Desarrollo. Proyectos de cooperación y proyectos científicos financiados con fondos públicos. ¿ Verdadero despilfarro ?

(Disclaimer.  en lo que sigue aparecen sólo mis propias opiniones,  en ningún caso las de las entidades con las que colaboro). 

1. Introducción. 

He leído una entrada en un blog, relacionada con la Cooperación al Desarrollo de financiación pública en general y en concreto con la cooperación destinada a financiar la agricultura orgánica. La entrada está redactada por un científico español que por lo que he visto trabaja para entidades públicas.

Pero al leerla, y aunque sé que su caballo de batalla son más los productos orgánicos que los proyectos de cooperación,  lo que dice con respecto a estos me  ha parecido bastante inexacto, tanto en general como en lo relativo a los proyectos agrícolas de tipo orgánico. Un cínico interpretaría que la escasez de recursos públicos en España sea causa de rencillas entre aquellos colectivos que viven de estos fondos para maximizar sus propios ingresos (por ejemplo cooperantes y científicos). Pero quiero pensar que no estamos en esto y que el científico ha intentado realizar un análisis lo más objetivo y honesto posible. 

Parece más bien que le ha llegado un eco de campanas bastante distorsionado, el mismo que le llega al público en general sobre la cooperación. Pero de un científico serio (es posible que sólo busque polémica para generar audiencia y esto podría excusarle) uno esperaría un análisis diferente, menos ingenuo que el que haría cualquier persona del público general.

Cómo he trabajado en ocasiones en proyectos de cooperación (nunca como cooperante, siempre como experto) y en concreto en proyectos de comercialización de productos agrícolas (algunos orgánicos) y también conozco el mundo de la ciencia (aunque más desde fuera), creo que tengo algo que aportar al respecto. Sirva esto como disclaimer y tenga por lo tanto en cuenta el lector que soy parte interesada (pues no descarto volver a participar en proyectos de cooperación en el futuro).  Por otra parte reconozco que yo mismo puedo ser crítico con los proyectos de cooperación como herramienta de desarrollo. Pero hay críticas documentadas y críticas indocumentadas.

En lo que sigue voy a comentar algunos puntos de la entrada que se refieren tanto a la cooperación en general tanto en lo que respecta a la cuestión de proyectos agrícolas orgánicos. Mi intención es más informativa que polémica. Inicia el bloguero la entrada con un comentario también muy discutible y simplificador sobre África realizado por otro bloguero, tema complejo sobre el que no voy a hablar por no alargar demasiado la entrada.

2. Con respecto a la Cooperación en general, dice por ejemplo,

Si tienes un dinero limitado y unos recursos limitados, pero de verdad quieres ayudar al desarrollo de una región lo normal sería asegurarte que el proyecto que propones vaya a funcionar y que sus resultados sean cuantificables, de hecho en el MIT hay un laboratorio que se dedica solo a esto, a estudiar que proyectos solidarios van a tener más impacto con menos recursos. 

Este comentario no podría ser más naïf.

¿ Financiar proyectos con resultados estériles es algo que sólo se da en los proyectos de cooperación al desarrollo, públicos o privados, o también en los proyectos científicos, públicos o privados ?

Creo que lo honesto sería reconocer una y otra actividad son de riesgo tanto en tiempo  como en resultado y por lo tanto no es sencillo conocer su resultado final por anticipado. Y más en el primer caso que en el segundo pues la capacidad de predicción en este depende de unas ciencias mucho menos avanzadas, las sociales.

Al igual que no se sabe que proyecto científico dará el gran resultado digno de un Premio Nobel, pese a que en el sector se pone mucho énfasis en la replicación, tampoco se sabe que proyecto de cooperación tendrá resultados positivos en términos de desarrollo del país en el que se interviene. En muchas ocasiones se debe de pensar en un proyecto de cooperación más como en un experimento económico o social que en otra cosa. Experimento, que al igual que un proyecto científico puede dar los resultados esperados o no. Por todo ello personalmente aplaudo la reciente iniciativa del MIT. ¿ Pero debemos de esperar a que tengan resultados definitivos ? ¿ Como los obtendrían si no se realizasen proyectos ?

Y tanto en lo que respecta a los Proyectos de Cooperación como en lo que respecta a los Proyectos Científicos cabría preguntarse si la tasa de fracasos es mayor cuando la financiación es pública o privada. Apuesto que en lo que respecta a los proyectos científicos, es mayor en la  primera. Veo más difícil  comparar esto en los proyectos de cooperación, al menos en España dónde casi toda la financiación es pública.

Por otra parte, cuando habla de resultados cuantificables  me pregunto si el autor de la entrada conoce el ciclo de los proyectos de cooperación, y ha oído hablar alguna vez, por ejemplo, del instrumento de planificación Marco Lógico (universal, que yo sepa se utiliza en todos los proyectos de cooperación), la linea de base (que no se realiza siempre) y otros aspectos de la cooperación cuyo objetivo es precisamente ese, cuantificar. Me temo que no.

o dice,

El problema es que la gente que distribuye el dinero y la que lo recibe no tiene porque ser la más capacitada ni el proyecto el más adecuado. 

Y a continuación pone una serie de ejemplos que demuestran que obviamente desconoce bastante la AOD. Da la impresión de que todavía tiene la imagen de la cooperación al estilo marquesas. Pero este es el estereotipo que aunque pueda reflejar en parte la realidad, no es un reflejo fiel sino bastante distorsionado de un sector cada vez más profesionalizado.

Empezamos primero con la parte descriptiva. En todo proyecto de cooperación hay varias partes:

–una Entidad Financiadora (EF, normalmente pública, que aporta el dinero pero no ejecuta  el proyecto; su relación con este suele ser puramente documental),

–una Entidad Beneficiaria (EB) de estos fondos, en general una ONG, una ONGD, pero no necesariamente, también hay Asociaciones que no entrarían dentro de  lo que se percibe como ONG o incluso empresas privadas.  Esta parte es responsable de la coordinación del proyecto. Entre otras cosas que la aplicación de estos fondos se destinen estrictamente a los objetivos del proyecto.

–un Socio Local, cuando la ejecución se realiza en terceros países, como suele ser el caso; el socio local puede ser otra ONG, una entidad pública como una Universidad etc…,

–unos Beneficiarios, por ejemplo una serie de comunidades agrícolas localizadas en el interior de un país y a una altura considerable.

–y una serie de expertos en las materias sobre las que consista la intervención del proyecto, que en general son los responsables reales de la ejecución bajo la supervisión en cuanto a los gastos y otros temas se refiere de la entidad beneficiaria. Como la EB es la responsable de la buena gestión de los fondos y en general, según los convenios que se firman, incluso podría tener que devolverlos, se asegura bien de seleccionar los expertos.

En las Normas de Justificación, que emite el financiador, y en el Presupuesto del Proyecto, que aprueba el financiador, se específica que parte de los fondos asignados le corresponden a cada una de estas partes. Es importante señalar que en ocasiones,  es bastante frecuente, se puede dar el caso de que el Socio Local sea un Organismo Público, por ejemplo un Ministerio o incluso un Parlamento, y que los Beneficiarios del proyecto sean empleados de estos organismos, en cuyo caso tiene perfecta lógica que los fondos se destinen a políticos o funcionarios del país en el que se opera. ¿ O es que, si de lo que se trata es, por ejemplo, de mejorar la regulación o las políticas públicas de incentivos del sector de productos orgánicos  sería mejor destinar el dinero a comunidades de campesino pobres ?  No creo que sea esto lo  que defienda el autor.

Sobre la asignación de fondos a proyectos, aunque también he colaborado en proyectos redactando (y ganando) ofertas, desconozco como funciona el tema en profundidad, pero entiendo que hay básicamente dos maneras:

–bien la entidad financiadora abre una línea de fondos y acepta propuestas  de proyectos por parte de las entidades beneficiarias,

–bien define unas líneas de intervención con presupuestos cerrados a los cuales licitan las diferentes entidades beneficiarias (esto sería igual que por ejemplo,  que un gobierno dote fondos de cooperación para hacer una carretera en un país africano y que liciten diversas empresas de construcción; no es un ejemplo ficticio: la ccoperación al desarrollo también incluye proyectos de infraestructuras, e incluso proyectos científicos…).

No conozco bien como seleccionan las ofertas ganadoras, pero  me  imagino que al igual que en los proyectos científicos, tendrán un algoritmo más o  menos explícito  que asignará puntuaciones a proyectos y ganará el de mayor puntuación.

Seguimos ahora con la parte de valoración. Siendo esto como es, se puede

–criticar a la herramienta en sí (es decir se puede considerar que la cooperación con financiación pública no es una buena herramienta de desarrollo y clausurar este tipo de actividades),

–criticar al modo en que esta se utiliza, es decir, el problema no sería tanto la propia herramienta sino la asignación de los fondos, el tipo de proyectos que se financian, por ejemplo porque el criterio de asignación sea ideológico.

–o se puede criticar el modus operandi  de la herramienta. En este caso, se puede considerar que se debe de destinar dinero público a los proyectos de cooperación, que el tipo de proyectos que se financian son adecuados pero que lo que falla es la propia organización de estos. Ya solo con ver la descripción de las partes que he realizado, cualquier se podrá  habrá

Diría que exactamente las  mismas  objeciones se pueden realizar con respecto a la financiación pública de proyectos científicos. Aunque me gustaría, todavía no he participado como parte en ninguno, ni en la parte de ejecución (salvo en el mio,  que me estoy financiando yo mismo) ni en la parte de gestión (idem).

No me queda clara la posición del autor de la entrada con respecto al primero ni al tercer punto a valorar (no recuerdo haber visto ningún argumento sustancial al respecto), y toda su crítica parece centrarse en las interferencias  de aspectos ideológicos sobre los proyectos de cooperación. Yo tampoco tengo clara mi posición sobre estos dos puntos en cuanto a la cooperación (con respecto al primero sí he llegado a la conclusión de que tratándose de dinero público, sería difícil organizarlo de otra manera; y que pese al overhead, sería mucho peor dar el dinero directamente a las comunidades) pero si tengo más clara mi opinión sobre estos dos puntos en lo relativo a los proyectos científicos: no creo que la financiación pública sea una buena herramienta para el avance de la ciencia; creo que existe abundante despilfarro en la financiación pública de proyectos científicos, en España y en todo el mundo; y creo que existe una alternativa que no es perfecta pero funciona mejor: la financiación privada de la ciencia. Ya hemos defendido esta posición en otras entradas.

Con respecto al tercer punto puede ser que la Cooperación esté en parte ideologizada (tanto con matiz religioso o político) y en parte politizada (en ocasiones es una herramienta de política exterior; no en vano las agencias de cooperación suelen estar vinculadas a los Ministerios de Asuntos Exteriores). Si él lo afirma, me gustaría conocer en que datos se basa, es decir si ha ido más allá de sus impresiones más inmediatas. Me temo que no. 

Se debe de tener  en cuenta  que todas las partes, tanto el responsable público, la entidad beneficiaria, el socio local y los expertos, tienen que dar cuentas al final del Proyecto (los beneficiarios no, pero se espera de alguna manera su participación, cosa que no siempre es fácil de conseguir).

Por centrarnos en los principales actores, el primero se debe en cuanto a los fondos públicos al control de la oposición y de la ciudadanía; en cuanto a las elecciones de proyectos, a sus electores. El segundo, la entidad beneficiaria a su financiador. En cuanto a mi experiencia profesional como experto, no tengo ninguna queja al respecto. Desconozco completamente la ideología de las entidades / personas con las que he trabajado en temas de comercialización y ellos la mía. Si alguna vez este tema ha salido, como en cualquier otra actividad (que no se la política) ha sido  profesionalmente irrelevante.  

Por otra parte, de nuevo  lo mismo se podría decir de los proyectos científicos que se financian. Que son producto de decisiones ideológicas (aunque aquí de manera más subterránea).  ¿ Podría ser esto de otra manera ? ¿ Podrían financiarse con dinero público proyectos de cooperación y/o científicos al margen de criterios ideológicos ? Quizás creando agencias técnicas independientes. ¿ Evitaría esto que se financiasen proyectos de cooperación de agricultura orgánica ? Posiblemente no, entre otras por las razones que exponemos a continuación. 

3. Con respecto a los proyectos de cooperación que financian la agricultura orgánica, no voy a entrar en el tema técnico sobre el cual seguramente estoy de acuerdo con el autor (mi única duda es si la agricultura orgánica es mejor para el suelo, organismo complejo dónde los haya o no; insisto, duda sobre la  que no me he documentado;  de cualquier manera es un tema que me genera bastante indiferencia).

Me voy a limitar al análisis económico de la cuestión, aspecto que me da  la impresión que el autor de la entrada no ha  tenido en cuenta.

Primero señalar que cuando he trabajado en esto, el producto orgánico era, cuando ha aparecido, un dato para mi, sobre el que no podía decidir. Me tenía que adaptar a él. Pero enseguida me he dado cuenta que la elección del producto orgánico era más por motivos económicos que técnicos.

Pero veamos esto más en detalle y más en abstracto: 

–Primero, para el propietario de una hectárea, para cualquier agricultor, se trata de maximizar el rendimiento económico de esta corriendo el mínimo riesgo, producir el tipo de producto  que más beneficio le reporte.

–segundo, las comunidades pobres de estos países se encuentran en general localizadas en zonas apartadas dónde sólo por el difícil acceso al mercado de sus productos desde estas zonas (muchas veces no hay carreteraslo cual incrementa notablemente el precio del transporte), si produjesen productos agrícolas sin ningún tipo de especialización (por ejemplo no orgánicos), se quedarían fuera del mercado, sólo por el precio,

–tercero, el producto orgánico está mejor pagado que el no orgánico; el propio autor de la  entrada reconoce que hay un mercado para estos productos tanto en los países ricos como en los segmentos de población ricos de estos países menos desarrollados.

En estas condiciones de oferta  y demanda, no le será fácil deducir a cualquiera que una estrategia perfectamente válida desde el punto de vista económico es optar por producir producto orgánico para su comercialización en el mercado interno, o si se paga más en los mercados externos, es decir para  su exportación, aunque luego el país tenga que importar producto no orgánico para su propio consumo. La alternativa sería abandonar las zonas, que estas poblaciones migrasen, por ejemplo a los países ricos.

Por ello me da la impresión de que el  autor no conoce ni el principio de la ventaja comparativa (que primero expresó Ricardo y la única proposición no obvia de la  economía según quiso argumentar Samuelson), ni  la predominancia del comercio  interindustrial en el comercio internacional (que entre otros ha estudiado Krugman), ni tiene un mínimo de rudimentos de marketing.   Lamento no disponer de tiempo para profundizar en estos temas.

Insisto, con esto no quiero decir que el bloguero no pueda tener razón en lo técnico, que lo que diga no sea la verdad científica, no lo sé, sino que esta verdad científica podría ser completamente irrelevante (o incluso perjudicial) de cara al desarrollo económico de estas zonas,  si lo que se quiere es desarrollarlas y no abandonarlas.

Y creo que las comunidades agrícolas más o  menos pobres no son las únicas que se adaptan a las preferencias del consumidor, aún cuando estas no estén basadas en la verdad científica. Por decirlo de otra manera, y espero que esto no se interprete mal, digamos que no son los únicos que juegan con la verdad. También muchos científicos que reciben subvenciones públicas, que tienen que optar entre descubrirla lo más rápidamente posible, entre divulgarla lo  más rápidamente posible, e incluos entre seguir pidiendo subvenciones a sabiendas de que su línea no llevará a ninguna parte, y comer o mantener a  su familia durante más tiempo …

4. Conclusiones.

En todas las actividades hay tanto buscavidas como gente profesional que intenta realizar su trabajo lo mejor posible. Lamentablemente también en la ciencia. Pero hay que tener mucho cuidado con generalizar.

En todas las actividades, incluida la ciencia, es muy fácil seleccionar aspectos (lease proyectos) que aparentemente (y en la realidad tras un análisis más detallado, como quizás suceda con algunos de los proyectos que señala) pueden ser considerados ridículos en su contenido y un despilfarro en lo económico. Pero hay que tener mucho cuidado con generalizar.

Por ello de un científico que no quiera perder credibilidad, uno esperaría que aplique bien su método, se documente bien y sea prudente sobre aquello en lo que no es experto, antes de manifestarse públicamente, incluso en algo tan etéreo como la entrada de un blog. Creo que en este caso, por lo argumentado en esta entrada, no se han aplicado estos controles en algunos de los comentarios que realiza en su “artículo”.

No me gusta utilizar citas religiosas, pero lo de la primera piedra y lo del ojo y la paja vienen en esta ocasión al pelo. ¿ Como era? No intentes meter la paja en el ojo de tu contrincante;  podría darte primero con su piedra o algo así ¿ no? …:-)

Terms and conditions: 1. Any commenter of this blog agrees to transfer the copy right of his comments to the blogger. 2. RSS readers and / or aggregators that captures the content of this blog (posts or comments) are forbidden. These actions will be subject to the DMCA notice-and-takedown rules and will be legally pursued by the proprietor of the blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: