historien. 1941) y uno de Gaddis: The Landscape of History: How Historians Map the Past pero finalmente no los leí. También estuve ojeando/hojeando un libro colectivo titulado What is history now ? inspirado en el libro de Carr. Sólo leí completo el capítulo final de Fernández-Armesto y como casi todo lo que escribe este popular historiador me gustó. Está a la altura de Carr y además habla de temas muy relacionados con esta serie de entradas dedicadas a la genealogía genética. Habla también de la difícil relación de la historia con la televisión (relación sobre la que tiene experiencia directa). No puedo valorar los otros capítulos redactados por diversos especialistas de diversos campos de la historia. Fin de nota almargen]

Terms and conditions: 1. Any commenter of this blog agrees to transfer the copy right of his comments to the blogger. 2. RSS readers and / or aggregators that captures the content of this blog (posts or comments) are forbidden. These actions will be subject to the DMCA notice-and-takedown rules and will be legally pursued by the proprietor of the blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: