Desarrollo. Desastres naturales y desarrollo económico.

Este es un tema muy interesante y posiblemente sub-estudiado. El más reciente es un Huracán en la costa este de EEUU, en esta ocasión muy al norte, a la altura de NY.

Yo tengo tan “buena suerte” que cuando visité Nueva Orléans, una de mis ciudades favoritas de EEUU, coincidí con un huracán, cuyo nombre no recuerdo.  También cuando visité Hong Kong, una de mis ciudades favoritas de China,  coincidí con un tifón.

Estos dos eventos climatológicos no me parecieron en ese momento más que dos tormentas de una fuerza considerable: viento fuerte y constante lluvia.  La reacción en ese momento de los ciudadanos de EEUU me pareció exagerada; menos la de los ciudadanos de HK. Los eventos de años posteriores les dieron la razón a los ciudadanos de EEUU y me la quitaron a mi.

Quizás más destructivos que los ciclones (huracanes y tifones no son más que dos tipos de ciclones) sean los terremotos / maremotos. Mi experiencia con terremotos es más indirecta ya que los que se dan en España son de poca consideración.

En una ocasión estaba trabajando y tembló la mesa. Pensé que…

me había mareado y estuve a punto de ir al médico, hasta que leí la noticia del terremoto.

Trabajando en esa misma oficina, hubo también en otra ocasión un desastre, pero cultural, un atentado, a unos 50 metros (es una zona muy concurrida de Madrid, y ha habido varios atentados en ella). Trabajaba justo de espaldas a una ventana que reventó y no me pasó nada gracias a que por esa época llegaba tarde al trabajo (problemas de tráfico).

En otra ocasión estaba durmiendo y precisamente soñando con que había una catástrofe natural (no recuerdo cual, posiblemente un terremoto) en una zona dónde precisamente se estaba dando un terremoto, La Mancha, en España. Se movió la cama y me desperté pensando que los vecinos de arriba tenían que tener más cuidado al jo…a esas horas (a cualquier hora en realidad). Luego leí la noticia sobre el terremoto y me quedé  más tranquilo (reconozco que yo todavía no he movido nunca todo un  edificio realizando ese tipo de actividades) y también sorprendido, claro.

Curiosamente, en esa misma casa, dónde ya no resido, soñé otro día con que me atacaba un perro al entrar en el ascensor (plagas, epidemias y este evento pueden entrar dentro de la categoría de desastres biológicos). Y esa misma mañana me atacó un perro al salir del ascensor. Sí lector, precisamente el perro de un vecino de arriba, pero de otro. Pese a estas dos coincidencias, no creo que los sueños transmitan ningún significado oculto ni que sean premoniciones. Pero tampoco creo que sean casualidades. En el  segundo caso tengo clara la explicación:

tanto las sensaciones (en este caso los sonidos de la realidad) cómo los estados emocionales se entrometen y determinan a veces el contenido de los sueños. Era un día festivo. El vecino salió con el perro antes de despertarme. El perro siempre ladraba al bajar la escaleras y entrar en el ascensor (ya se sabe que al igual que todo inventor espera retirarse con su última patente, todo perro espera encontrarse un conejo siempre que sale a la calle; esto les excita y les provoca el ladrido). Mi casa estaba justo al lado del ascensor. Así que debí oír a la vez el ladrido y el sonido del ascensor. El oír un ladrido dormido generó un estado emocional de alarma. Sonido y emoción  se entrometieron y mezclaron en el sueño generando esa narrativa: un perro atacando al salir del ascensor. El sueño al ser pesadilla me despertó. Salí a comprar el pan justo cuando regresaba el vecino con el perro.  Al llegar el ascensor abrí la puerta con fuerza (tengo este defecto) lo cual asustó al vecino y al perro, que entiendo me atacó por eso. No pudo ser el pan pues no había bajado todavía. Había coincidido muchas veces con ellos en la escalera o en el ascensor antes y coincidí luego muchas otras veces después, y nunca pasó nada similar. Reconozco que el primer caso es más sorprendente, pero tiene que tener alguna explicación similar. Freud seguramente le hubiese sacado mucho más partido a cualquiera de los dos…

Mi última experiencia en terremotos ha sido más reciente y también indirecta. Envíe un e-mail a una empresa localizada en una ciudad de España con la que nunca había trabajado (ni la empresa ni la ciudad) . A la media hora entré a leer la prensa y acababa de ocurrir el terremoto más destacado de la historia reciente de España, precisamente en esa ciudad.

Tengo otra coincidencia sorprendente con catástrofes naturales o culturales. El caso no es mio sino de mi hermana y está relacionado con el 11-S,

desastre cultural. Es artista y según me ha contado,  justo en ese momento estaba dibujando precisamente algo relacionado con dos torres que sufrían un desastre.

Curiosamente he visto que la fecha de concesión de mi  primera patente es un 11-S, pero de 2012, 11 años despúes (espero que esta no suponga una catástrofe cultural, sino que sea beneficiosa, para mi sobre todo,  o al menos inocua; de momento no ha pasado nada).  Yo el día del 11-S estaba precisamente buscando casa y había quedado con un agente. Antes de ir a la cita entré en un bar para tomar un bocadillo. Un  camarero me comentó sobre no se que accidente aéreo y no le presté ninguna atención. Al llegar al trabajo un compañero me comentó más en detalle y me tuve que sentar, del impacto. Aunque no se que me sorprendió más ese día, el atentado o la casa que me enseñó el agente. Esta es una historia para otro día.

Los maremotos generan tsunamis sobre los que todos tenemos experiencia indirecta reciente: Tailandia (creo que hay una muy buena película ahora sobre este desastre; ayer comiendo con unos amigos uno comentó que nunca lo había pasado tan mal en el cine cómo con esta película; cómo a mi le gusta más ir al cine a disfrutar que a sufrir) o Japón.

En fin si quieres una visión mucho más sistemática y menos impresionista de este tema puedes  entrar

en esta página web con una muy buena base de datos de catástrofes naturales y sus efectos en términos de mortalidad.

Más complicado es determinar los efectos en términos económicos de estos eventos. EEUU es un país de gran tamaño y por lo tanto es muy difícil que un desastre afecte a todo el país y tenga consecuencias económicas importantes.

En una entrada de este blog (que ha inspirado esta entrada) comentan:

Ignoring the last year of the data, the reported Figure 15 shows that in the average year that North America suffers roughly 15 billion dollars worth of damage from natural disasters.   I have two evil points to make.  First, given that unemployment is high such damage actually creates a demand to rebuild (so Mother Nature is a Keynesian stimulus).  Second,  total GDP in the US and Canada is roughly $16 trillion dollars.   So, when I take 15/16000 I get a small number of .0009 as natural disaster’s annual damage share expressed in terms of North American GDP.

En estos países de gran tamaño las zonas no afectadas pueden ayudar a recuperarse económicamente a las zonas afectadas. Los países pequeños pueden gestionar peor este tipo de riesgos que pueden llegar a afectar a todo el país a la vez. Por ello deben de recurrir a la ayuda externa para recuperarse.

Terms and conditions: 1. Any commenter of this blog agrees to transfer the copy right of his comments to the blogger. 2. RSS readers and / or aggregators that captures the content of this blog (posts or comments) are forbidden. These actions will be subject to the DMCA notice-and-takedown rules and will be legally pursued by the proprietor of the blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: