Internacionalización. Derecho internacional privado.

Entrada en construcción. 

Aunque debido a la agresión sufrida en Internet por mi parte por un ciber-criminal, un delincuente, un individuo de nacionalidad y residencia desconocida e inasignable, dedicado a diversas actividades fraudulentas en la web, y que actúa con total impunidad (todavía, casi un mes después de la agresión, no hay una solución plenamente satisfactoria, ni por parte de este ni por parte de los completamente inoperantes servicios de asistencia al usuario del buscador google; inoperantes en esta ocasión, aunque debo de reconocer que en una  anterior en la que no había implicadas terceras partes reaccionaron con rapidez) había decidido abandonar la actividad bloguera (en realidad me planteo varias alternativas: cese total de actividades e incluso borrar todo lo que he publicado que no tenga que ver con la patente USA; cese total borrando solo algunas entradas; cese total dejando el blog tal y como está; seguir publicando sobre los temas de mi interés, pero sólo entradas cortas con compilación de enlaces sobre cada categoría con breves comentarios introductorios o seguir como antes) he decidido publicar de momento esta entrada sobre una rama del Derecho que está cobrando, por la globalización, cada vez más importancia, el Derecho Internaccional Privado (DIPr).

Mi interés por esta disciplina se debe a motivos tanto profesionales (un caso realmente complicado relacionado con un cliente) como no profesionales (el caso Nasas Nami  / buscador  de Google) y la quiero estudiar en profundidad. Como  acaba de terminar un proyecto en el que colaboraba (con Panamá), ahora tengo un poco de tiempo y quiero hacer una entrada que resuma lo más relevante sobre este campo del derecho y compile enlaces interesantes.

Ya se sabe que la mejor manera de aprender algo es escribir una entrada de blog al respecto🙂. Como siempre, alguna pincelada de humor para hacer más  llevadera una materia tan árida (esto no lo puedo evitar y es otro de los motivos por los que estoy pensando dejar de bloguear. Lo que a uno hace gracia a otros les puede sentar mal).

1. El DIPr como derecho aplicable a casos dónde uno de los elementos del caso es extranjero.  Su complejidad. 

No hace falta recordar que los sujetos del Derecho Internacional Público son los Estados. Al contrario los sujetos del Derecho Internacional Privado (DIPr.), a veces llamado Derecho Civil Internacional, son las personas privadas (físicas, es decir las de carne y hueso o las ficticias, las llamadas personas jurídicas, por ejemplo las sociedades limitadas).

Dicho esto, simplificando mucho, trata esta rama de los casos de derecho privado en los que hay implicado un elemento extranjero.  El elemento puede ser el agente, la cosa o el  bien implicado (no se muy bien porqué en derecho lo llaman elemento real)  o la acción.

Por ejemplo (completamente ficticio) un contrato de compraventa firmado en España, de un bien localizado en España y registrado en España cuyo propietario y vendedor es de nacionalidad española y residente en España y cuyo comprador un ciudadano de EEUU residente en EEUU (de acuerdo, su mujer es española :-)) tendría un elemento “agente” extranjero, el ciudadano de EEUU (desde el punto de vista del juez español).

Por ejemplo (completamente ficticio) un contrato de compraventa de un bien inmueble localizado en Panamá y registrado en Panamá (no, el bien no es una ampliación de un canal) por parte de dos ciudadanos, comprador y vendedor,  ambos de nacionalidad española y residentes en España, tendría un elemento real extranjero, el bien panameño.

Y por ejemplo (completamente ficticio también) un ciudadano de nacionalidad española y residente en España que publica en un medio de comunicación de nacionalidad argentina, por ejemplo un periódico de soporte papel (¿ todavía existen ?), una  información falsa, una injuria, una calumnia, sobre otra persona de nacionalidad española y residente en España, tendría como elemento extranjero, la acción de publicación en un medio argentino con difusión en Argentina. Recordemos que en el derecho nacional suele regir el principio de territorialidad.

Obviamente se han presentado casos tipo los más sencillos posibles, para que el lector pueda identificar fácilmente que elementos pueden tener el rasgo de extranjería. La realidad puede y suele ser mucho más compleja, lo que hace que este campo del derecho sea realmente interesante (un ejemplo de caso extremadamente complicado, tal y como se está viendo es el de la Ampliación del Canal de Panamá;  ojo, más complejo todavía es el Derecho Internacional Público, ya que en general trata de problemas que no tienen solución, se miren por dónde se miren).

De cualquier manera, los problemas NP-completos no le llegan, en cuanto a complejidad, ni a la suela de los zapatos a algunos problemas de Derecho Internacional Privado. Por otra parte la complejidad del DIPr es completamente artificial y podría (debería) desaparecer de un plumazo: con la desaparición de los Estados y la emergencia de una Ley o Normativa Global, cada vez más necesaria en mi opinión. Lamentablemente, también esto, aunque tenga una formulación tan sencilla, es mucho más complicado de implementar que encontrar una solución al problema P vs. NP.

Sobre esto una cosa está clara: aunque claramente el traje DIPr le queda ya pequeño al Globo terráqueo político (sometido a un proceso acelerado de globalización), hasta el punto que se podría decir que el traje ha reventado por todas partes y este Emperador va dando vueltas por el Universo ya completamente desnudo y nadie sabe que hacer al respecto. La situación recuerda mucho a la Europa del Antiguo Régimen, con múltiples y absurdas fronteras para Estados de un tamaño ya inviable que no hacen más que estorbar al sector privado. Hace falta un nuevo Emperador que, como Napoléon en su tiempo ponga esto en orden (tendría que hacerlo mejor claro: Napoleón tenía tan buenas intenciones como breve fue su Imperio, aunque a largo plazo las consecuencias fueron las que fueron). Y estando la situación tan mal como está en este aspecto, todavía hay individuos, por otra aparentemente razonables en todo lo demás, que quieren añadir más fronteras…

2. Competencia y Ley aplicable. 

Lo que se resuelve en este tipo de derecho, en el DIP,  no es tanto el caso en concreto, como más bien cuestiones que son previas a la solución del caso, básicamente sobre dos tipos de cuestiones:

Competencia o tribunal competente: sobre qué tribunal es competente (es decir los tribunales de qué país).

Ley o derecho aplicable: es decir sobre que ley es aplicable (de nuevo la de que país).

Las dos cuestiones serían independientes. Sería posible, al menos teóricamente, que por ejemplo sea competente, que pueda juzgar un caso con elemento extranjero, un juez español, pero aplicando la ley de otro país; y también que el tribunal español no sea competente y reenvíe el caso a un tribunal de otro país y un vez allí, la  Ley aplicable a alguna de las partes sea la española.   

Una vez decididas estas dos cuestiones (y la decisión siempre es judicial), el caso se convierte en un caso de Derecho Nacional Privado, de Derecho Civil en cualquiera de sus ramas (seguridad personal/responsabilidad civil, derecho de familia, derecho mercantil, derecho intelectual / IP) o en su caso de Derecho Penal.

Una vez decidido sobre tribunal competente y ley aplicable, una vez resuelto el caso por un tribunal local o  extranjero aplicando una ley local o extranjera, hay una tercera cuestión importante, que cae ya dentro del campo del Derecho Procesal Internacional. Es posible que el elemento agente del caso, la persona implicada, encausada esté en un Estado o territorio diferente de aquel al que pertenecen los tribunales competentes que han juzgado el caso. Cuando se da esta situación hay  que gestionar el reconocimiento y ejecución de esta decisión judicial extranjera en ese territorio. Además de estas dos, también hay otras materias del Derecho  Procesal Internacional:  asistencia judicial internacional, validez internacional de documentos probatorios, notificación internacional, etc…

Resumiendo el DIPr trata de materias como la competencia internacional, la ley aplicable y el reconocimiento y ejecución de sentencias en casos dónde hay elementos extranjeros.

Y para decidir sobre estas cuestiones hay que decidir sobre una previa, las fuentes del DIPr.

3.  Fuentes del DIPr. 

Hablar de esta cuestión es hablar de un tema absolutamente laberíntico, laberinto cuya dificultad sólo es superada, en mi opinión, por la web de atención al usuario del buscador Google. No obstante, y de nuevo simplificando  mucho,  de arriba abajo, se pueden citar como fuentes del DIP:

DIPr. convencional. Los convenios internacionales multilaterales globales o regionales  (yo incluyo aquí a los tratados de adhesión a la UE y toda la normativa emitida por ésta a los que generalmente se llama DIPr. Institucional).

–Los tratados internacionales bilaterales. 

–Las normas nacionales (sean leyes, costumbre o de  tipo jurisprudencial) con contenido específico de DIPr.  Suelen estar contenidas en los Códigos Civiles, en aquellos países que sigan la tradición jurídica de la codificación.

–las normas nacionales (idem anterior) con contenido no específico de DIPr, pero que contengan artículos relacionados con esta temática.

Enlaces:

El programa de esta asignatura en la UNED.

Programas sobre la asignatura en la Universidad de Granada. Se incluyen los de otra asignatura relacionada, una especialización del DIPr. el derecho de los negocios internacionales o del comercio internacional.

Un manual práctico sobre la disciplina.

Una página web desde la que se puede acceder a múltiples fuentes de DIPr.

Una página web de un profesor de esta asignatura en la Universidad de Murcia con múltiples enlaces de todo tipo. (última actualización 2 de febrero de 2014).

Para los lectores españoles un libro básico y fundamental de la editorial Tecnos: Legislación básica de derecho internacional privado, Edición 23º 2013.

Una página web que contiene Tratados bilaterales firmados por España en diversas materias. Aunque la lista es larga, no parecen muchos.

 

Terms and conditions: 1. Any commenter of this blog agrees to transfer the copy right of his comments to the blogger. 2. RSS readers and / or aggregators that captures the content of this blog (posts or comments) are forbidden. These actions will be subject to the DMCA notice-and-takedown rules and will be legally pursued by the proprietor of the blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: