El cabezón que ululaba (7). Dos enlaces.

Dos enlaces relevantes para esta cuestión. 

1. Toumaï.

Un cráneo, de 7 millones de años de antigüedad, que se encontró en un desierto de Chad en 2002. No estaba claro si era un mono o homínino, grupo, muy parecido a estos, del que salió nuestra especie. Por determinados rasgos del cráneo, parece confirmarse esta segunda alternativa.

Previously, Michel Brunet of the Collège de France, whose team discovered Toumaï*, and his colleagues argued that Toumaï was a hominin on the basis of traits including his relatively small canine teeth, which are associated with reduced aggression, and the forward position of his foramen magnum (the spinal cord opening in the base of the skull), which is associated with upright walking. Both of these characteristics are considered hallmarks of humanity. But skeptics argued that other features, such as the hulking brow ridge and aspects of the rear and base of the skull, signaled that the fossil represents an ape. The endocast traits bolster the original interpretation.

Bienvenu said that Toumaï’s endocast offers “a unique window on the first stage of human brain evolution” and shows evidence of brain reorganization toward the human condition well before brain size had begun to expand. He added that this early brain reorganization was probably a consequence of the shift to upright walking.

Debajo, una foto del cráneo. Ojo, lector, lo que lleva encima de la cabeza no es una gorra…sahelanthropus-300x252

2. Chimpancés en un entorno humano primigenio.

El ecosistema de los chimpancés es el bosque tropical. El de los homíninos la sabana o incluso algo más árido, la estepa de tipo Saheliano. Los investigadores están estudiando a un grupo de chimpancés que viven en un entorno de sabana. Esto puede aportar información sobre los medios de vida de los primeros humanos.

Los chimpancés que habitan la región de Ugalla, en el oeste de Tanzania, pueden ayudar a los antropólogos a entender cómo fue la adaptación de los primeros homínidos, hace seis millones de años, cuando dejaron los bosques para habitar terrenos más secos y áridos, similares a lo que es hoy este área de sabana.

Según ha explicado Alex Piel a Efe, sus investigaciones se centran en la configuración de las relaciones sociales entre estos primates en un entorno con baja densidad de población, así como en el uso de los sonidos para comunicarse y mantenerse en contacto. Y los trabajos de Fiona Stewart se centran en la dinámica del sueño y el por qué estos animales construyen cada noche nidos para dormir en las ramas de los árboles. Juntando la observación de estos chimpancés con el análisis de restos fósiles de los primeros homínidos, se pueden inferir algunas hipótesis sobre el comportamiento de aquellos antepasados del hombre actual, por ejemplo, que todavía dormían en los árboles en unas cestas construidas con ramas. 

Ya me parece sorprendente que este grupo esté habitando en este entorno, pero no dan una explicación. Igual es habitual…

Terms and conditions: 1. Any commenter of this blog agrees to transfer the copy right of his comments to the blogger. 2. RSS readers and / or aggregators that captures the content of this blog (posts or comments) are forbidden. These actions will be subject to the DMCA notice-and-takedown rules and will be legally pursued by the proprietor of the blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: