Sociedades del Ocio. Proyecto Venus.

En una época de identidades fluidas y deconstrucción erosiva de las grandes narrativas del pasado (me refiero por ejemplo a sistemas de orientación como religiones milenarias o ideologías seculares) se necesitan nuevas visiones, nuevos sistemas de orientación, nuevos horizontes (quizás esta necesidad no sea exclusiva de esta época, sino que se ha experimentado todo a lo largo de la historia, pero que a los que vivimos ahora nos parece nueva).

En cualquier caso, están emergiendo desde hace años, sobre todo desde el principio de la crisis, dos tipos de posiciones extremas sobre el futuro que podemos caracterizar como catastrofistas y optimistas.

Dentro de los primeros estarían los que se abonan a un futuro apocalíptico, rico en todo tipo de hecatombes, sea de tipo energético (una de sus variedades sería Peak Oil), económico (por ejemplo Niño Becerra; ojo no es un torero, es un economista español que acabo de “conocer” hoy), demográfico, sanitario o de cualquier otro tipo.

Dentro de los optimistas, entre los cuales me incluyo pero con reservas (en realidad creo que las dos opciones están abiertas y esto hace la situación actual mucho  más interesante), están surgiendo todo tipo de propuestas, más o menos realistas, mas o menos futuristas, más o menos sólidas (siendo sinceros, en general menos, por no decir que muchas parecen disparatadas).

Como ejemplo de propuesta optimista,

el Proyecto Venus que por lo visto se lanzó en 1995 y yo no conocía. Lo reseño porque incluye muchos temas sobre los que hemos hablado en este blog: tecnología liberadora (lo que aquí hemos llamado imperialismo computacional), propuestas urbanísticas, construcción en en altura, etc….

Lo he visto en este artículo de una de las mejores fuentes a disposición del lector en castellano para enterarse delo que pasa en ciencia y tecnología, Madri+d.

Extractos con comentarios (en itálica los extractos; en cursiva mis comentarios; en negrita los “disparates”, que obviamente coincidirán con la letra itálica: uno no detecta nunca sus propios disparates :-)).

Los defensores de Venus creen al pie de la letra en el proyecto: la abundancia, el pleno empleo y la felicidad condicionada son posibles. En contra, sus enemigos tachan las ideas de Fresco ideas de pura supercheríanew age, de engañabobos.

¿ Como que pleno empleo, en la época de imperialismo computacional ?. El objetivo del futuro, ahora que es posible, es conseguir todo lo contrario: pleno paro voluntario (soy consciente de que, dada la situación actual en España, esta afirmación puede ser de mal gusto; obviamente hablamos de pleno paro en un futuro indeterminado, situación por la que habrá que trabajar muy duramente).

¿Son viables las propuestas tecnológicas del Proyecto Venus para sus ciudades modelo? Como veremos, sus innovaciones, por separado, no están demasiado lejos de la realidad. A nuestro alrededor existen indicios que apuntan en esa dirección, pero para alumbrar una utopía semejante tendrían que aplicarse multitud de tecnologías al mismo tiempo. Y aún así, todavía no sería posible. El cambio de paradigma propuesto por Venus implica la transformación del sistema monetario en una economía basada únicamente en los recursos.

 ¿ Economía basada en los recursos ? Sólo por esto ya he perdido interés. Pero haré un esfuerzo e intentaré ver a que se refieren. Suena a algunas propuestas tecnocráticas realizadas en el pasado por ingenieros sin idea ninguna de la Economía y superadas, sobre las que ya hemos hablado en anteriores entradas. Pero reconozco que es posible que en una Sociedad del Ocio, el mecanismo de mercado, que requiere de moneda no sea necesario. No lo sé.

He visto que más adelante dan más detalles  sobre esto:

En las ciudades Venus nada está monetarizado, ni los bienes de consumo ni el ocio. La sostenibilidad del sistema se basa en la producción y utilización de los recursos en comunidad. 

Por ejemplo, si alguien necesita un coche -por supuesto, eléctrico- tendrá que solicitarlo a un centro de distribución encargado de gestionar los recursos. En lugar de una ciudad atestada de coches, Venus propone un parque móvil común, del que puedan hacer uso los ciudadanos cuando lo precisen.

Sigue sin sonar bien, pero insisto, el tipo de economía que pueda tener la Sociedad del Ocio, si es que llega a realizarse en algún momento, es un misterio, al menos para mi.

En cuanto al urbanismo, proponen el diseño de las ciudades en forma de círculos concéntricos. En el centro de la urbe, fácilmente accesibles, estarían los espacios públicos de afluencia masiva -escuelas, centros de salud, instituciones-, para canalizar el tránsito urbano de forma eficiente.

En ese sentido, partiendo de la idea de que el crecimiento horizontal es ineficiente, el proyecto apuesta por la construcción de grandes rascacielos, dejando espacio para zonas verdes. Además, los edificios estarían equipados con servicios mínimos, para evitar desplazamientos. 

Hoy, los datos demuestran que ciudades compactas como Hong Kong o Mónaco son más eficiente energéticamente; y Manhattan se ha convertido en un modelo de diseño sostenible: un gran parque-pulmón, barrios adaptados a peatones, transporte público eficiente. Siendo la cuna del capitalismo, comparte la fórmula urbanística de Venus. 

¿ Forma circular ? La pregunta sobre cual es la forma más eficiente para  una mega ciudad ya nos la hemos realizado aquí y nos parece completamente pertinente. Sobre la apuesta por la forma circular no tengo opinión. Todo lo relativo a la construcción en altura nos suena muy bien.

jacque-fresco

Aunque el Proyecto Venus combina todas las energías limpias, cobra especial importancia la energía geotérmica, una fuente renovable basada en el aprovechamiento del calor interior de la tierra. 

En teoría, se trata de una fuente ilimitada de energía en cuyo uso Islandia es un caso de éxito que tratan de imitar otros países. A día de hoy, más del 85% de su energía procede del agua volcánica subterránea. 

Gracias a la energía geotérmica, Islandia abastece la mitad de las necesidades de electricidad del país, a un precio dos tercios inferior a la media europea. 

Una de las preguntas del millón sobre el futuro es claramente  la energética. Esta propuesta suena bien. De hecho he estado a punto de colaborar este año en un proyecto de energía geotérmica (quizás colabore en un futuro). Por ello me interesé puntualmente por esta energía, sin profundizar. Pero no creo que el modelo de Islandia sea extrapolable a todo el orbe. Tema a estudiar.

Uno de los puntos fuertes de Venus consiste en dotar a las ciudades de inteligencia propia, de tal forma que pueda gestionar automáticamente el consumo, los recursos energéticos, las materias primas y la producción. Existe un precedente: el Proyecto Synco, en la Chile de Allende. Entonces, no existía la tecnología adecuada, pero hoy sí. 

Además, el big data entronca dentro de esta tendencia de gestión de grandes volúmenes de información. El objetivo es que los ordenadores se encarguen de la toma de decisiones, sin injerencias ideológicas, eligiendo de forma objetiva lo mejor para la mayoría, para el éxito del sistema. Cuentan que en Google no se toma ninguna decisión importante si las matemáticas no están de su lado.

La ciudad surcoreana gestionada por Cisco, y que será inaugurada en 2015, no tiene tanto que envidiar a Venus. Ocupa seis kilómetros cuadrados y ha sido creada desde cero. En ella, existen rascacielos inteligentes, un 40% de hogares ecológicos y un parque inspirado en Central Park. 

En la misma línea, el proyecto Masdar City, en Emiratos Árabes Unidos, también es interesante. Albergará 50.000 habitantes, no habrá coches, no emitirá CO2 y el transporte consistirá en los trenes de levitación magnética propuestos por Venus, que por otra parte hace diez años que existen en Japón. 

Todo esto suena bien. Terminan con una propuesta sobre agricultura hidropónica, tema que desconozco.  Solo decir que la disponibilidad de los recursos alimentarios  en una población en crecimiento es otra de las preguntas del millón sobre el futuro.

En las imágenes algunos de los diseños inspirados en el Proyecto Venus.

Fresco3

fresco 8280-3

Conclusiones:

He visto que uno de los diseñadores de la propuesta, el principal (hoy ya casi centenario y solo por eso merece un respeto) fue comunista y luego tecnócrata. Todo esto se nota en sus propuestas económicas y sociales. El Movimiento Zeitgeist (del que también oigo hablar por primera vez hoy mismo) es un spin-off del Proyecto Venus. Mi conclusión sobre estas propuestas, en lo económico y social, es que no son válidas para hoy, pero quizás puedan serlo cuando la Sociedad del Ocio sea una realidad. No lo sé. Una cosa si está clara, para llegar a ésta lo antes posible lo que se necesita es mucho más capitalismo desenfrenado (=propiedad privada + sistema de precios o intercambio de mercado), incluso aplicándolo a campos dónde hoy no se aplica, como la investigación científica. Por lo tanto, y ya digo que desconozco el alcance de sus propuestas en materia de producción agrícola, en lo económico y social, el prado de Venus está seco.

En general las ideas sobre urbanismo suenan bien, pero en mi opinión les falta un ingrediente importante: la geografía. Y lo mismo sucede con las energéticas. Si no recuerdo mal, hay zonas de la  tierra más adecuadas para el uso de la energía geotérmica que otras.

No sé si, en base a datos reales, sería económicamente posible un grid  exclusivamente geotérmico. En principio sí y no; si la fuente geotérmica está a una temperatura mínima entre 120º y 180º entonces se puede utilizar para generar electricidad de manera eficiente (entiendo que este limite es dinámico, sujeto a mejoras con avances tecnológicos, obviamente con un tope dictado por la termodinámica;  es decir el estado del arte sería una cota superior y el tope dictado por la termodinámica una cota inferior; no se cuan lejos está el estado del arte de esta última) . Se podría por ejemplo montar una central térmica junto a esa fuente y conectarla con la red eléctrica. Por debajo de estas temperaturas el uso es más limitado, calefacción etc…(por cierto, el proyecto en el  que estuve a punto de colaborar, basado en una patente, era de este segundo tipo).

Pero otra cosa es que, debido a la distancia entre fuentes geotérmicas lo suficientemente eficientes para generar electricidad, sea económico montar un grid que las una. Y además de las consideraciones económicas, también el transporte de electricidad tiene unos límites de eficiencia.

La localización geológica de zonas con fuentes geotérmicas eficientes para generar electricidad podría dar una pista sobre la localización de los núcleos poblacionales en el futuro, según el Proyecto Venus. Precisamente en esta entrada comentan sobre las 10 mejores localizaciones actuales para este tipo de energía (aunque se refieren a las reales actuales, no a las potenciales, según la lógica económica ambas deberían de coincidir). Antes de ver la entrada o pulsar en el enlace “read more” que aparece tras este párrafo, piense el lector en 10 puntos de la tierra lo más alejados posible los unos de otros. ¿ Ya ?  Voilá.

Kenya (11% de la producción nacional es de origen geotérmico), El Salvador (14%), Japón (3%), Islandia (30%), Nueva Zelanda (10%), Italia (10%), México (3%), Indonesia (3,7%), Filipinas (27%), EEUU (0,3%).

En general (salvo México y El Salvador o Indonesia y Filipinas) no podían estar más lejos unas de otras. Seguro que la solución del  lector al problema geográfico planteado era peor….

Y ojo, esta localización no ni malévola ni casual, es natural, tiene un fundamento geológico: estos países están localizados en las zonas de mayor actividad geológica, es decir allí dónde se encuentran las placas (por ejemplo el famoso Pacific Ring of Fire). Estas tienen un tamaño considerable y por lo tanto esto lugares óptimos nunca van a estar mucho más cerca el uno del otro.

What_is_geothermal_en_05

Pacific_Ring_of_Fire-es.svg

Finalmente, según nos informa Wikipedia, como con cualquier otro tipo de fuente primaria de energía, no todo son virtudes (y la geotérmica al margen de los problemas geográficos señalados tiene muchas): en ciertos casos (la producción de energía mediante fuentes geotérmicas) produce emisión de ácido sulfhídrico que se detecta por su olor a huevo podrido, pero que en grandes cantidades no se percibe y es letal.  Y veo más todavía más preocupante determinar como escalaría esta tecnología, es decir los efectos de todo tipo por su uso masivo. Todo es muy bonito cuando es de uso minoritario.

Terms and conditions: 1. Any commenter of this blog agrees to transfer the copy right of his comments to the blogger. 2. RSS readers and / or aggregators that captures the content of this blog (posts or comments) are forbidden. These actions will be subject to the DMCA notice-and-takedown rules and will be legally pursued by the proprietor of the blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: