IP. Edison vs. Tesla. Inventor billonario, inventor arruinado (2).

En la primera entrada de esta serie hablamos de dos inventores contemporáneos ingleses. En la segunda entrada, en linea con la reciente entrada sobre los descubrimientos de elementos químicos en Suecia, vamos a hablar muy brevemente de dos inventores franceses del campo de la químicas y del XIX, siglo en el que la Ciencia ya estaba plenamente consolidada y empezó a desarrollarse el complejo ciencia-tecnología-industria.

Si en el s XVIII la Ciencia era una actividad desarrollada por nobles y burgueses más o menos ociosos, más como medio de saciar su curiosidad intelectual y para construir una alternativa a la cosmovisión predominante,  en el XIX ya se había descubierto la potencia de la Ciencia para marcar la diferencia desde el punto de vista tecnoindustrial. De hecho, los dos inventores sobre los que vamos a hablar eran además industriales.

1. Courtois,  inventor arruinado. 

Bernard Courtois era hijo de un químico-farmaceútico e industrial borgoñón, un fabricante de salitre, finalmente arruinado, entre otras cosas por un boicot económico a Francia que le imposibilitaba suministrarse de materias primas en Suecia:

Par ailleurs, les cendres de bois sont à cette époque de guerres napoléoniennes, peu disponibles notamment à cause du blocus commercial organisé autour de la France rendant difficile l’approvisionnement en cendres potassiques dont la Suède est le principal fournisseur).

Su hijo heredó apellido, formación, oficio y  destino. Es decir también acabó sus días arruinado tal y cómo indican en una lacónica necrológica:

NECROLOGIE. COURTOIS. Bernard Courtois, auteur de la découverte de l’iode, est mort à Paris le 27 septembre 1838, laissant sa veuve sans fortune. Si lors de sa découverte, Courtois eût pris un brevet d’invention, il en eût été tout autrement. »

— Journal de chimie médicale, de pharmacie et de toxicologie – Par les membres de la société de chimie médicale, Tome IVe, IIe série – Édition Béchet Jeune, 1838 – p. 59617.

Como se ve, su fin pudo haber sido muy diferente. En efecto, y no lo dicen en la necrológica, cómo empleado de Armand Seguin, con quien trabajó dos o tres años y quien será nuestro próximo personaje, descubrió primero la morfina en torno a 1802 (descubrimiento que no documentó) y más  tarde, ya cómo industrial, fabricante de salitre como su padre, el yodo en 1811.

Pese a que seguramente fue consciente de la importancia de su descubrimiento e incluso dedicó un cierto tiempo a buscar aplicaciones (por ejemplo en la fotografía), ni lo patentó (entiendo que la patente hubieses sido con respecto al procedimiento de obtención) ni profundizó en el desarrollo de aplicaciones del nuevo elemento, dejando esta tarea a otros colegas.

2. Armand Seguin, inventor billonario.

Quizás el adjetivo sea exagerado. En cualquier caso Seguin también fue químico e industrial y, en este caso, consiguió acumular, gracias a su actividad industrial una considerable fortuna de la que disfrutaron sus descendientes durante varias generaciones.

Fue primero colaborador de Lavoisier, uno de los padres de la química, cómo disciplina científica y prototipo de científico del XVIII. Se le atribuye el co-descubrimiento de la morfina, conjuntamente con nuestro personaje anterior, aunque no hizo su fortuna con este producto. La hizo desarrollando un procedimiento de curtido de pieles que ahorraba meses de tiempo con respecto al estado del arte en ese momento y que implementó en una fábrica de la Isla Seguin, en París.

El artículo de Wikipedia sobre Seguin en español es bastante más informativo que el francés y mucho más que el inglés. A continuación algunos extractos de los dos:

En 1794 inventó una nueva forma de curtido de cueros que reducía a pocos días lo que en otros procesos llevaba meses.1 2 Como Francia estaba envuelta en grandes guerras su invención cobró una importancia relevante en el equipamiento de la caballería y del ejército franceses. Napoleón le cedió la Île Seguin, en Boulogne Billancourt, donde instaló su planta de curtido de cueros, gracias a la cual se hizo inmensamente rico. En 1795 recibió 18.000 francos del gobierno para comenzar sus actividades.

Il devint extrêmement riche en devenant le fournisseur de l’armée. Ses héritiers revendront l’Île Seguin et vivront pendant plusieurs générations de sa colossale fortune.  

Al igual que hoy las grandes multinacionales, que han labrado su buena fortuna en base al descubrimiento y protección intelectual de múltiples procesos o productos (sea de materia o de información) crean laboratorios o centros de investigación que les permitan seguir con esa dinámica generadora de riqueza, Seguin montó su propio laboratorio, en el cual entre otras cosas se descubrió la morfina.

Terms and conditions: 1. Any commenter of this blog agrees to transfer the copy right of his comments to the blogger. 2. RSS readers and / or aggregators that captures the content of this blog (posts or comments) are forbidden. These actions will be subject to the DMCA notice-and-takedown rules and will be legally pursued by the proprietor of the blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: