Una sugerencia para el segundo Premio Wolfson de Economía.

1. Si se llegase a convocar (dado que en principio el Premio Wolfson de Economía era una one-off contest, es decir una competición o premio de una sola vez) desde este blog modestamente sugerimos a Lord Wolfson que plantee la siguiente cuestión, de interés porque se encuentra justo en el punto dónde se unen el ciclo político y el ciclo económico, y que hasta dónde llega mi conocimiento no está todavía resuelta (todavía no he leído la entrada sobre este tema en NeG; espero no equivocarme en esto; hay mucha literatura empírica sobre este tema, pero menos teoría) ni por la Ciencia Económica ni por la Ciencia Política, ni por las disciplinas intermedias entre las dos, de carácter más técnico que teórico llamadas Economía Politica (ver por ejemplo este artículo de wikipedia; diría que en los países Hispanos a lo que hoy en día llaman Economía Política en los países Anglos, se le llama Hacienda Pública)/ Política Económica

¿ Cual debe de ser desde el punto de vista económico / político el nivel óptimo  del salario medio del sector publico en relación con nivel en el salario medio del sector privado ? ¿ Cual debe ser el sistema de fijación de salarios del sector público  y del sector privado ?

Este es un punto ciego de la ciencia social académica pues los académicos o investigadores en instituciones públicas de estas disciplinas (e incluso diría que aquellos que trabajan en las instituciones privadas),en general son parte interesada y es posible que no estudien (aunque lo intenten con toda la honestidad de que son capaces, que considerable en general) esta cuestión con toda la objetividad que requiere (ya es sintomático que el tema no se haya estudiado, creo, hasta ahora; cómo veremos se ha estudiado desde el punto de vista empírico,  menos desde el teórico) y por lo tanto es muy posible que investigadores del tipo de los que se presentaron al primer Premio Wolfson, menos vinculados a instituciones académicas públicas, obtengan una solución más objetiva y por lo tanto satisfactoria (ya opinamos en su momento que las soluciones que se ofrecieron para el primer premio nos parecieron en general de calidad).

2. El tema, en mi opinión es complejo pues el salario de los empleados públicos no se establece por el mecanismo de mercado sino por decreto / negociación colectiva (este es un tema empírico y se debería de estudiar a nivel internacional; creo que ya tengo algo de documentación al respecto) y en principio cualquier decisión por decreto puede parecer arbitraria o injusta para unos o para otros. Por otra parte tampoco está tan claro que los salarios del sector privado se regulen 100% por el mercado, al menos en España, dónde también ha habido tradicionalmente negociación colectiva (no se cómo está el asunto tras la última reforma; en esta guía lo explican desde el punto de vista jurídico, aquí resumen la situación en 2011). Este es un tema también a investigar.

Yo personalmente,aunque me he planteado esta cuestión que sugiero cómo segundo Premio Wolfson en varias ocasiones,  todavía no he pensado sobre ella en profundidad, ni revisado si es un problema ya estudiado y que  soluciones se han dado, pero, así a bote pronto, no se me ocurre ni solución obvia ni ataque obvio tampoco. Es decir, aparentemente es un tema que necesita investigación en profundidad y exploración. Actualización al día siguiente: Confirmo que es un tema bastante estudiado desde el punto de vista empírico; menos desde el teórico. Fin actualización.

Actualización día siguiente:

Ya he leído por encima la entrada sobre esto en NeG y confirman el GAP público-privado; hacen referencia a este artículo, dónde citan bibliografía más o menos  reciente sobre esta cuestión). Se confirma que el fenómeno del GAP es internacional y que siempre se da de la misma manera:

Some examples are Smith (1976) or Borjas (2002) for the United States, Dustmann and Van Soest (1997) for Germany, Panizza and Qiang (2005) for Latin American countries, Anghel et al. (2011) for OECD countries, and Lassibille (1998), or Garcia-Perez and Jimeno (2007) for Spain. In general, there is consensus in the following fi ndings: (i) the public premium is positive for low-skilled male workers but negative for the high-skilled ones when observable characteristics are accounted for; (ii) however, the public premium remains positive for females even after controlling for individual characteristics; (iii) the distribution of wages is more compressed in the public sector. Moreover, since the public sector apparently compresses the distribution of wages, the mean public sector wage premium only provides an incomplete picture of the whole distribution. Therefore, several authors (e.g. Poterba and Rueben, 1995; Nielsen and Rosholm, 2001; Jurges, 2002; Melly, 2005) have applied quantile regression to analyze the distribution of the public-private wage gap.

Es decir en todos los países se da el GAP, y es mayor entre los trabajadores no cualificados  que entre los cualificados. Luego veremos porque. También parece que es universal el fenómeno de que este GAP se acepte de manera acrítica y sin justificación teórica sólida del mecanismo de fijación de salarios en el sector público,  que es lo que a mi más me interesa ahora (hay que señalar que este artículo es empírico y no teórico):

Public and private sectors workers can be paid di ferently because of several reasons:

(i) the monopolistic power of governments in the provision of public services results in noncompetitive wage settlements (Reder, 1975);  Esto no es un argumento válido: es un monopolio otorgado por los electores que pueden fijar las reglas. Aunque en realidad pensar así podría ser ingenuo: ¿ no es la Administración la herramienta básica a través de la cual los políticos ejecutan sus políticas y se relacionan con la sociedad civil y por lo tanto deben tenerla bien engrasada para que funcione de manera eficiente ?. O de manera alternativa, cómo podría pensar alguno,  ¿ no se han convertido los partidos políticos en máquinas de obtener empleo público para sus correligionarios ?. El caso de la privatización de la sanidad en Madrid parece contradecir esta tesis, salvo que no hayan tenido otra opción…

(ii) the public sector might have dif erent objectives from those of the private sector, for instance, vote maximization rather than profit maximization; No entiendo muy bien este argumento: ¿ les pagan más para que les voten ?

(iii) the wage setting environment substantially di fers between both
sectors, for example, union density is often higher in the public sector; Mayor peso de los sindicatos en el sector público. De acuerdo, esto es posible pero no es un argumento teórico, sino de fuerza.

(iv) productivity enhancing characteristics of employees such as education or experience might be di ferent between both sectors.

All in all, in this paper we argue that the room for cutting public sector wages should be based on the public wage gap due to reasons (i)-(iii) so that we
focus on the analysis of the public wage gap not explained by observable productivity related characteristics of employees in the two sectors.

Por otra parte parece que la definición de empleado público es bastante restrictiva (quieren hacer comparaciones con sentido). Una de sus conclusiones es:

We find that public sector hourly wage gap is 41 per cent for men and 43 per cent for women.

Más del 40% a favor del sector publico. Luego corrigen estas cifras y el % obtenido es más bajo (no entiendo todavía la lógica de la corrección y no tengo tiempo ni energía para dedicarle a este tema ahora mismo; ampliaré comentarios).

Por otra parte parece que en USA es un tema que ha sido bastante estudiado recientemente y hay conclusiones dispares. Algunos ejemplos:

Aquí, extractoWhile the recent study from the Center for State & Local Government Excellence and the National Institute on Retirement Security comparing public sector and private sector compensation levels correctly notes that aggregate comparisons of average public and private wages and benefits can be misleading, its conclusion that state and local government employees are undercompensated, compared to private-sector employees, is suspect at best.  The analysis ignores the value of virtually ironclad job security and certainty of pension benefits, features that are notably absent in the private sector.  It also overlooks the greater efficiency and productivity of private sector workers, which is a result of competitive pressures not experienced in government agencies. The conclusion that public-sector workers are more highly educated than comparable private sector workers, upon which higher pay and benefit levels is justified, is called into question by the fact that not all college degrees are equal (and may vary between public and private sector employees) and the possibility that governments are hiring overqualified workers because they face looser budget constraints than private companies (i.e., governments are overpaying for their labor).

There are other considerations outside the scope of the report that affect discussions of the cost of government services.  Since retiree health care costs are expected to continue to rise rapidly, and public employees’ retiree health care benefits are significantly greater than those of private sector employees, this will increase government workers’ total compensation relative to comparable private sector employee compensation.  Furthermore, even if we assume that public employees are underpaid, or at least not overpaid, that does not mean that the number of government workers is necessary or desirable, or that the cost and scope of government is not excessive.

The fact is that state and local government labor costs are continuing to escalate drastically.  There is a reason why the City of Vallejo, California, cited skyrocketing pension costs as the chief cause of its fall into municipal bankruptcy, and why many other local governments in California and elsewhere are on the brink of bankruptcy.  There is a reason why California’s pension costs have been described as unsustainable by everyone from the chief actuary of the California Public Employees’ Retirement System to Republican Gov. Arnold Schwarzenegger, to Democratic State Treasurer Bill Lockyer. There is a reason that governments at the federal, state, and local levels achieve significant cost savings by contracting with private sector businesses to provide a wide variety of services previously performed by government workers.  State and local governments in California and across the nation must address public employee compensation levels if they are to maintain any sense of fiscal responsibility, particularly in these difficult economic times.

Aquí

Fin actualización día siguiente.

(Nota: este punto lo he vuelto a redactar al día siguiente sin cambiar sustancialmente su contenido).

3. Bueno, al redactar la entrada acabo de pensar ahora mismo un poco más en detalle sobre la cuestión y se me ocurre una primera solución posible:

Actualización día siguiente.

3.1 Preliminares.

Primero, señalar que en economía es un procedimiento racional y típico referenciar o fijar los precios de factores, bienes o activos desconocidos en base a precios de factores, bienes o activos conocidos relacionados. En este caso conocemos el salario (que no es más que el precio del factor trabajo) en el sector privado, fijado (al menos en teoría) por el mecanismo de mercado) y lo desconocido es el salario del sector público.

Segundo, se debe de tener en cuenta la diferencia de cualificaciones. Aunque en realidad tanto en el sector público cómo en el privado al menos hay tres niveles (directivo, técnico y administrativo), para simplificar se considerarán dos, trabajadoe cualificado y no cualificado.

Tercero, por los principios del gobierno democrático en los que se basa la teoría y práctica de la Hacienda Pública, a trabajadores públicos de un mismo nivel de cualificación (por ejemplo licenciados) y categoría jerárquica no se les puede pagar una remuneración diferente (salvo prima de riesgo). Además, por lo mismo parece (no veo porque esto tiene que ser así) que tampoco debe de haber mucha diferencia entre niveles, lo cual explica que los salarios en el sector público estén más concentrados en torno a la media y que los trabajadores cualificados en el sector público sigan cobrando más de media que los del sector público, pero  que esta diferencia sea menor que entre los no cualificados.

Cuarto, en anteriores entradas se han aportado datos (INE) que demuestran que en España, el salario medio del sector público es un más de un 30%  superior al salario medio del sector privado. Hay quien podría argumentar que esto es así porque entre los empleados públicos predominan los trabajadores cualificados.

Fin actualización día siguiente. 

3.2 Posible solución.

En base a los cuatro preliminares anteriores argumentamos de la siguiente manera una posible solución:

Por el cuarto punto, y dado que se podría considerar que el empleado público es en general un empleado cualificado, una primera posibilidad, sería estudiar primero, desde el punto de vista empírico, en vez de un salario medio general o agregado para todo el sector público y para todo el sector privado, estudiar un salario medio desagregado, por cuerpos que se puedan comparar con el sector privado (por ejemplo cuerpo de arquitectos, de abogados o incluso de economistas etc…).

Conocido el precio del sector privado en cada uno de estos cuerpos, se abren dos opciones:

–igualar el salario de cada cuerpo en el sector público al del sector privado correspondiente, y luego contabilizar los privilegios y las contrapartidas que el empleo público conlleva para fijar el salario medio del sector público. Esta solución estaría en contra del preliminar 3 y por lo tanto no parece viable.

–hacer una media para todos los salarios de todos estos cuerpos de trabajadores cualificados en el sector privado y utilizar esta media para fijar el salario medio de trabajadores cualificados del sector público. Idem para los no cualificados.

Una de estas dos parece ser la adoptada en EEUU en algún momento de su historia, según comentan aquí (parece de los primeros 90): In the United States, public salaries are usually linked to average salaries in the private sector (“equal pay for equal work”). Presumably this reduces inherent salary differences at the margin. Naturally, certain individuals within various professions may exceed the average, for example in law and medicine. 

En algún momento de la última década se descontroló este principio en EEUU.

Esta solución plantea varios problemas, ninguno parece un obstáculo definitivo:

–¿ cómo contabilizar los privilegios de los empleados públicos (concretamente de una parte de ellos, los funcionarios, por ejemplo que no se les pueda despedir salvo ilegalidad) y contrapartidas (por ejemplo las incompatibilidades) ? La prima y/o descuentoEsto aparentemente no parece fácil.

–¿ que hacer con los trabajadores, tanto cualificados cómo no cualificados desempleados ? Tanto si se considera que puedan emplear por igual cómo empleados públicos o privados cómo si se considera estas opciones no tengan la misma probabilidad (así lo considero yo), se deben de contabilizar / tener en cuenta. La manera más sencilla es que suman cero cómo salario (o el valor del seguro de desempleo) en el numerador y una unidad en el denominador. Para que se vea la importancia del efecto en estudios puntuales, en una fotografía de la situación en un momento dado, un caso extremo irreal sería por ejemplo que 1 desempleado en ese momento, se asignase al sector público, con lo cual la media de este sector prácticamente no baja, y el resto al privado, con lo cual la media de este bajaría considerablemente. Hay otro tipo de estudios que en vez de fotografías ofrecen películas (medias para vidas  completas de trabajadores de un sector u otro). También aquí se debería de tener en cuenta el efecto desempleo. No he visto que se tenga en cuenta ni en uno ni en otro tipo de estudios.  

–¿ Y que hacer con los cuerpos públicos que no tienen contrapartida en el sector privado, si es que existen (un posible ejemplo, los jueces) ? De nuevo aquí debemos de recurrir al preliminar tercero y por lo tanto el salario medio de todos los cuerpos con contrapartida privada, podría utilizarse cómo base para fijar el salario medio los que no tengan esta contrapartida.

–¿ es este sistema de fijación de precios resistente a la corrupción ? ¿ es mejor el sistema actual para esto ? Este es un tema más de Ciencia Política que de Ciencia Económica y por lo tanto bastante más complicado de resolver. Para la Ciencia Económica existe, en general,  una posibilidad de cálculo que aunque no es sencillo de aplicar y no siempre consigue el consenso, no existe, en general en Ciencia Política. Hace poco he visto en Econacademics Blog una entrada sobre esta cuestión de la corrupción.

(Nota: he modificado al día siguiente todo el punto 3.2 para hacerlo más claro, sin modificar sustancialmente, creo, el contenido. El punto 4 siguiente se ha añadido al siguiente día, o sea hoy🙂).

Conclusiones.

El sistema actual de fijación de salarios públicos es completamente arbitrario y rígido. Proponemos indexar estos salarios en base a los del sector privado, con prima o descuento según  se contabilicen privilegios / contrapartidas y riesgos.

La dinámica de esta solución seguramente llevaría a una convergencia (con prima o descuento) entre la media de salarios de los sectores públicos y privados (según estudios empíricos, esto es lo que parece que sucede a largo plazo en Francia y UK). Si todo esto es correcto, la diferencia existente actualmente en España es antinatural y por lo tanto insostenible, salvo a un coste brutal para la economía privada española, coste que actualmente está sufriendo.

Señalar que el que escribe estas lineas considera que hay funciones que tiene que asumir el sector público (al menos el Estado Mínimo; las otras funciones no lo tengo tan  claro) y que el Régimen de Funcionario Público o Civil Service (=acceso por oposición meritocrática + cargo inamovible) es un sistema que funciona mejor que el que teníamos anteriormente, el llamado Régimen de Cesantías o Spoils System, que convertía cada elección en una guerra (literalmente).

Pero que sea mejor no quiere decir que su acabado sea perfecto. Todo lo contrario: se debe de corregir la arbitrariedad y rigidez en la fijación de salarios del sector público (acabamos de proponer una solución), se deben de encontrar métodos de incentivación (este es un problema con solera y parece de imposible solución: la inamovilidad en el cargo podría ser altamente incompatible con la elevada productividad) y se debe de controlar la corrupción (no se si es alta o baja en el nivel administrativo; casi siempre se habla de casos de nivel político). Otro tema a considerar es la calidad de los servicios públicos: claramente si el salario medio en el sector público queda fijado aproximadamente en la media del privado, el agente económico que estime que tiene talento para cobrar más de la media de su actividad y nivel, debería de abandonar el sector público.  Sólo acabarían trabajando en este los agentes que se conformen con la media o menos.

Para finalizar este punto señalamos que esto no se aplica a la retribución de los políticos y otro tipos de cargos públicos que no acceden a su cargo ni por oposición ni por selección (me refiero a Monarcas en países monárquicos). Estos dos son casos excepcionales que habría que estudiar aparte.

4. Programa de trabajo. 

A partir de mañana y hasta el nuevo año, voy a disponer de más tiempo  tiempo libre y espero poder dedicarle tiempo a este tema. Los objetivos son:

–Determinar si este tema se ha estudiado por los clásicos de la teoría económica (ya he desempolvado mi colección de Clásicos de Economía y he comprobado que este tema no está tratado de manera implícita ni en Smith, ni en Ricardo,  ni en Stuart Mill; es lógico en los dos primeros pues el Civil Service se implantó en la segunda mitad del XIX, concretamente en 1853; debería de estar en Stuart Mill que además escribió un tratado muy completo y contemporáneo  a su implantación); me faltan todos los demás hasta 1950. Posteriormente a 1950 he revisado mis libros de Public Choice y no tratan explícitamente de este tema (aunque seguramente esté implícito en algunos de los desarrollos de esta teoría, por ejemplo cuando hablan sobre burocracias; ya hemos citado antes este paper). Elster (que también me interesó en su momento) trata el tema de la negociación colectiva en su libro El Cemento de la Sociedad, que compré pero no leí. Pero parece que no distingue entre los casos públicos y privados. Muy largo para leerlo o incluso hojearlo ahora.

–Determinar, desde el punto de vista empírico, la existencia del fenómeno public / private salary GAP a nivel internacional (un ejemplo reciente en UK, otro en Francia) y determinar cómo se fijan los salarios públicos y privados a nivel internacional, de acuerdo con los diferentes modelos de economía pública disponibles: nórdico, anglo, mediterráneo, latam, asiático etc….Parece que el mecanismo del Decreto / negociación colectiva en el sector público es universal. ¿ Y en el privado ?. Ya digo que creo que tengo algo de documentación al respecto y hay muchos más estudios empíricos publicados. En lo que parece que hay carencias es en los estudios teóricos.

–Pulir la solución ya descrita. Al día siguiente me sigue pareciendo razonable.

Conclusiones: Parece pertinente utilizar partes de la introducción y de la conclusión de este paper, de 2009, cómo conclusión.

 Introduction.

What is the economic rationale for the existence of pay premia or penalties
associated with working in the public sector? And is there any evidence that such premia or penalties exist in the long run? In the context of tight controls on public spending, especially on the pay levels of public sector workers, it matters that we understand the economic drivers of pay differentials and the long run implications of policy interventions that affect relative pay. The task of this paper is to try and understand these issues better.

Conclusions.

In conclusion, therefore, there seem to be a large and expanding number of studies internationally on the public sector wage effect (the bibliography here is not comprehensive).

However, the deficiencies in the literature are also notable: a lack of careful theoretical models to underpin empirical estimates, a lack of analysis – at least in the economics literature – of the implications of different pay-setting arrangements in the public sector, relatively unsophisticated panel data models, and a lack of evidence based on ‘treatments’ – of which the wholesale attempts to privatise and contract-out public sector activities around the world would seem to be an obvious appropriate set of case studies.14 None of these analyses are easy to do but may prove to be the directions that future research will take.

Cómo ya hemos repetido varias veces a lo largo de la entrada, parece que hay carencias teóricas y empíricas en esta cuestión, lo cual justificaría el segundo Premio Wolfson.

Una respuesta to “Una sugerencia para el segundo Premio Wolfson de Economía.”

  1. Maria Manuela Eiras Antunes Says:

    Good. Thank’s

Terms and conditions: 1. Any commenter of this blog agrees to transfer the copy right of his comments to the blogger. 2. RSS readers and / or aggregators that captures the content of this blog (posts or comments) are forbidden. These actions will be subject to the DMCA notice-and-takedown rules and will be legally pursued by the proprietor of the blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: