Trade Lane Megacities. ¿ Ecología Industrial, Economía Ecológica o Economía Ambiental ?

1. Por el título queda claro que la presente entrada tiene algo que ver con la ecología, con el ecologismo. Cuando pienso en estos temas ambientales (sobre los que en realidad he pensado muy poco, ya que nunca me habían interesado) y escucho los argumentos de los ideólogos ecologistas, siempre me asaltaba una duda, posiblemente frívola: ¿ No están dando por presupuesto que hay un problema cuando no hay ninguno ? ¿ Que hay de malo en gastar o incluso malgastar los recursos naturales (esto es  muy posiblemente lo que en realidad estamos haciendo) ? ¿ Porque es mejor conservarlos para eventuales futuras generaciones en vez de gastarlos ahora a tutiplén, si esto nos permite llevar a todos ahora una vida mucho más feliz / satisfactoria ? ¿ No es esto un survival de la mentalidad que teníamos cuando eramos cazadores recolectores ? ¿ Cómo sabemos que no habrá una generación posterior que decida malgastarlos, habiéndonos sacrificado (si hay tal cosa, que no creo) para nada ? Hay mucha gente que no tiene hijos. ¿ Porque tienen que preocuparse por las generaciones futuras ? Desde hace un cierto tiempo creo que tengo una respuesta a este rompecabezas, aunque no basada en argumentos económicos (ojo, tampoco tiene nada que ver con la religión), pero me gustaría oír argumentos en contra de este planteamiento.

2. En cualquier caso el verdadero  motivo de la entrada es que hace poco, en otro post, hablábamos de las catástrofes o desastres naturales, de sus efectos en una economía y por lo tanto de la posibilidad de su consideración cómo recursos naturales negativos: así, si pixelamos el globo terráqueo, a cada pixel o coordenada se le podría asignar un valor (dinámico, ya que al cambiar el clima, las zonas de desastre económico se pueden desplazar) en función de su dotación de recursos naturales positivos y negativos (riesgo de desastre). Este valor se podría sumar al valor que cada pixel o coordenada pueda tener en función de su localización (por ejemplo proximidad a la ruta central).

(Nota al margen 1:  también habría que añadir el Tipo de Sociedad y el Sistema Institucional en el que se desarrollan las actividades económicas en esas coordenadas. Diría que un recurso, sea positivo o negativo  no tiene el mismo valor para todos los tipos de sociedades (por ejemplo de cazadores-recolectores, agrícola, industrial o sociedad del ocio, es decir aquella dónde ya se ha llegado al máximo de conocimiento científico posible y por lo tanto al óptimo tecnológico). Diría que uno de los grandes problemas en economía del desarrollo es no comprender que se trata de provocar la transición de un tipo de sociedad, agrícola, a otro tipo de sociedad, industrial, o de un sistema institucional dentro de un tipo de sociedad industrial, comunista, a otro, capitalista, y que una de las grandes barreras son las diferentes mentalidades y racionalidades que predominan en unos y otros. Este es un problema posiblemente mucho más complicado y con mucha más carga ideológica que el problema sobre el que estamos hablando y lo obviamos en lo que sigue. Nos remitimos a este blog , sobre el que ya hemos hablado, dónde tratan el tema muy extensamente).

Y aunque no convertíamos estas ideas o visión un tanto abstracta en un método cuantitativo concreto (me refiero de momento a los desastres cómo recursos naturales negativos), ya tengo uno rondándome la cabeza, lo que  ha avivado mi interés en la relación entre economía y medio ambiente. Por ello en esta entrada revisamos algunos enfoques que relacionan la teoría económica con el medio ambiente: Economía AmbientalEconomía Ecológica y Ecología Industrial.

3. Antes de repasar estos enfoques disponibles, para que se entienda el problema que analizamos, nos abstraemos de la situación actual en el planeta tierra,  y nos ponemos en la piel de una población de seres humanos que han partido de un planeta que disfrutaba de una situación de sociedad del ocio (si tal cosa es posible), en una nave espacial que recorre el espacio buscando un planeta habitable dónde instalarse.

Hay muchos planetas, con diferentes características geológicas y geográficas y tienen que decidir en cual de ellos quedarse. Para ello primero analizan.

— el problema de los recursos naturales: pensemos que quizás un planeta tenga muchos recursos naturales positivos, pero también muchos negativos, es decir esté sujeto a muchos desastres naturales en la mayoría de sus coordenadas. El método les debe de permitir ponderar este tipo de situaciones.

(Nota al margen 2: esto a simple vista parece una tarea imposible, pero téngase en cuenta que en una sociedad del ocio, dónde la ciencia haya llegado a su límite y ya se conozca todo lo que sea posible conocer, este tipo de valoraciones tendrían que ser más tecnocráticas que de mercado. Allí dónde la ciencia puede hablar con claridad, no hay opción a la elección. Todo esto nos lleva a uno de los debates que irán tomando fuerza en los años que vienen a medida que avancen las ciencias: Democracia vs Tecnocracia y Tecnocracia vs Mercado cómo formas de adopción de decisiones colectivas.  Más aquí. Esto de momento es un debate lleno de claro-oscuros y reconozco que no tengo una opinión clara al respecto).

–despúes analizan el problema de la localización:  dada la valoración de recursos y su distribución espacial en el planeta, la distribución de continentes, se analiza cómo se distribuiría la población en estos continentes,  cómo se podrían organizar las rutas de transporte globales dada esa distribución, con  que coste, que riesgos etc…

(Nota al margen 3: Por cierto me sigue sorprendiendo lo favorable que es la distribución de continentes en este momento geológico en el planeta tierra, aunque no óptimo).

El orden lógico de solución de estos dos problemas es el dado: primero el problema de los recursos y luego el de la localización. De esto hablaremos en otra entrada. Llamemos a este problema el Problema de la Selección de Planeta y la idea o solución es desarrollar un método que les permita adoptar esta decisión de manera racional, objetiva y sin errores. En esta entrada se analizan los métodos actualmente disponibles. Ahora mismo no tengo claro si con estos métodos estas poblaciones serían capaces de elegir un buen planeta, el mejor,  o acabarían liquidándose unos a otros antes de tomar la decisión, cómo sigue ocurriendo continuamente en la tierra hoy en día con respecto a muchos temas. Y me ¿ cómo evaluaría nuestra población errante el siguiente planeta ?

Planeta

3.  Y ahora, más en serio, veamos los diferentes enfoques: Economía Ambiental versus Economía Ecológica. ¿ Gana la Economía ambiental ?.  

Bajo un enfoque más económico hay dos subdisciplinas que investigan las relaciones economía-entorno / economía-ecología: Environmental Economics (Economía Ambiental) y Ecological Economics (Economía ecológica).

La primera nace con Pigou y el estudio de las externalidades y se inserta en el estudio de los fallos del mercado bajo el  paradigma neoclásico. Uno de sus temas de estudio es desarrollar métodos de valoración económica de los recursos ambientales: Assessing the economic value of the environment is a major topic within the field. 

La segunda, la Economía Ecológica es más reciente, no acepta plenamente el análisis coste-beneficio (Ecological economists have questioned fundamental mainstream economic approaches such as cost-benefit analysis, and the separability of economic values from scientific research, contending that economics is unavoidably normativerather than positive (empirical).[7] Positional analysis, which attempts to incorporate time and justice issues, is proposed as an alternative) y es un enfoque que se basa en la aplicación de la teoría de ecosistemas / ecología a la economía industrial, considerando a los ecosistemas cómo entes organizados (proposición falsa en mi opinión: Ecological sites do not have a structure or a function. They have a history. Dicho de otra manera, la organización necesita de metabolismo e información. en los Ecosistemas sólo se ve metabolismo, que puede durar más o menos; exactamente lo mismo se puede decir de la teoría Gaia). También se basa en las aportaciones de economistas heterodoxos: Schumacher, Kenneth Boulding, Georgescu- Roegen, Kapp, Polanyi. Estos, de alguna manera intentan fusionar la física con la economía. No obstante el enfoque no deja de ser económico dado que también intentan valorar (traducir a  unidades monetarias) los recursos del entorno: Gretchen Daily, a prominent ecological economist, insisted that only by attributing instrumental or economic value to nature can conservationists influence public policy. “We have to completely rethink how we deal with the environment, and we should put a price on it,” she said. Han acuñado el concepto de natural capital.

Algunas publicaciones influyentes bajo este enfoque en la figura siguiente:

Ecological economics

En este paper de 2006 analizan la posible convergencia o divergencia de los dos enfoques. En esta compilación, de 2011, aparecen artículos vinculados a las dos corrientes. Y en este artículo titulado The Rise and Fall of Ecological Economics, su  autor Mark Sagoff evalúa el enfoque de Economía Ecológica, en 2012 y lo ve muy claro: parece haberse  evaporado; sin embargo el enfoque de la Economía Ambiental persiste y se utiliza cómo herramienta de decisión en las Políticas Públicas.

4. Ecología Industrial.

La disciplina Organización Industrial analiza los sectores industriales desde el punto de vista puramente económico sin tener muy en cuenta las externalidades de las actividades del sector.

Hoy mucha gente piensa que este enfoque es limitado y quiere que se introduzcan criterios ambientales. Esto es exactamente lo que hace la disciplina de la Ecología Industrial, que emergió en los 90 del sigo pasado cómo una rama de la Ecología Económica  que ya hemos analizado en el punto anterior y ha proporcionado una serie de herramientas de análisis de los procesos industriales, teniendo en cuenta el punto de vista ambiental,  cómo el Life Cycle Assesment.

En definitiva se trata de seguir el flujo de energía y materia a lo largo de los procesos industriales alternativos para producir un bien, determinar el  impacto ambiental de las vías alternativas y seleccionar aquel que minimice, por ejemplo, impactos ambientales.

En este caso los análisis provienen de las ciencias naturales,  son  físicos, químicos o incluso biológicos pero no económico. La unidades que se barajan son kilos, moles o unidades físicas o químicas parecidas, no euros o usd, es decir no se convierten a unidades monetarias que es lo que exigiría un análisis económico. Por lo tanto este enfoque es más ingenieril que económico.

Puedes ver un ejemplo de LCA aplicado a la producción de biofuel aquí. Viendo el abstract, ya te puedes hacer una idea del tipo de análisis de que se trata:

Bioenergy cropping systems could help offset greenhouse gas emissions, but quantifying that offset is complex. Bioenergy crops offset carbon dioxide emissions by converting atmospheric CO2 to organic C in crop biomass and soil, but they also emit nitrous oxide and vary in their effects on soil oxidation of methane. Growing the crops requires energy (e.g., to operate farm machinery, produce inputs such as fertilizer) and so does converting the harvested product to usable fuels (feedstock conversion efficiency). The objective of this study was to quantify all these factors to determine the net effect of several bioenergy cropping systems on greenhouse-gas (GHG) emissions. We used the DAYCENT biogeochemistry model to assess soil GHG fluxes and biomass yields for corn, soybean, alfalfa, hybrid poplar, reed canarygrass, and switchgrass as bioenergy crops in Pennsylvania, USA. DAYCENT results were combined with estimates of fossil fuels used to provide farm inputs and operate agricultural machinery and fossil-fuel offsets from biomass yields to calculate net GHG fluxes for each cropping system considered. Displaced fossil fuel was the largest GHG sink, followed by soil carbon sequestration. N2O emissions were the largest GHG source. All cropping systems considered provided net GHG sinks, even when soil C was assumed to reach a new  steady state and C sequestration in soil was not counted. Hybrid poplar and switchgrass provided the largest net GHG sinks, .200 g CO2e-Cm2yr1 for biomass conversion to ethanol, and .400 g CO2e-Cm2yr1 for biomass gasification for electricity generation. Compared with the life cycle of gasoline and diesel, ethanol and biodiesel from corn rotations reduced GHG emissions by aprox. 40%, reed canarygrass by aprox. 85%, and switchgrass and hybrid poplar by aprox. 115%.

5. Economía Ambiental versus Ecología Industrial.

Entonces nos queda evaluar el enfoque de Ecología Industrial con respecto al  de Economía Ambiental. Para un Workshop dónde evalúan ambos enfoques aquí. Pese a lo dicho en el punto anterior no todo parece estar perdido para la Ecología Económica si nos restringimos a la Ecología Industrial.

En este libro, de 2005, títulado Economics of Industrial Ecology, intentan complementar el análisis puramente físico de la Ecología Industrial con la Valoración Económica propia de la economía.

Abstract:

The use of economic modeling techniques in industrial ecology research provides distinct advantages over the customary approach, which focuses on the physical description of material flows. The thirteen chapters of Economics of Industrial Ecology

integrate the natural science and technological dimensions of industrial ecology with a rigorous economic approach and by doing so contribute to the advancement of this emerging field. Using a variety of modeling techniques (including econometric, partial and general equilibrium, and input-output models) and applying them to a wide range of materials, economic sectors, and countries, these studies analyze the driving forces behind material flows and structural changes in order to offer guidance for economically and socially feasible policy solutions. After a survey of concepts and relevant research that provides a useful background for the chapters that follow, the book presents historical analyses of structural change from statistical and decomposition approaches; a range of models that predict structural change on the national and regional scale under different policy scenarios; two models that can be used to analyze waste management and recycling operations; and, adopting the perspective of local scale, an analysis of the dynamics of eco-industrial parks in Denmark and the Netherlands. The book concludes with a discussion of the policy implications of an economic approach to industrial ecology.

He visto que uno de los autores de este libro coincide en intereses (ha tratado ya muchos de los temas que venimos tratando en la serie Trade Lane Megacities).

(cont.)

Terms and conditions: 1. Any commenter of this blog agrees to transfer the copy right of his comments to the blogger. 2. RSS readers and / or aggregators that captures the content of this blog (posts or comments) are forbidden. These actions will be subject to the DMCA notice-and-takedown rules and will be legally pursued by the proprietor of the blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: